Cómo mola el underground cuando deja de serlo y sale a la luz… Ese primer momento de encanto es el que estamos viviendo con este grupo que, para que lo entiendan los alumnos de la ESO, responde a las siglas de Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Todo lo relativo a la Gran Rusia y sus satélites geográficos y sociopolíticos durante casi 70 años es lo que ilumina a esta banda andaluza de Punk que anda ya por su decimotercer año de vida.

Les hemos conocido tan tarde que hasta nos da “no-sé-qué” reconocerlo, pero ya están aquí para quedarse entre nuestros favoritos. Cualquier sonido vintage tiene su encanto, y el de La URSS es una mezcla de After-Punk y Punk británico que gana con las letras en castellano y ese modo de interpretación que remite directamente a los primeros años 80 en nuestro país. Reinan lo gótico y siniestro en un planteamiento meramente musical, en el que se mueven como pez en el agua Africo (cantante), Jorge (guitarra), Miguel (bajo) y Pablo (batería). Lo hacen desde Granada, su ciudad, donde actualizan el legado de Parálisis Permanente, los primeros Gabinete Caligari o incluso las raíces flamencas de sus vecinos 091 mediante poderosas líneas de bajo, dramáticas e intrigantes voces y estructuras de guitarra que parecen salidas de los discos de The Clash, Joy Division o Sisters of Mercy, por citar a tres de sus seguras devociones particulares. Incluso las letras supuran algo de ese existencialismo nihilista y casi involutario de Eskorbuto.

La autogestión les ha permitido controlar todos los pasos de su crecimiento como proyecto artístico, siendo La Corporación el sello con el que han editado sus producciones hasta el lanzamiento de “Nuevo Testamento”, su última grabación bajo el paraguas logístico de Humo, a comienzos de este mismo año. En 2012 publicaron “Sonidos de un Derrumbe” y tres años después llegó “Maravillas del Mundo”. Con anterioridad suman tres lanzamientos en el formato de 7″ y el LP “Todo Destruido”, siempre bajo el signo de la distribución internacional. Ahí donde les tienen ya han efectuado cuatro giras europeas y tres por los Estados Unidos. No alardean de sus conquistas, simplemente van y tocan.

Como es habitual en este tipo de Punk intelectualizado pero veraz, cuesta encontrar fotografías o informaciones detalladas de La URSS en sus escuetas redes sociales. Sí sabemos que se tomaron muy a pecho lo sucedido con el cantante de Bad Religion en su polémica del Resurrection Fest con Bring Me The Horizon y sólo por eso nos caen de lo mejor…

Leo Cebrián Sanz