Regreso de unas felices vacaciones fuera de México y al pisar suelo azteca una fatal noticia acontecida unos días antes me golpea y llena de tristeza: Tres de los miembros del grupo Vigmika, unos buenos amigos, fallecieron en un accidente automovilístico el viernes 12 de octubre.

Manuel Ceja, Alberto Zamarripa “Zammy” y “Chaps” se dirigían desde Ciudad de México a San Luis Potosí, donde iban a actuar en el local ‘La Santa’, pero mientras circulaban por la carretera Querétaro-San Luis P. sufrieron un grave accidente que acabó con sus vidas.

Último ‘tuit’ escrito por Vigmika en el que indicaban que salían desde CDMX rumbo a San Luis

Vigmika, punta de lanza del Hard Rock mexicano desde su fundación en 1992, fue el primer grupo que vi en directo en este país cuando realicé mi primera visita a la capital de la República. Aquella noche de hace unos diez años, los conocí y mantuve una agradable conversación con ellos después de disfrutar de un concierto genial. Vigmika no solo tenía buenas composiciones propias, a la manera de los españoles Sangre Azul o los mexicanos Coda, sino que daba rienda suelta a cientos de versiones que navegaban desde lo más blando de Bon Jovi a lo más duro de Megadeth; su versatilidad era increíble.

La amistad se mantuvo hasta la actualidad, seguí viviendo con pasión algunos de sus conciertos en la CDMX e incluso me regalaron un acústico privado con los más íntimos amigos en la fiesta de uno de mis cumpleaños recientes. No olvidaré la interpretación conjunta que hicimos Manuel -cantante-, Zammy -guitarrista- y servidor de un tema de Mötley Crüe. Gracias, amigos, por aquel momento tan especial.

Hace unas semanas, Manuel me comentaba ilusionado que en breve lanzaría su primer disco en solitario, además de que el grupo seguía trabajando en nuevo material conjunto. Pero la vida es así de injusta y puta a veces. Descansad en paz, enormes músicos, buenos amigos de Vigmika.

Jon Marin


 

  • Adjuntamos el último artículo publicado en LosMejoresRock.com sobre la banda:

Vigmika: 26 años defendiendo el Hard Rock mexicano