Si ayer escribíamos sobre Stop, Stop, hoy toca hacerlo sobre la banda que abrió su concierto en la madrileña sala LaMala. Se trata de Monterrey, uno más de los nombres vinculados a la carrera de uno de los hermanos Arias, concretamente Manolo. Su nombre no es el único clásico del Rock español presente en el actual quinteto, ya que de hecho el grupo nace en 2008 por iniciativa del guitarrista José de Benito, ex-Sobredosis. Los dos veteranos de las seis cuerdas fueron quienes enfocaron la dirección artística del proyecto, al que pronto unieron al cantante Julio Dávila.

Más tarde llegaron el batería Nacho Arriaga y el teclista Pável Mora -eventualmente fuera de la titularidad por razones laborales-, quedando cerrada la formación con el concurso de Julio Gutiérrez “Guty”. Arias, “Guty” y Pável participan también en los coros. Por la historia del grupo ya habían pasado por entonces el bajista David Noisel y el batería José Martos.

El Rock de los años 70 se une al Hard Rock clásico y al Rock sureño en este combo de probada solvencia técnica, que hasta 2015 no definió de una manera definitiva su apuesta artística y estética. Hacia el mes de octubre del siguiente año se puso a la venta su primer disco homónimo, un EP de cinco canciones. Con él se certificó su adscripción al castellano como lengua para las letras, en detrimento del inglés original.

Su primera versión como banda debutó en directo en septiembre de 2011, habiendo estado presentes en el Festival Cultura Inquieta en Getafe (Madrid) y las fiestas de San Cayetano de la capital, en ambos casos en 2016. El II DC Rock también contó con ellos y pronto les volveremos a ver como parte del homenaje a los 40 años de Rock de Manzano.

Leo Cebrián Sanz