Durante muchos años había sido un secreto a voces, que el documental oficial sobre Alejandro Sanz reveló por fin con imágenes concretas de aquella etapa. Nos referimos a «Sanz: lo que fui es lo que soy», la producción de Telecinco Cinema y Sacromonte que se estrenó en cines el pasado 19 de abril de 2018. Un adelanto en los informativos de la cadena durante un fin de semana previo nos permitió ver los primeros fragmentos del extenso reportaje, lo que puso en marcha nuestra particular investigación sobre el tema. Por la parte que nos toca, nuestro interés se reducía a la que etapa en que Alejandro Sanz fue el cantante de un típico grupo Heavy de los años 80.

Este rumor nació de quienes le trataron como vocalista de una banda metalera en el barrio de Moratalaz, donde creció el cantante melódico y baladista, que en sus años de juventud coquetó con el Rock como un buen número de chavales del extrarradio madrileño. Como se puede apreciar en algunas de las capturas del «docu», Alejandro tenía amigos que vestían sudaderas de la tienda Discoplay con las guitarras cruzadas de Accept, mientras que él mismo jugaba con la estética hard-rockera con un aspecto por completo distinto al que le ha hecho popular.

Lo cierto es que  tuvo sus escarceos con una formación llamada Jinete Inmortal, dos de cuyos componentes terminarían integrándose en Hiroshima, uno de los grandes referentes nacionales del sonido AOR o de Hard Rock Melódico. Hiroshima publicó un excelente y único LP en 1989, en el que obviamente no figuraba Sanz al frente del micrófono. Su guitarrista Carlos Rufo recuerda así aquella época:

«Mi primer grupo fue el típico grupín de barrio que aspira a sonar a lo que sonaba en el momento: Barón Rojo, Obús, Leño… Para mí la curiosidad de esta banda es que fue la primera en la que toqué y que en este grupo el cantante era Alejandro Sanz. En realidad se ha oído por ahí que él estuvo en Hiroshima, pero como tal nunca estuvo. Un tiempito después hubo otro conato de formación de otra banda, que fue definitiva para abrirme el coco a gente como Def Leppard, Bon Jovi y toda esa pasada de grupos AOR de aquellos momentos.

Aquel grupo lo íbamos a formar Nacho Viñas a la batería (él fue quien me mostró a las bandas de las que he hablado), Dominic Gibson a la guitarra (el hijo de Ian Gibson, el escritor) y Sebastián Arroyo. Ahí nos conocimos y se supone que iba a cantar Alejandro, pero esta banda tampoco pasó de un puñadillo de ensayos… Yo conocí a José Miguel Ros -entonces tocaba la batería-, cuando él estaba ya en una banda que se quedaba en ese momento sin guitarrista. El mismo día que nos conocimos ya le comenté la idea de montar una banda en la onda de Hiroshima, o sea, lo que se había fraguado en el grupo anterior. Tal fue el entusiasmo, que no llegué a tocar con su gente. Empezamos a trabajar Sebas al bajo y José a la batería -ellos ya se conocían- y yo a la guitarra. Los tres éramos del madrileño barrio de Moratalaz. De ahí el conocer a Alejandro. Él y yo éramos amigos desde pequeños. Comenzamos juntos con la guitarra».

Por su parte, el locutor Juan Pablo Ordúñez «El Pirata» relata en su libro «¡Siempre Rock! Los grandes momentos que la música dio a mi vida» su encuentro en Miami con Alejandro Sanz, que no sólo confesó haber sido oyente de los programas del DJ rockero sino incluso haberle conocido en el extinto e histórico pub Rainbow, en la céntrica calle Huertas de la capital española.

Mientras todo esto ocurría en Madrid, en Barcelona era Sergio Dalma quien resultaba tentado por el Metal, ya que su carrera aún no estaba orientada hacia la balada y la canción romántica. La anécdota histórica se relata en el cuadernillo biográfico del reciente disco de la banda Viuda Negra, «Colgar los hábitos», en el que se recuperan todas sus grabaciones inéditas y las dos canciones de su único single. Tras haber pasado ya por el grupo dos vocalistas, hacia el final de 1986 y comienzos de 1987 surgió la posibilidad de contratar a un nuevo titular:

«Sin saber muy bien qué harían y cómo lo harían, se centraron en buscar un solista, esta vez estuviera donde estuviera, pues contaban con un proyecto de enorme ambición que pretendía ser internacional. A estos efectos, surgió una propuesta que hubiera cambiado todo. A resultas de escuchar un anuncio de un famoso refresco por la televisión, el grupo tuvo verdadero interés en conocer al cantante del mismo. Su voz rota, potente y de afinación perfecta les dejó impactados. El manager le localizó, después de indagar por los estudios de doblaje de Barcelona, resultando ser un hasta el momento desconocido Josep Capdevila (posteriormente conocido como Sergio Dalma). Vivía en Barcelona, tenía la misma edad que los chicos -21 años-, era un auténtico profesional con una voz privilegiada y hasta contaba con su propio manager. Sin embargo, según Freddie (nota de la redacción: una especie de mentor o mecenas de Viuda Negra), estaba dispuesto a realizar el disco en Ibiza (n.d.r.: la grabación de un álbum en los Mediterráneo Studios), pero le tenían que sufragar todos los costes relativos en ensayos y dietas, lo que dificultaba mucho dicha posibilidad por lo elevado de su precio. Demasiadas dificultades y falta de recursos para arriesgarse con algo así, al menos sin explorar todas las posibilidades».

Viuda Negra terminarían por contratar al cantante Pep Llorach, pero no hubo suerte a la hora de concretar el proyecto y éste terminó por transformarse en Desire, una banda de Hard Rock Melódico cantado en inglés, muy en la línea de… ¡¡los Hiroshima post-Alejandro Sanz!!

Ambos ejemplos son bien sintomáticos de la importancia que tuvieron el Rock Duro y el Heavy Metal en el devenir personal y artístico de toda una generación de jóvenes españoles. Conviene recordarlo cuando se frivolice respecto a la supuesta incidencia de la Movida y la Nueva Ola en la cultura popular de los años 80; lo que realmente gustaba en los colegios e institutos de las grandes urbes eran otros sonidos, otras estéticas y otras actitudes, mucho más sinceras y espontáneas.

Leo Cebrián Sanz