Heavy Metal tradicional, con las oportunas actualizaciones para hacerlo sonar contemporáneo y atractivo, así es como defiende su visión artística este quinteto vasco fundado por el cantante Jon Marcos en 2013. Por entonces el vocalista interpretaba en inglés y se rodeaba de una formación cambiante que felizmente terminó estabilizándose en la compuesta por Iván Estévez y David Cabanillas (guitarra y coros), David Cuadrado (bajo y coros) y Mikel Iragui (batería) -antes Juanpe y Alberto, entre otros-. Durante sus años de tanteo el grupo sumó una maqueta de cuatro temas titulada ‘Flames Are Getting Closer’ y un EP de tres temas -«Resistiré»-, con canciones ya en castellano.

Su primer disco completo de estudio fue mezclado y masterizado en Italia y respondía al descriptivo nombre de «Renacer», título además del estreno de BW en el formato de videoclip. Se editó en 2017 y dos años después ha llegado «Mil Rostros», de la mando de su autoedición en Rock CD Records y la distribución de Metal On Metal, fundamental en estos casos para suplir cualquier clase de limitación logística. Este nuevo lanzamiento consta de una intro y nueve temas muy variados, en los que se coquetea con texturas más crudas, otras más sentimentales e íntimas y, eso sí, una vuelta constante a la intensidad y un Power Metal que no da tregua.

La evolución de la banda hacia los dominios de lo melódico y veloz les ha hecho acreedores de cierto prestigio entre los fanáticos de esta modalidad de la música dura en el País Vasco. La complejidad técnica de las canciones ha ido encarrilando a Blast Wave en una vía mixta de Judas Priest y Helloween, con una sonoridad de Power Metal muy bien producida. Al resultado final no es ajena su voluntad por experimentar con lo sinfónico y el cambio constante en la velocidad de la ejecución instrumental.

Blast Wave es una banda que lleva un lustro funcionando con regularidad y éxito en el circuito de los directos en Euskadi, como lo prueba su participación en militantes festivales temáticos como Metal Norte, Euskal Metal Fest, Hard Is The Rock o Gabonak in Hell. En 2017 fueron teloneros de Timo Tolkki en Zaragoza, también han abierto para los Eternal Idol de Fabio Leone y compartido escenario con Saratoga o los abulenses Dunedain. Sirvan estos cuatro ejemplos como fotografías bien significativas de sus coordenadas de acción artística, que en lo puramente geográfico incluyen localidades como Rentería, Irún y el Iparralde francés, además de Bilbao, Pamplona o La Rioja. El pasado año ganaron el concurso de bandas emergentes del festival Ameixa Rock, en la gallega Villagarcía de Arousa. Fue de algún modo la recompensa a tantas convocatorias anteriores de similar naturaleza, ya que el grupo no ha dudado en tratar de aprovechar cualquier ocasión de este tipo que se les ha presentado. Más recientemente, «Mil Rostros» fue presentado el pasado día 15 en Donostia.

Leo Cebrián Sanz