Ya está disponible en España un libro ilustrado que ha aportado originalidad y riesgo a la bibliografía generada tras la muerte de una de las figuras más influyentes en la cultura popular del pasado siglo. “En memoria de David Bowie (1947-2016)” fue publicado el pasado año por Burro Lector y Pez Espiral, dos editoriales chilenas que han iniciado en nuestro país una valiente distribución mediante su participación en eventos escogidos.

Uno de ellos fue la pasada edición de Poetas, el festival de creación poética contemporánea que se celebró los días 2 y 3 de junio en el madrileño entorno del Matadero. Allí estuvieron presentes mediante un stand de la Feria de Editoriales, el espacio reservado a las iniciativas más valientes dentro de la autoedición de poesía y toda clase de alternativas a la prosa y el ensayo, incluyendo por supuesto el cómic y el dibujo.

La estructura de esta especie de álbum recopilatorio de canciones interpretadas mediante textos y dibujos está dividida en seis unidades, cada una de ellas dedicada a una composición del artista británico. Los temas que han seducido a los dibujantes e ilustradores invitados han sido ‘China girl’, ‘Kooks’, ‘Lazarus’, ‘There’s a happy land’, ‘Space oddity’ y ‘Starman’, que respectivamente han dado lugar a varios relatos cortos titulados ‘China girl’, ‘Kooks’, “Lázara”, “Una tierra feliz”, “Canción de cuna para la hija del Mayor Tom” y ‘Starman’.  Los autores literarios que los han escrito han sido Claudio Aguilera, Natalia Berbelagua, Carmen Galdames, Carlos Garrido, Bruno Lloret y Yosa Vidal, mientras que sus compañeros Carlos Garrido, Antonia Isaacson, Alexia Muñiz, Jorge Quien, Ángeles Vargas y Mariano Xerez se han encargado de poner en imágenes aquello que los lectores disfrutamos en el formato “negro sobre blanco” -entre otros colores del fondo de página-.

Los responsables del proyecto lo definen así: “Seis cuentos ilustrados que nacen a partir de seis canciones fundamentales de David Bowie. Un libro dedicado a niños y grandes, y que espera ser para sus lectores un reflejo del brillo que viene de ese rayo convertido en blackstar“.

Leo Cebrián Sanz