Muchas veces nos hemos preguntado si los músicos pioneros del Rock nacional que no pudieron profesionalizarse seguirían atraídos por la música o habrían abandonado toda intención artística con el paso de los años. De ahí que nos alegre tanto cada noticia de reactivación de bandas o recuperación de cantantes o instrumentistas, muchas veces simplemente a título de descubrimiento de lo que ya estaba ahí y nunca terminó de irse.

En el caso de Latido nos encontramos a dos de aquellos precursores, en particular en el País Vasco. El bajista Sindo comenzó su andadura junto a Los Módulos, en la época en que también estuvo en la formación Sherpa, el cantante y bajista de los posteriores Barón Rojo. Desde entonces a hoy Sindo ha seguido tocando sin descanso sus dos estilos favoritos: Rock and Roll y Blues. Por su parte, su compañero Txusi (guitarra) siempre ha cabalgado entre el Heavy y el Blues. Suyo fue el tema “Surgido de la niebla”, del grupo Alien, con el que se clasificó para el concurso Gipuzkoa Star 82 celebrado aquel año del Mundial de fútbol, la visita del Papa y el triunfo del PSOE. La canción fue editada y llegó a ser sintonía de “Espacio 21”, un programa musical de la radio local Segura Irratia. Tras esta etapa se integró en el conjunto popero De Deukans.

La base rítmica se completa con el batería Javi, gran aficionado al Blues más puro, como se pudo comprobar en los dos discos que grabó junto a Josi y Los Javis, un grupo de Zumárraga (Guipúzcoa). El cuarteto se cierra con la cantante Idoia, con experiencia vocal previa en formaciones locales como Bardulians, además de ser una de las voces del coro de la localidad de Legazpi. Su estilo natural oscila entre el Gospel y el Blues, registros en los que se encuentra más cómoda.

Latido se formó en 2016 y un año después se integró la vocalista. El propósito inicial de sólo pasar el rato fue derivando en algo más serio. Según Txusi, “lo que pretendíamos era ver lo que salía mezclando todos nuestras influencias y el resultado nos gustó. Comenzamos a ensayar y componer con la única pretensión de ir a los ensayos y nada más. Es ahora cuando nos empezamos a plantear salir a tocar, ya que al final es lo más gratificante de tocar un instrumento. Ni nosotros ni quienes nos han visto somos o son capaces de definir lo que hacemos y eso nos gusta. Al final es el resultado de una mezcla de varios estilos”.

De momento, Latido cuenta con un único tema grabado. Éste forma parte del disco ‘Subeltza’, que se lanzó entre varios de los grupos que ocuparon los locales del Ayuntamiento de Legazpi. Su objetivo es meterse dentro de poco en el estudio y grabar un primer CD, mientras tratan de engordar su agenda de actuaciones.

Leo Cebrián Sanz