Faltaban por llegar las reediciones de clásicos del Heavy-Rock de los años 80 en cassette… y ya las tenemos aquí. Gadir Records, Héroes de Culto y Witchcraft Records se han encargado de abrir esta nueva vía para la recuperación de los grupos más desconocidos de la década dorada, en consonancia con el apego al formato de la cinta analógica que tanto gusta a los metaleros más puristas.

Harlem fue un grupo formado en Vitoria/Gasteiz en 1983, compuesto por Fernando Díez (guitarra, también en Master y Sparto), Josean Romero (Quemando Ruedas, Pléyade, Reverendo Parker), Juan Delgado (bajo, con trayectoria en Forjas Alavesas) y Carlos Apellániz (batería, también componente de Forjas). Juanillo y Josean se ocuparon de las voces hasta la entrada de Satur Pardo -conocido además por su etapa en UTM-.

Un año después la formación abrió un concierto en la propia capital alavesa, en el que tocaron Osiris y Piruleta de Hormigón. Ese mismo 1984 entraron por primera vez a un estudio de grabación, donde fue Jesús Nieto (Master y Reverendo Parker) quien se ocupó de tocar el bajo en sustitución del titular, que se encontraba haciendo el servicio militar. La demo se registró en unos estudios de nombre curioso, Liquidación por Reformas, en pleno casco viejo de la ciudad.

Tras inmortalizar aquellos cuatro temas -“Callejón sin salida”, “El mandamiento”, “Destierro a otro reino” y “Tempestad”-, Harlem contó con el apoyo de las instituciones locales a la hora de girar por la provincia como parte de un programa de difusión cultural. Una de las noches más memorables de aquel curso fue la protagonizada en el polideportivo de Landázuri, con motivo de un festival compartido junto a Hidra, Osiris, Piruleta de Hormigón, T-34 y Yugular.

Poco tiempo después Carlos abandonó el grupo, siendo sustituido por Juanjo Soto. Éste imprimió una mayor dureza a la percusión, como se pudo comprobar en otra velada para el recuerdo junto a Piruleta de Hormigón en la despedida de éstos en el Pabellón Menditzorrotza de la capital gasteiztarra.

La segunda maqueta llegó en 1985, tras pasar por los bilbaínos estudios Pan-Pot. Sus nuevas composiciones fueron “Apúntate”, “Buscas en tu pasado”, “Mirándolo al revés” y “Dónde están los culpables”, ya conocidos por el público especializado gracias a su previa edición como parte del recopilatorio “Condenador al Olvido II”. El contacto que facilitó su paso por unas instalaciones que en su época gozaban de cierto prestigio fue el periodista Pablo Cabeza, que difundía y defendía la escena local desde las páginas del suplemento musical ‘Bat, Bit, Hiru’, del diario abertzale Egin. Su intención de plastificar en vinilo su colección de canciones quedó en la nada, ya que ese mismo mes de septiembre Harlem entró en barbecho.

Leo Cebrián Sanz