“A mis cuarenta y pico” es la primera y autobiográfica canción que presenta el álbum de debut de Al Límite. Esta declaración de intenciones contra la crisis de la edad es obra de Fernando Vicente (voz, guitarra y principal compositor), Pepe Vázquez (voz y bajo) y Jorge Orejudo (batería y percusión). Han estado tocando durante tres años hasta acreditar una experiencia de más de 170 conciertos, por lo que era lógica que semejante dosis de carretera tuviera su correlato en el estudio con un disco como “Palabras Rotas”.

Al Límite es no obstante la continuación natural de El Límite, una banda con la misma formación, pero el concurso añadido del guitarrista rítmico Emilio Sánchez.  A lo largo de su historia presente y pasada el territorio que más han recorrido ha sido Castilla-León, con diferentes incursiones a Madrid, Extremadura, Asturias y Cantabria. También han tocado versiones del Pop y el Rock español de los años 80 en formato acústico, por lo que su versatilidad está más que probada.

Los músicos ya habían participado antes otras aventuras colectivas, pero ha sido este formato de trío el que mejor ha perfilado su gusto por el Rock melódico de madurez y contención. Pop, Funk y Blues adornan sus composiciones, desarrolladas siempre desde la honestidad de los planteamientos básicos y directos.

Trabajan mucho la estructura de las canciones y tienen unas letras bien majas, nada pretenciosas y sin embargo muy comunicativas. Su Classic Rock ha contado para la ocasión con la ayuda de tres músicos colaboradores: Aure Martín (batería), Diego Ramos (teclados) y Pablo de Miguel (saxo, teclado y guitarra), quien está previsto que acompañe al combo en sus presentaciones en directo. La inauguración de su “Gira Al Límite” está prevista para este próximo viernes 18 de enero en la Sala B del CAEM (Centro de las Artes Escénicas y de la Música) de Salamanca, su localidad natal.

Leo Cebrián Sanz