El nuevo disco de Arctic Monkeys, ‘Tranquility Base Hotel & Casino’, que se publicó el pasado 11 de mayo, es un álbum que ha desatado muchas críticas, tanto buenas como malas. El disco es conceptual, pues gira en torno a la teoría del falso alunizaje filmado por Stanley Kubrick (Tranquility Base es el nombre de la base lunar fundada por Neil Armstrong en aquella jornada de 1969 del “pequeño paso para el hombre y el gran salto para la humanidad”).

En su videoclip de la canción ‘Four out of five’ -el único hasta el momento- podemos apreciar lo que reflejará en su totalidad el disco: a un Alex Turner con el pelo largo y desaliñado, con una mirada más madura e inteligente, de traje…, mientras observa una maqueta de su hotel y casino en la luna.

El propio Alex Turner (cantante) reconoce que ha sido “un cambio arriesgado” por tratarse de un disco tan distinto, que rompe con su imagen y sonido anteriores. Está compuesto por once canciones, en las que deja de lado los temas de amor para centrarse en asuntos mucho más introspectivos y trascendentales.

Nos habla, por ejemplo, de lo que siente hacia esta sociedad llena de tecnología y de su deseo de querer haber sido en el pasado como The Strokes. Su visión es también futurista, negativa, pero definitivamente muy evolucionada. Su manera de cantar también es distinta, más melódica, menos juvenil y alocada.

Este disco ha dado mucho que hablar por haber dejado ese Garaje Rock tan amado por sus jóvenes fans y haberse “tirado a la piscina” con cambios, pero en esencia sigue teniendo ese estilo característico y definido de Arctic Monkeys. Los cambios son, por ejemplo, la importancia del piano, los sintetizadores y el teclado, que crea un sonido que nos recuerda al espacio (hay claras reminiscencias a Bowie) o a un futuro que parece cercano.

Cuesta entender este nuevo camino, pues Arctic Monkeys se ha superado, ha superado su propio género, con el que nació. Cuesta asimilar y entender esta nueva trayectoria teniendo como último disco el popular y comercial ‘AM’, con el que obtuvieron el triunfo más inmediato.

Muchos fans estarán descontentos, porque no es ‘AM 2’. Se trata de un álbum conceptual, muy bien desarrollado, meditado y trabajado. Muchos dicen que es un como un disco solista de Álex Turner, lo cual se acerca mucho a la realidad, pues el genio detrás de este maravilloso disco es él.

Alex Turner es a quien más debemos felicitar, pues es prácticamente su creación, llena de las influencias que más le han marcado en los últimos años: Nino Rota, Ennio Morricone, Dion y Leonard Cohen. Lo más parecido que se puede encontrar a ‘AM’ es la canción ‘Four out of five’, de los temas con más éxito del disco.

Se diría que el mundo aún no estaba preparado para uno de los mejores discos que podemos escuchar actualmente y posiblemente de los mejores que tendremos en mucho tiempo. Nadie se esperaba este regreso después de cinco años sin saber de estos chicos. Ganarán fans y perderán otros, pero lo que es seguro es que no van a pasar desaprecibidos.

Itzíar Cebrián Aguirre