El pasado sábado asistimos en la localidad madrileña de Alcorcón al concierto compartido de tres bandas: dos madrileñas -Phorceps y Santos- y una alicantina -Leviatán-. Sobre el escenario de la sala de conciertos del complejo Excálibur Sur se dieron cita músicos de varias generaciones, ya que Leviatán es un clásico del Heavy alicantino de los años 80. En la actual década el quinteto está desarrollando una segunda etapa artística que va camino de ser tan intensa como la primera. El batería Kike Larios y los hermanos Patxi (bajo) y Txus Alaminos (guitarra) respondieron a nuestras preguntas en el estudio desde el que emite por Internet la emisora Excálibur Sur Radio.

Durante el encuentro se abordó la actualidad del grupo, que pasa por la presentación y estreno de su tercer disco: «Katharsis». Leviatán, que actuó en segundo lugar entre las dos formaciones locales, tuvo el detalle de quedarse hasta el final mismo de la noche, en un gesto de apoyo a los compañeros que no nos pasó desapercibidos y queremos resaltar en este artículo.

Algunas de las cuestiones que surgieron en la entrevista recordaron su peripecia durante la década dorada para la música que practican. Más tarde llegaron los años de inactividad y su vibrante y actual momento de forma, al que no por supuesto no es ajena la participación de su cantante Markos Pastor. Él es la sangre joven de una cuadrilla que completa el veteranísimo y prestigioso guitarrista Emilio Modino -colaborador habitual de Salvador Domínguez, entre otros galones artísticos-. La importancia que otorgan a las letras, la situación del Rock y el Heavy en su ciudad y provincia y la relación entre músicos, público y salas fueron otros tantos temas de comentario. También hubo tiempo para resaltar su amor por los directos y el contacto con la audiencia, sus ganas de presentar las canciones en vivo y la buen armonía que se respira en el seno de la banda.

Leo Cebrián Sanz