Dos apellidos bastan para presentar el proyecto musical de este artista polifacético, que ha escrito, compuesto, producido, grabado, mezclado, masterizado y diseñado su último álbum desde sus propios estudios Moldiumsound. Sus “Canciones Para Reproducir” están divididas en dos imaginarias caras de un CD compuesto por doce pistas. En el disco Ruiz Miranda se ha ocupado de un sinfín de tareas e instrumentos: voces, guitarras eléctricas y acústicas, de doce cuerdas y banjos; piano, piano eléctrico, órgano y sintetizadores; armónica, saxofones y clarinetes; cabasa, carrillón, conchas, cuchara, darbukas, kalimba, mecheros, patadas, pitos, shakers, timbales, vaso y xilófono; arreglos de metales y cuerdas; pitos y palmas, “vibes, programación y vértebras”.

Junto a él han estado Daniel Fraile al bajo y Javier Estrugo y Fabio Muscas en la batería. Estrugo ha tocado también cenicero, congas, güiro, shaker y vibraslap, mientras que su compañero en los parches ha hecho lo propio con el piano, el piano eléctrico, los órganos y el bombo. Otros colaboradores han sido Nicolás Astiárraga y Javier Olaya (guitarristas eléctricos), J.M. Pintos (armónica) Mar Bordallo, Rachel Lui, Daniel Millet, Asier Palacio y Valentina Sessini Rocio Vidal (coros).

El compositor e inérprete presenta así su trabajo más reciente:

“El sexo es la base de la vida en este planeta. Da vida y repara, socializa y fecunda. El amor es sucedáneo del sexo, pero lo equilibra a través del respeto y sus sinergias.

Cualquier grupo, sociedad y religión que no respete la libertad sexual y la igualdad de género está negando el amor y la base de toda vida, y por consiguiente está enfermo y condenado a morir.

Cúrate, respeta, ama, retoza, disfruta, tócate y, si te apetece, reprodúcete”.

Físicamente este marbellí con residencia madrileña guarda un inevitable parecido a Tino Casal en uno de sus videoclips, pero con frecuencia suena a Enrique Bunbury en solitario. Hace versiones de David Bowie y Tom Waits, pero antepone su personalidad única a cualquier comparativa sencilla. Su vertiente musical la hace compatible con la de actor y realizador audiovisual, por lo que nos encontramos ante un artista total, que igual te interpreta a un secundario en una serie de televisión que te musicaliza un cortometraje. Su anterior disco data de 2016 y se tituló “Mírame”.

Leo Cebrián Sanz