El pasado sábado 5 de octubre tuvo lugar en la madrileña sala Barracudas Rock Bar uno de los eventos más divertidos de los últimos meses en la capital. Se trataba de una fiesta-concierto, con un espíritu similar al de nuestra celebración del pasado mes de abril, en la que ante todo reinó la excitación del Sleazy y el Glam Metal en estado puro.

El doble cartel fue diseñado con una única intención: sorprender a la audiencia rockero-metalera de nuestra ciudad con una propuesta novedosa y arriesgada, planteada desde dos premisas. La primera, traer a tocar a dos formaciones que nunca hubieran actuado en Madrid. Y la segunda, que ambas cumplieran con la actitud y el tipo de canciones que dieron gloria a un tipo de Hard Rock bien concreto: el más próximo al espíritu que se vivía en Los Angeles a finales de los años 80.

Que dos bandas como MILF y Panthyger lograran llenar el local fue una sorpresa para todos, habida cuenta de su práctico desconocimiento entre la parroquia local. Pero amigos, había muchas ganas de pasárselo bien y sacar a pasear las mejores galas del Hair Metal. ¡Incluso los tres mods que se apuntaron al concierto parecieron salir convencidos de lo que habían visto y escuchado!

Tampoco fue ajeno al éxito de la convocatoria la presencia de Isa Sixx y Steel, las dos caras más conocidas del glorioso Sunset Strip, el bar vallekano de tan grato y nostálgico recuerdo. Entre grupo y grupo, ambas presentadoras se adueñaron de la sala, sobre cuya barra colocaron a dos voluntarios -chico y chica, viva la paridad- para enseñarnos cómo se toman los chupitos al estilo del Glam más macarra y provocador. Finalizaron su intervención central con esa oración pagana que aboga por el “sexo con espuelas”, mientras la audiencia repetía su mantra encantada de la vida.

Ellas fueron las encargadas de dar paso a los dos atractivos musicales de la noche, a los que por cierto habría que sumar la excelente selección musical de la DJ Itzíar C. MILF llegaron desde Valladolid para calentar aún más el ambiente, demostrando que su hit ‘The art of squirting’ se merece una continuidad inmediata. Comenzaron su repertorio con ‘Run’ y siguieron con una versión de Roxette: ‘Sleeping in my car’. Su siguiente tramo fue desglosado en cuatro balas de Hard Sleazy: ‘I want my life back’, ‘Hot but crazy’, ‘Beer machine’ y su brillante adaptación de ‘Crazy nights’, de Kiss. El quinteto -que contó con un batería específico para la ocasión- terminó sus 50 minutos de actuación con una fiesta final a la que se sumaron tres invitados: ‘Sheriff’s wife’, Mötley Crüe -de quienes rescataron su catártico ‘Kickstart muy heart’ y, curiosa coincidencia, su ya citada y chorreante oda a una de las primeras escenas de ‘The Dirt’, el biopic de Tommy Lee y compañía.

Ya con el suelo bien seco, los tinerfeños Panthyger acometieron un show que cautivó por su riqueza de recursos y lo trabajado de la puesta en escena. Quienes no les conocían se sorprendieron por una imagen “ochentera” sin prejuicios, que dignificaba una estética puesta en entredicho en demasiadas ocasiones. Por una noche volvieron las bandanas, las gafas negras y los pantalones de piel de tigre, con una naturalidad propia de todos unos LA Guns, por citar un icono de referencia.

El quinteto canario no quiso dejarse nada en la maleta y aplicó su impronta con rotundidad y eficacia. Comenzaron reivindicándose a sí mismos con el tema al que da nombre la propia banda, para continuar con ‘Nasty boys’ y “Prisionero”, otras dos composiciones que piden a gritos su disponibilidad urgente en CD o Spotify. “Veneno en la sangre” y “Ven hacia mí” dieron paso a la balada “Reina de los mares”, apenas un respiro en su concentrada salida en tromba en pos de la conquista del público del Foro.

Su versión de ‘Scratch my back’, de Roxx Gang, demuestra que lo suyo con el Glam Metal es de un conocimiento y aprecio bien profundo. Mientras se desgranaban sus canciones en castellano -otro aliciente de Panthyger- su bailarina Vika se subía cada cierto tiempo al escenario para impactarnos con su sensualidad natural y sofisticada. La joven artista rusa dio una lección de cómo moverse en un espacio reducido sin perder en ningún momento su magnetismo y atractivo. Unas veces más sexy y otras más discreta, Vika puso patas arriba el Barracudas con su teatral aportación durante la versión de ‘Looks that kill’, un nuevo homenaje a los Crüe.

Las sorpresas se sucedían sin descanso en el tiempo de Panthyger, como corresponde a un concepto de la espectacularidad que hacía tiempo no veíamos sobre un escenario. “Pesadillas” terminó con Josh envuelto en las chispas que despedía una radial -sí, lo han leído bien, una radial-. La chulería y el descaro con que esta formación asume sus trucos escénicos es tremenda, ya que para la ocasión el vocalista se ciñe un cinturón metálico cual si de una fragua se tratase. Tras la festiva “Me siento bien” y el momento visual más excitante de la noche -con Vika desatada-, el batería Valenti recordó que todo aquello tenía sentido porque se hacía… “En el nombre del Rock”. Fue terminar de decirlo y los dos guitarristas y el cantante, que estaban de espaldas, se dieron la vuelta entre las bengalas de los dos mástiles. Brillante colofón…, y un momento de clímax asegurado.

Por parte de LosMejoresRock.com, queremos agradecer su colaboración a nuestros compañeros José Ramón Nieto “Kema Púas” -que hizo de todo, desde conductor a improvisado agente de seguridad-, Javier del Valle -gracias por tus fotos y vídeos-, Icíar y Alma -ambas desde la cabina del “pincha”- y Virginia LP -diseñadora de las chapas con las que obsequiamos a quienes reservaron su entrada anticipada; ¡¡por cierto, que además les regalamos un CD de nuestro archivo de material sonoro!!-.

El fan granadino de Panthyger conocido como Wes Burgos Mahn es quien firma con su marca de agua algunas de las mejores instantáneas de la noche, un archivo que completa la inestimable ayuda de María José, “la sexta Panthyger” y en la práctica su manager y coordinadora general. El bar Cathouse nos permitió hacer fotos promocionales con Panthyger horas antes del concierto, mientras que Marta Marín Crisol, hermana de nuestro director, dedicó desde el escenario unas sentidas palabras a Jon, que desde México seguía puntualmente todo lo que ocurría en Barracudas.

El backline lo puso MILF en un gesto de compañerismo hacia sus colegas glammies y de empatía con la organización, mientras que el Gobierno de Canarias mediante su programa Canarias Crea facilitó los viajes a la Península de los músicos insulares. Como patrocinadores principales contamos con la implicación de ANCRA (Asociación Ciudad del Rock y las Artes) y la tienda postal Rock and Roll Children (www.rockandrollchildren.com.es).

En otro orden de cosas, fueron varios los medios de comunicación que se hicieron eco de nuestra fiesta-concierto. Comencemos por las ondas: Radio 5 y Radio Exterior de España -gracias a la intermediación de David Martínez, cantante de MILF-, David Calderón (“Trovador Urbano”, de Radio Utopía) y de nuevo Javier del Valle en “Otra Semana Musical”, de Radio Enlace. El espacio “Corsarios del Metal”, que conduce David Esquitino en esta misma emisora, incluyó la cita en su agenda trimestral, como también lo hizo David Collados (DC Management) en la suya semanal. Por su parte, Santi “Pekeño Ternasko” nos hizo pasar un rato de risas y compadreo en su programa de AsaltoMata Radio, que se emite desde Zaragoza ciudad.

A su vez, la web Max Metal sorteó un pase para uno de sus lectores -un detalle que agradecemos y esperamos corresponder en algún momento-. Nos abrieron asimismo un espacio en su sección de noticias las webs “Diario de un Rockero” y ‘Metal Cry’, además de Raúl Akira en una de las ediciones de su programa “La Frontera del Silencio”, de Radio Almenara. Para todos ellos y los que nos faltan -que añadiremos poco a poco si nuestra memoria no nos traiciona-, un sincero abrazo de esta redacción y su inestimable legión de amigos y lectores. ¡Nos vemos en la próxima!

Leo Cebrián Sanz