Madrid– Caja Mágica– 22.06.2019

Temía que el acontecimiento se fuese de madre y se convirtiese en el típico macro concierto incómodo de mucho ruido y pocas nueces. Nada más lejos de la realidad. El recinto fue lo suficientemente amplio para ofrecer una buena visión y calidad de sonido a casi todo el que se lo propuso.

Antes de la irrupción de Kutxi Romero y sus compadres calentaron el ambiente sus paisanos navarros de El Desván, un grupo afín al sonido de Marea que demostró estar bien compenetrado y dispuesto a aprovechar la ocasión.

Gabri Gainza, su vocalista, se empeñó en implicar a un público masivo, que respondió mejor que en otras ocasiones en la que los artistas invitados suelen generar indiferencia. Se propuso generar un ambiente festivo de macrocantina interpretando temas de su último álbum, “La Taberna del Infierno”. Incluso algunos miembros tocaron algunos pasajes del final del concierto revolviéndose en el suelo para dejar con buen sabor de boca a los congregados en La Caja Mágica.

Los presentes agradecimos la rapidez en el relevo de un escenario, que ha sido aprovechado una semana después para la celebración del metalero festival Download. Marea inició su concierto pasadas las 10 de la noche interpretando “En las encías”, tema incluido en su último álbum y en cuyo videoclip participa el ex boxeador Poli Díaz, que no faltó a la cita e, incluso, tuvo la ocasión de ser ovacionado por el público en la recta final del concierto.

Durante las dos horas y media del recital el combo se mostró implacable, generoso y dinámico, sonando como un cañón, hambriento del público madrileño y satisfaciendo todas las expectativas generadas por una banda que no fuerza los tiempos. Con Extremoduro en barbecho, Rosendo retirado y Barricada disueltos, Marea encabeza el ranking del Rock Urbano/Poético con brillantez.

Kutxi hizo gala de su buena condición de frontman, amén de responder bastante bien con su voz, a pesar de la constante inyección de cigarrillos suministrada por un miembro de su equipo técnico. Eduardo Beaumont “Piñas” derrochó energía a raudales, también cuando permitió el descanso del vocalista principal cantando “Pecadores” y “Trasegando”, y David Díaz “Kolibrí” volvió a deleitarnos con su sabiduría en el manejo de la guitarra eléctrica.

Redondearon el show la base rítmica del percusionista Alen Ayerdi y los riffs contundentes de César Ramayo, en un concierto que sirvió una vez más para reivindicar el papel de los artistas que componen temas originales y denostar a las bandas tributo. “No somos la marca blanca, somos los Danone”, imploró Kutxi, que tampoco tuvo reparo en cantar durante el concierto “Preparado para el rock and roll”, de los gallegos “Los Suaves” o en parodiar a Evaristo Páramos o incluso al desparecido Freddy Mercury.

En su defensa del panorama rockero, no faltaron como invitados eternas promesas del movimiento que compartieron escenario a lo largo del show. Tal es el caso de Juanito Lorente (Bocanada), Luter (que será el telonero del concierto anunciado para el próximo 21 de diciembre en el Wizink Center), el propio Gabri Gainza (El Desván) o Nava (Cableados), amén de la participación estelar del cántabro Rulo (Rulo y la Contrabanda).

De “El Azogue”, el disco que estaban presentando, fueron muy bien recibidas las canciones “La noche del Viernes Santo” o “Pájaros Viejos”, dedicada a la memoria del fallecido padre de “Kolibrí”, aunque no faltaron grandes hits que estremecieron al respetable: “Manuela canta saetas”, “Corazón de mimbre”, “Bienvenido al secadero” o “El perro verde”, ésta incluida en la segunda tanda de bises con las que los navarros saciaron el apetito de sus fieles.

Texto: Javier del Valle

Fotos: portada de Daniel Fernández Pérez (proporcionada por El Dromedario Records) y Javier del Valle.