La banda navarra Ingravitö prepara ya su próximo disco, que verá la luz en primavera. Su título será “Sentirnos vivo por encima de nuestras posibilidades”, en clara referencia a ese “Vivir por encima de nuestras posibilidades”, que fue una de las coletillas con las que los políticos trataron de culpar a la sociedad española de la crisis económica que sufrió desde 2008.

Su nuevo repertorio de diez temas se ha grabado en los Estudios El Sótano, propiedad del productor Iker Piedrafita (Dikers e hijo de Alfredo Piedrafita, miembro en su día de Barricada). Según la propia banda, “cada una de ellos hablará de algún acontecimiento importante de estos últimos años para, al final del disco, tratar de hacer un retrato del momento actual: concertinas y vallas, movimientos feministas, las “kellys” (nota de la redacción: colectivo de empleadas de limpieza del sector turístico), movimientos anti-desahucios, leyes mordazas, censura…”.

Para ir promocionando su inminente trabajo de una manera diferente y efectiva, Ingravitö va a difundir en sus redes sociales tantos capítulos argumentales como canciones ofrece su tercer registro. “Deportado del edén” es la primera entrega de esta serie semanal, en la que los protagonistas de la letra explican por sí mismos su situación personal, con la que se contextualiza el contenido argumental de cada composición.

Ingravitö siempre se ha caracterizado por ser un colectivo con una absoluta implicación en varias causas políticas y sociales, como la defensa de los afectados por la burbuja inmobiliaria y los desahucios o la problemática de los refugiados y emigrantes.

El cuarteto navarro ya había mostrado su autodenominado “Metal Transgénico” con los precedentes “Transeúnte” (2009) y “Diario de un susurro que grita” (2014) .

Leo Cebrián Sanz