El pasado viernes 16 de noviembre tuvimos la oportunidad de asistir a la actuación conjunta de dos de las bandas emergentes más relevantes del Metal español: los madrileños Synchronical y los gaditanos Scaped Land. El doble concierto fue organizado por la Asociación Ciudad del Rock y las Artes (ANCRA), que aprovechó el viaje de los andaluces a Bilbao -donde tocaban al día siguiente- para ofrecer al público de la localidad manchega un espectáculo de Heavy Metal en toda regla.

Nuestra web estuvo presente de forma muy activa, ya que realizamos entrevistas a los músicos protagonistas y se dispuso un telón por el que pasaron tanto los artistas como algunos de los asistentes e invitados. La galería de imágenes de lo que sucedió en la sala Krater puede consultarse en nuestro Facebook, donde hemos habilitado una carpeta que recoge las mejores instantáneas de la noche: https://www.facebook.com/pg/losmejoresrock/photos/?tab=album&album_id=1940651539315348

Durante las próximas semanas daremos salida a las entrevistas que realizó nuestro compañero José Ramón Nieto “Kema Puas”, quien habló con varios componentes de ambas formaciones y también con David, dueño del local donde se celebró la gran cita metalera del fin de semana -Slayer aparte-.

No conocíamos la sala Krater, pero habíamos escuchado tanto hablar de ella que teníamos verdadera curiosidad por comprobar “el milagro” que esconde la programación de esta sala, que ha llevado hasta su pequeño escenario a nombres de prestigio internacional como Lionheart -el grupo de Dennis Stratton, el primer guitarrista de Iron Maiden- o Edu Falaschi, ex-vocalista de Angra. Visto lo visto, no nos equivocamos si afirmamos que se trata de uno de los tres mejores clubes de Hard Rock y Heavy Metal que hay en España hoy en día, cuyas instalaciones serían la envidia de los rockeros de ciudades como Madrid o Barcelona. Habrá tiempo en breve de descubrir (y describir) las excelencias de esta nueva Meca para el rockerío nacional, en la que todo funciona con una profesionalidad que no veíamos desde hace tiempo.

Los capitalinos Synchronical llegaban con el aval de sus dos discos publicados hasta el momento: el EP de cinco temas ‘Dark Future’ (2012) y el más reciente ‘Losing Memories’ (2016), que en breve tendrá su continuidad en estudio. Participaron como invitados de Stravaganzza en un reciente concierto celebrado en la localidad madrileña de Fuenlabrada con motivo de sus fiestas patronales, por lo que su crecimiento está resultando constante y fructífero.

A la hora de tocar, el quinteto garantiza una  buena dosis de potencia, diversión y entretenimiento, siempre con el Heavy Metal y el Thrash en las coordenadas de su brújula. Fueron generosos e inteligentes con el público que desconocía su obra e incluyeron un par de oxigenantes versiones, aunque lo verdaderamente relevante fue su capacidad indiscutible para aprovechar el tiempo y atacar a la yugular del oyente.

El grupo suena compacto y coordina su velocidad y energía en una misma dirección, gracias a la entrega sin fisuras de sus cinco piezas. Su vocalista Jesús Mateos es un tipo singular y carismático, que transmite sus ganas con una permanente sonrisa en la boca, pese al chorro de agresividad que sale de su garganta. La bendición del formato de dos guitarras de Álvaro García y Daniel Sánchez funde al acero de esa fragua que custodia la base rítmica, integrada por el bajista Felipe Aguilera y el batería Gonzalo Vialas. Suenan a banda cohesionada -una ventaja que parecen haberse trabajado a conciencia-, que es lo básico para poder evolucionar con garantías.

Los momentos más especiales fueron su interpretación de ‘You’ll never die’ -dedicada a los enfermos y víctimas del cáncer- y ese mini-hit que es ‘Insomnia’, el estribillo más coreado de la noche. Su repertorio en directo fue el siguiente: Intro / Devil inside / Losing memories / Forever more / Asynchronous death -el único tema de su primera obra- / Hallowed by the name -versión de Iron Maiden- / Time / You’ll never die / Ace of spades -versión de Motörhead- / Insomnia.

El verdadero desafío de la velada llegó con Scaped Land, el cuarteto de Cádiz que ha puesto patas arriba a la crítica especializada con su álbum ‘Evil Mind Pieces’. Su indescriptible fusión de estilos desconcertó a quienes asistimos a su descarga, al mismo tiempo que nos cautivaba por su maestría para el despiste y la libre creación. El grupo que forman Iván (cantante), Diego (guitarra), Josema (bajo) y Adrián (batería) se reveló como el rey del Metal Incómodo -pero apasionante-, aquel que no deja lugar al tópico y rompe las estructuras en una brutal demostración de que todo cabe a la hora de fusionar tendencias extremas. Zona de confort…, ¡jódete!

La banda recorrió de forma bastante equitativa las mejores pistas de sus dos únicos CDs: el homónimo de 2015 y aquel que motiva esta gira. Con la misma libertad que ellos afrontan su método de composición -casi diríamos que de técnica abstracta si se tratase de una obra pictórica- nosotros nos atrevemos a declarar ante el juez que lo escuchado nos recordó a esos Faith No More de los que su vocalista Mike Patton tomó la bases para sus posteriores locuras en solitario tipo Fantômas. Los guturales de esa bestia parda que es Iván resultan propios de todo un Barney de Napalm Death, pero se combinan con un registro melódico que parece salir de un segundo Iván que habita en el interior del primero.

En nuestro desesperado y frustrado intento por colgarles un “sambenito” nos llegaron los ecos de nombres aleatorios como los de At The Gates o Voivod, o subgéneros como el Crust, el Deathcore, el Progresivo o el Metal experimental más enloquecido. ¡Incluso el Hard Rock! Pero nada, que no hay manera. Está claro: Scaped Land es un estilo en sí mismo. Sus cambios de ritmo y la violencia conceptual de su propuesta dejan extenuado al más bregado, que vive pues todo un viaje por las emociones encontradas que provocan con su maravillosa esquizofrenia. Vaya tela con estos vecinos de Chiclana de la Frontera, que la luminosidad se la dejan sólo para sus camisetas amarillas…

La relación de temas interpretados por Scaped Land fue la siguiente: Run to the end / Nation / Own decisions / Crazy / Lost in a dream / Alive / Take’em out / I am / Blood is not enough / Don’t break me up / My resurrection / God’s love / Evil / Destructive resolution. En una de sus balas finales dos de los componentes de Synchronical no pudieron aguantar más sus ganas de darle duro al headbanging y se subieron al escenario para acompañar con sus cabezas las notas con la que que Scaped Land culminaba su directo. Una imagen reveladora de la buena onda de la que todos disfrutamos durante una gran noche de concordia y cultura Metal.

Leo Cebrián Sanz