CUATRO GATOS + Zinkin Prim + Vértice

LUGAR: Ritmo & Compás
CIUDAD: Madrid
FECHA: 25 de abril de 2008

Había en el barrio de Argüelles luz solar cuando entramos en la sala y ¡ya había acabado Vértice!, grupo que abría la terna de actuaciones y que practica (tengo entendido) un Rock intenso al modo de Sober.

Con poca gente en la sala para el reconocimiento que merecen estos grupos, un poco antes de que Zinkin Prim saltara a darnos alegría con su Rock & Roll sacado del “Mundo cucaracha”, charlábamos en la pista (había que hacer bulto) con Juanmi, Joaquín y Pedro de Cuatro Gatos, que se alegraban de que hubiéramos optado por esta cita y no la de ‘los nuevos Niágara’, que coincidían en fecha. La fiesta empieza con “Zinkin Prim”, “Esto es Rock and Roll” y “Hoy es mañana”.

La sorpresa ya ha saltado: hay un quinto miembro, David González está permanentemente en el escenario como corista y cantante de apoyo a Carlos Almendro. Llega la canción galardonada como ‘mejor de 2007’ en los premios ‘Excalibur/ Los+Mejores’: “Peso en la cabeza”. Un tema más del último y estupendo segundo disco: “Quiero mimarte”, otro del debut -“Mabel”-: “Tus ojos”, en la que David se hace cargo de la voz principal. La versión de “Angelitos negros” de Antonio Machín suena a gloria y llega otra aparición que (fácil juego de palabras) nos desconcierta según estamos sumidos en el concierto: Mario Rodríguez descansa y cede su bajo a Borja Bellido. En “Prohibido fumar” Mario recoge su instrumento pero Borja no abandona el escenario y apoya al profesional (mucho más en su parcela que Cristina Tárrega en la suya) Gorka Rubio y a Carlos con ¡una tercera guitarra! Luego nos contaron que este sexto miembro también utilizará en el futuro teclados y saxo. Zinkin Prim se enriquece numérica y musicalmente.

Tramo final sin perder tiempo, que los horarios son sagrados, con “Olas”, la pegadiza “Alí”, “Rockalcohol”, que nos recuerda que el mini se está acabando y hay que reponerlo, y una verdad como un templo hecha canción: “No vas a tener una casa en la puta vida”. El Rock-Rap de éste se enlaza a las clásicas melodías del “Canon” (en DO mayor, ¿no?) de Pachelbel para que Carlos descargue su rabia y rompa una guitarra más de su colección, la lance al público y uno de los Zinkin-maníacos continúe el deshecho ante la incrédula mirada e indecisa actitud de uno de los ‘gorilas’ de la sala. Creo que sólo falta mencionar la buena labor de Paco Díaz a la batería. Aquí está.

Seis músicos abandonan las tablas y dejan el espacio a otros tantos (¡musicazos!). Cuatro Gatos también traen sorpresas, pues es nuestra primera vez ante la nueva formación. ‘Los’ máquinas Joaquín Arellano -batería-, Pedro Vela -guitarrista- y Javier Canseco –bajista- están en su sitio habitual, pero mi admirado Juanmi Rodríguez ha saltado de los teclados al micrófono principal, al centro, al abismo ante la concurrencia. No necesita paracaídas para coordinar el vuelo a la perfección y aterrizar en blando y con los pies. ¿Por qué este señor lo hace todo bien? ¡Que vozarrón! Excelente idea no buscar otro frontman fuera de la familia. Y a ésta han llegado la corista Covadonga ‘Covi’, que apoya y realza de maravilla, más Carlos, que ocupa la posición de las teclas cedida por Juanmi.

El recital comienza: Introducción, “Más allá de la realidad” y “La caja de música” (del primer compacto con mismo título que esta última), “Sálvame” y “Una promesa” (de la segunda obra, “Esférica”). Entre ellas intercalan una novedad, “Mañana quizás sea por…”, de ese disco, supongo, que se está haciendo esperar demasiado. Siguen con “Una promesa”, que esperamos sea la de la edición inmediata del tercero, y una versión que pueden tocar por derecho: “Tocaba correr” de Ñu (todos sabéis que tres -Juanmi, Pedro y Joaquín- han pasado por la banda de J.C. Molina). Una instrumental, “Blues variations”, cargada de exquisiteces como todo el concierto, precede a otras que no conocíamos: “El sueño de la razón” y “Adiós”. Nunca mejor puesta porque aquí se hace el paripé de salir y entrar –la hora apremia- para culminar una maravilla de concierto con clase a raudales, realizado por una excelsa banda como es Cuatro Gatos, con “Es tu momento” (versión de “Heat of the moment” de Asia) y “Hermano enemigo”.

Jon Marin


HARDCORE SUPERSTAR + Crashdiet

LUGAR: Heineken
CIUDAD: Madrid
FECHA: 21 de abril de 2008

La última y única vez que Hardcore Superstar había tocado en Madrid fue hace unos años en la sala Moby Dick, donde dudo que fuésemos más de cien espectadores, tal como recordó esta noche el cantante Jocke Berg. Esta noche, con muchos más en la pista, levantamos muy pocos el brazo cuando hizo la mención, de lo que deduzco que la gran mayoría de los asistentes son nuevos seguidores de la banda. Entonces tenían dos fantásticos (o tres, otro día lo explico) cedés en el mercado y su show era adrenalina pura cargada de R&R-Glam-Sleazy, desprendía un sonido crudo sin efectos y la sensación que nos quedó fue haber visto una mezcla de Aerosmith (si los hubiésemos pillado en los setenta) con Mötley Crüe (si los hubiéramos visto en la época de su primer trabajo).

Hoy todo fue diferente: Un nuevo guitarrista que no me convence, y menos sus pintas: parecía sacado de una banda de Heavy-Metal o Black nórdico y querer ser transformado en Zakk Wilde (¿a qué coño me sales con una camiseta de Pantera?); el sonido gozaba de demasiadas amplificaciones y efectos para la inmediatez que servidor esperaba –de nuevo- de H.S. y, lo más importante, el repertorio se ciñó a temas de sus dos últimas obras. Cagada total y sabor agridulce. Sólo se salvan la entrega y actitud del vocalista, y el batería Adde: el mejor heredero de Tommy Lee.

Hardcore Superstar

Abrió Crahsdiet, que sí apostó más claramente por el Hard Rock triunfador en los ochenta de Los Ángeles con un cantante (sustituto del suicidado Mike Lepard) que debe idolatrar a Michael Monroe y unas canciones amables y divertidas en su mayoría. Las nenas debieron salir contentas de ver a unos jovencitos tan apuestos y bien acicalados a la manera Hard/Glam.

Jon Marin


JERO RAMIRO + Juanjo Melero

LUGAR: Heineken
CIUDAD: Madrid
FECHA: 24 de abril de 2008

Jero Ramiro merecía una presentación de su gran disco en solitario, “Tenebrarium”, en un escenario como este y tuvo la buena idea de unir fuerzas con Melero para no darse una de tantas hostias económicas que se están llevando la mayoría de grupos después de pagar un abusivo pastón por el alquiler de las salas. Entramos con el concierto comenzado y es que, como sigan poniendo los espectáculos a la hora en que cenan las gallinas, o sea, antes de que el sol se esconda, el que escribe acabará viendo la salida de sus amigos de los recintos y poco más.

El guitarrista estaba acompañado por el bajista Luisma (Arwen), que se podría decir que asume el papel de frontman aunque sin cantar, Nacho (ex Beethoven R.) y una bestia a la batería como es el burgalés -y buen amigo- Búmper (Ñu). ¡Qué solo de batería se marcó, es una fiera! (Y vosotros en las votaciones os seguís acordando de Hermes, ¡ya os vale!). Como es natural, fue desgranando los temas instrumentales de su disco. Nos enganchamos con “Marta”, a la que siguieron “Borrico de Troya”, “De ahora en adelante” y “El risco”, para cerrar con un popurrí (¿Por qué escribís siempre ‘medley‘, que es un barbarismo?; ¿os suena mal la aceptada por la RAE?) de sus anteriores bandas con mayoría de Saratoga y una versión no cantada de “Over the hills and far away” de Gary Moore. Es un mérito lograr que un concierto instrumental no se te haga pesado, pero creo que esta no fue la mejor noche de Jero. Quizá las prisas por cumplir con el horario le jugaron una mala pasada.

Jero

Juanjo Melero hubiera reunido a los amigos con los que queda a cenar los sábados de no haber anunciado que habría grandes y sorprendentes apariciones sobre el escenario. Bueno, lo anunció en otros medios porque a esta redacción no llegó ni un comunicado. Tan despistados están los que trabajan para y con él, que quisieron venderme el CD a la entrada… ¡y a la salida! ¡Será por discos pendientes de escuchar! Es lo que pasa cuando no se sale de copas y tardas en sacar un disco, que te crees que sólo siguen existiendo los de la vieja guardia.

¿Por dónde iba…? ¡Ah, sí, el concierto! Desgranó los temas del redondo que presentaba y nos alegró la vista y oídos haciendo subir en uno de ellos a Miguel Ángel Collado -teclista que adorábamos de pequeños- y, luego, a Hermes y Sherpa para interpretar “Barón Rojo” y “Nací pobre”. Sherpa soltó la frase de la noche: “Esto es Barón Azul con Sangre Roja”. Juanjo, entre tema y tema, recordó al fallecido Alberto Madrid (Sober, con el que coincidió en Santa Fe) y hubo bastantes alusiones al ‘Canci’ y a la época de esplendor del ‘Madrid hardrockero‘, cuando, entre cerveza y cerveza, entrábamos de nuevo al baño para comprobar que el cardado seguía en su sitio.

El final fue el esperado: Gritó los nombres de Carlos Raya (que ya le había acompañado antes en otra pieza), Tony, Julio Díaz y Luis Santurde… y, sí, ahí teníamos de nuevo a la última formación de Sangre Azul para poner patas arriba la sala con “Cuerpo a cuerpo” y “la última canción del último disco” –dijo Tony-: “Tal como soy”. Hay que reconocer que fue emocionante. Me sorprendió el buen estado de la voz del cantante (ahora rapado) y la alegría que había también sobre el escenario. “¡Otra, otra…!” pero no habían ensayado más. A la salida, Alfonso J.B. Sánchez me dijo: “¿Lo ves como mola ser mayor?” –“Bueno, pero yo me voy de marcha; no tengo niños a los que meter en la cama.”

Texto: Jon Marin
Foto: Cihuatl Z.


EBONY ARK + To Mera

LUGAR: Caracol
CIUDAD: Madrid
FECHA: 26 de abril de 2008

Tras un año y medio de parón, Ebony Ark han vuelto a los escenarios españoles para promocionar su nuevo trabajo junto a los británicos To Mera. Pudimos comprobar que, a pesar de su ausencia en estos meses, siguen dando mucha caña.

To Mera inicio la noche con una actuación sorprendente con una fusión de Metal-Jazz excelente, aunque faltó más puesta en escena por parte de sus integrantes.

En cuanto a Ebony Ark, hicieron una gran actuación en la cual no defraudaron a sus fans. Aunque el vestuario fuera un tanto extraño, la voz de Beatriz Albert sigue siendo espectacular. A pesar de ser un concierto de presentación de su nuevo CD, también tocaron temas de su primer álbum como “Thorn of ice” y dos sorprendentes versiones: “Smells like teen spirit” (Nirvana) y “All the things she said” (t.A.T.u.). No pudo faltar un tema dedicado a ‘Bigsimon’ en el cual le honraron homenaje. Me pareció repetitivo que tocaran su tema “Searching for an answer” y su versión en español “A merced de la lluvia”, con una de las dos hubiera bastado. En cuanto al resto, los técnicos tuvieron algún descuido en ambas actuaciones pero en general todo fue correctamente; ambas bandas actuaron a la hora acordada y el sonido de la sala era muy bueno.

Paloma Barba