La vuelta de los grandes festivales es ya un hecho y el Viñarock celebró su aplazado vigesimoquinto aniversario con un cartel muy similar al de las últimas ediciones anteriores a la pandemia, aunque con la siempre agradecida inclusión de algunos nombres nuevos. Uno de nuestros lectores más fieles estuvo allí desde el segundo día del acontecimiento musical y ha tenido la deferencia de cedernos varios vídeos que testimonian lo sucedido los pasados días jueves 28, viernes 29 y sábado 30 de abril.

Hoy mostraremos y comentaremos algunas de las actuaciones celebradas el jueves, aunque el Viña comenzó oficialmente 24 horas antes con una jornada previa en la que se programaron en el Escenario Negrita los conciertos de Poncho K, Rulo -con su espectáculo “Noches de fuga y contrabando”- y The Locos. Por su parte, el Escenario Cutty Shark se inauguró con la presencia de La Selva Sur, Xavi Sarrià, Dakidarría y Serial Killerz.

A estos dos emplazamientos se sumaron los denominados Villarrobledo, Biobizz, Madrid Salvaje y la carpa Viñarock. Mägo de Oz actuó en uno de los dos escenarios principales ya citados entre las 21:55 y 23:25 -el Negrita-, recuperando por lo tanto su sitio natural en el lugar físico y simbólico que les corresponde por su capacidad de convocatoria e historia artística. Con anterioridad habían pisado esas mismas tablas Ítaca Band y Mafalda y con posterioridad lo hizo Kase.O en su versión Jazz Magnetism.

La segunda ubicación con nombre de bebida alcohólica acogió la vespertina presencia de los madrileños Porretas (entre las 17:55 y 19:10), que aprovecharon la euforia de la tardía luz solar para meter en situación a los miles de personas que acudieron a la localidad manchega. Los compañeros que ocuparon su sitio entre las 20:35 y 21:50 fueron los músicos que acompañan a El Drogas en sus espectáculos en vivo. El peso creativo de los veteranos sigue siendo bien valorado por la organización del Viña, que cerró el Cutty con los italianos Talco y los «estatales» Tremenda Jauría.

Quienes optaron de forma fija o esporádica por el Escenario con el nombre del municipio que recibe a los “viñarockeros” abrieron el fuego de la fiesta con el humor musical de Gigatrón y la posterior contundencia de Hamlet… y Angelus Apatrida, en un horario coincidente con el de Mägo de Oz. Nunca tuvieron más sentido las camisetas con el lema ‘Straight outta Albacete’ para honrar al orgullo metalero de la provincia.

Y como suele ser habitual en tantos y tantos eventos de esta naturaleza, una vez más granadinos Hora Zulú fueron los encargados de entretener a los más trasnochadores (01:05-02:35). En otra punta del recinto ese papel recayó en los vascos La Excavadora, quienes se ocuparon de dar Punk-Rock a la madrugada entre las tres menos veinte y las cuatro y diez, culminando así el segundo capítulo de este maratón musical que es el Viña.