En 1981, la banda suiza Krokus era una de las principales referencias del Heavy Metal continental, al mismo nivel que sus homólogos alemanes y británicos. Formaban parte de una digna segunda fila y apuntaban muy alto con su explosiva mezcla de AC/DC y Accept, por definirlo de un modo sencillo.

Krokus acababan de grabar su disco ‘Hardware’ cuando les surgió la extraña oportunidad de poner música a la película coproducida con Suiza por los hermanos Balcázar, dos directores “todoterreno” del cine español. Su alianza con el dinero helvético les llevó a apoyar económicamente otros proyectos con títulos tan impactantes como “Las calientes suecas de Ibiza” o “Los amores puros de Sybille”, que datan del mismo año.

Se trataba obviamente de películas eróticas que nada tenían que ver con “Los violadores”, un delirante largometraje ambientado en Barcelona, en el que se mezclan varios géneros: las películas de artes marciales, el cine de explotación sobre bandas moteras, el cinema-bis de nazis desalmados, la road-movie y hasta el terror psicológico. ‘Mad foxes’, como así se tituló en su versión inglesa, es un disparate divertidísimo y muy proclive a la sangre y la truculencia. Su director y coguionista era Paul Grau, cuya aportación al Séptimo Arte es muy valorada por los arqueólogos del llamado “cine psicotrónico” o excesivo.

Lo más divertido del llamémosle argumento es ver las persecuciones de los nazis a una especie de Tony Manero -el rol de John Travolta en “Fiebre del sábado noche”- por las calles y carreteras que circundan la Ciudad Condal. Barcelona es el escenario permanente de sus andanzas, ya que hasta aprovechan el Teatro Grec para darse de mamporros con los alumnos de una escuela de kárate. Estos peligrosos macarras queman escape a lomos de… ¡unas motos de campo de la muy nacional marca Montesa!, mientras su objetivo se pasea por la noche catalana ligando “chatis” gracias a su traje blanco, su porte de galán trasnochado de los años 70 y, eso sí, un coche que ya quisiera para sí David Hasselhoff.

La participación de Krokus nos permite disfrutar de un auténtico videoclip no buscado, cuales son esos cinco primeros minutos del film a los sones de su gran éxito ‘Easy Rocker’. Tras los títulos de créditos la banda volverá a aparecer con su tema ‘Celebration’, también perteneciente al álbum ‘Hardware’. Por fortuna, esta auténtica rareza cinematográfica y musical ha sido programada en varias ocasiones por el ciclo ‘Spanish Chou’, la “sesión golfa” de Ocho Madrid, el canal del productor Enrique Cerezo.

Leo Cebrián Sanz