SU TA GAR, por Miguel Ángel Barquero

Su Ta Gar es posiblemente una de las bandas más influyentes de la escena “metalera”. Desde 1991 ha ofrecido una evolución constante siempre marcada por la visceralidad de sus letras y la contundencia de su sonido. En su nuevo trabajo, ‘Jainko Hilen Uhartean’ dan un paso más creando su propia discográfica y filmando un espectacular videoclip. Sus guitarristas Aitor y Xabi nos lo cuentan.

 

Hacednos una breve biografía desde vuestros comienzos hasta hoy. En los últimos años cada uno de vuestros discos ha sido editado por sellos diferentes y en este último habéis creado vuestra propia discográfica (Jo Ta Ke Ekoizpenak). ¿Cuál es el motivo? ¿Por la escasa continuidad que os ofrecían otros sellos o porque os gusta tenerlo todo controlado por vosotros mismos?

A: Ambas cosas. Nadie nos ofrecía un contrato por más de un disco, pero no porque ellos no quisieran, sino porque es su forma de trabajar. Además, si nos hubieran ofrecido contratos por dos o tres discos tampoco lo habríamos aceptado, no por mala relación, sino por ganas de mejoría y por tenerlo todo más controlado por nosotros.

 

¿Tenéis intención de producir a otros grupos con vuestro nuevo sello?

X: En principio no. Nosotros nos vemos como una banda de Rock y no como una casa de discos; esta idea nace como un trámite legal para que nosotros seamos los dueños de nuestras propias producciones, para sufrir y disfrutar de nuestros trabajos de principio a fin.

Este disco tiene letras de carácter poético pero a la vez muy críticas, ¿qué mensaje queríais transmitir?

A: Siempre hemos hecho letras críticas, pretendemos que sean un reflejo de lo que somos. Esta vez hablamos de problemas más ‘a nivel’ global, de la situación mundial, mientras que en otros discos era más ‘a nivel’ de Euskadi.

 

Uno de los temas más sorprendentes es “Estralurtarra”, que narra una historia de amor con un extraterrestre. ¿Cómo surgió esta idea?

X: Es una letra de Borxa, nuestro primer batería y diseñador de la portada y la web. Tuvo un accidente y desde entonces siempre nos escribe algún tema. Quería hacer algo diferente, más divertido y festivo. Mientras la escribía se partía de risa.

También habéis grabado un videoclip del tema ‘Itxaropen hitza’ dirigido por Juanma Bajo Ulloa (Airbag), que también ha hecho el guión. ¿Cómo nace esta sociedad y que tal fue la experiencia?

A: Se implicó mucho desde el principio. Es un director muy crítico e inconformista, conectó rápido con la letra y con lo que queríamos. Decía que era una canción que le ponía la sangre hirviendo. Fue casi como grabar un corto y la imagen sirve de apoyo al disco, por eso nos gusta proyectarlo durante los conciertos.

 

Hablando de conciertos, superáis ya las setecientas actuaciones y sois una de las bandas más respetadas del Estado. ¿Qué sentís cuando los grupos que están empezando ahora entre sus influencias os incluyen a vosotros?

X: Siempre hemos intentado hacer una música muy personal, que no se pareciera a otra, por eso preferimos que tomen nuestro sonido como referencia a que nos idolatren.

En el año 2003, como sucedió con Narco y S.A., os visteis obligados a cancelar conciertos por culpa de la censura.

A: En absoluto, no nos gusta ir de víctimas porque creemos que eso sería entrar en su juego y es lo que buscan. Nos molesta mucho por el público que se queda con ganas de vernos, sobre todo cuando actuamos fuera de Euskadi, que nos reciben muy bien; lo que agradecemos mucho y es lo que nos da fuerzas para seguir tocando.

Jainko Hilen Uhartean (Jo Ta Ke)

Cada vez que se edita un nuevo álbum de Su Ta Gar me enfrento a la misma pregunta: ¿superará al anterior? La repuesta suele ser afirmativa y, en este caso, no iba a ser menos. La conexión con Aitor Ariño en la producción ha funcionado a la perfección, consiguiendo un sonido rebosante de fuerza y contundencia, acompañando a unas composiciones valientes que reflejan fielmente la desesperanzadora situación mundial. Además hay tiempo para la diversión en cortes como ‘Estralurtarra’ y para el amor con la emotiva ‘Norabide bakarreko maitasuna’. La espera ha valido la pena.

Miguel A. Barquero