A finales de los años 60, el formato de trío vivió sus momentos de gloria gracias al reinado indiscutible de grandes nombres como Cream y la Jimmy Hendrix Experience. Sus últimos homólogos barceloneses  son Electric Catfish, un combo que fusiona el Rock británico de raíz más clásica, con el Blues y la Psicodelia. Las décadas anterior y posterior a la versión más eléctrica del “verano del amor” son las otras dos vertientes sobre las que trabajan su repertorio.

Varian Villanueva (voz y bajo),  Isma Flanagan (guitarra) y Arthur Kauffman (batería) llevan muy poco tiempo juntos, pero bien que les ha cundido. Su primer álbum ya está disponible y se titula ‘Revelation’. Se trata de una producción independiente, que se caracteriza por sus tintes de “Grunge (…) y mucho groove”, en opinión de los propios protagonistas.

La imagen del trío se corresponde muy bien con la música que interpreta, como ya han podido comprobar los espectadores de sus primeros conciertos, además de aquellos moteros que asistieron a las dos convocatorias de este tipo en las que participaron: la II Festa de la Moto D’Abrera y la cuarta edición de la Superbikercustom.

Leo Cebrián Sanz