Si hay un protagonista de la música dura en España que se distingue por su libertad de criterio y personalidad a la hora de aplicarla, ese es Leo Jiménez. Desde su consagración como cantante de Saratoga, su carrera en solitario y como parte de Stravaganzza está llena de pequeños hitos que le acreditan como una de las personalidades más arrolladoras de nuestra escena.

Con frecuencia su carácter y actitud ha derivado en polémicas, envidias y comentarios críticos de “odiadores” oficiales, a los que Leo acaba de ofrecer un nuevo motivo de posible controversia. Esta vez se trata de su sorprendente aparición en un vídeo de Tote King, uno de los raperos más importantes del país, que le incluye en el clip de su tema “Nada es seguro/sube, sube, sube”, correspondiente a su último disco, titulado “Lebron”.

La intervención de Leo se produce en la segunda mitad de esta doble canción con dos partes bien diferenciadas, que a partir del minuto 1:44 cambia el tono y se convierte en otro tipo de composición. El vocalista aparece en varias de las imágenes que integran el clip, en combinación con otras en las que figuran un boxeador y una bailarina. Lo hace tocando la guitarra y agitando la melena, mientras mira a la cara con agresividad y la habitual intensidad de la que Leo hace gala en directo. En la pieza de “Nada es seguro” hay otro cameo, esta vez de Waor, uno de los componentes del dúo de Trap Natos & Waor.

Ya lo dice el propio Tote King en la letra de la canción: “Me ha criado en los 80 escuchando Heavy”. El rapero sevillano siempre se ha declarado fan de la música Rock en su vertiente más Heavy. Esta invitación a Leo a participar en su vídeo hay que interpretarla como parte de ese tributo personal que ya escuchamos en temas de antaño como “Mentiras”, con cita a Ronnie James Dio incluida y una potente base de guitarra.

Leo Cebrián Sanz