“Ana Doblado Gómez. Filóloga freelance. Crítica musical”, así es como reza la tarjeta de visita de esta vecina de la localidad sevillana de Peñaflor. La conocimos en la cola del concierto que Lándevir y Salduie dieron en Madrid el pasado 23 de marzo, cuando tuvo la deferencia de atender a las preguntas de nuestro compañero José Ramón Nieto “Kema Púas”. En su momento nos transmitió su opinión sobre la escena musical de su ciudad, pero hoy queremos dedicar todo un artículo a su labor como investigadora histórico-musical.

Ana “León Blanco” es también compañera de la web SevillaMetal. Cuando la vimos con un enorme rodillo de folios en las manos, en ningún momento nos imaginamos que se trataba de otro de los trabajos documentales por los que se la conoce en los medios especializados andaluces. Lo suyo es, tal y como reza en el staff de la revista digital para la que colabora, “la redacción de reseñas de álbumes y la realización de entrevistas a bandas. Mi costumbre es hacer un estudio de bastante extensión (de entre cinco y 40 páginas en formato PDF)”, que resulte “lo más exhaustivo posible de cada banda a la que reseño, profundizando en aspectos musicales más formales y pormenorizados”.

Uno de los ensayos de los que es autora responde al título de “Folk Metal prehispánico y prerromano: un cruce de miradas a un lado y al otro. Salduie y Cemican” -una comparativa de las dos formaciones, de origen aragonés y mexicano, respectivamente- y tiene la solvencia y calidad de una breve tesis doctoral con opción a cum laude. La tarde que nos explicó su técnica de análisis de grupos y discos entregó a los componentes de la banda zaragozana una ampliación de su sesudísimo pero ameno trabajo sobre su discografía previa: “Estudio de la obra de Salduie desde 2012 a 2019”. Otro de sus monográficos más celebrados -comparativo en este caso- es el titulado “Desmontando tópicos: Yggdrassil y Sovengar. Dos maneras distintas de entender el Viking Metal”.

Nos gusta cruzarnos con personas tan apasionadas por la música como Ana Doblado, que dedican su tiempo a la difusión de aspectos poco conocidos de los estilos y bandas que les apasionan, y que además lo hacen por auténtico amor al arte de las siete notas. La colega sevillana es una de ellas y desde aquí la animamos a no cejar en su empeño de dignificar culturalmente una escena musical siempre falta de referentes académicos o de mera profundización intelectual.

Leo Cebrián Sanz