Después de años de espera, por fin llegó a las pantallas la muy ansiada película biográfica de Mötley Crüe, “The dirt”. Curioso: ha tenido que ser en las domésticas, en las televisiones, gracias a Netflix. Son otros tiempos y mucho se ha hablado ya de este tema por culpa de la “Roma” mexicana.

Al que firma, fanático ‘número 1’ de los Crüe desde que en su adolescencia bailaba “Live wire” en la pista de la discoteca madrileña Studio-Rock (la auténtica, la de Argüelles), le ha encantado la cinta.

Sin ser un crítico de cine, creo haber visto suficientes películas acerca de músicos y bandas para afirmar que “The dirt” es un producto más que digno, con trazas de obra seria y no de filme que junta varias anécdotas locas de unos tarados que practican Rock and Roll para que los jovenzuelos pasen un buen rato comiendo palomitas. Entretenida, amena, graciosa, pero también profunda y dramática, la peli de los Crüe es fiel (más que menos) a lo que se cuenta en el libro autobiográfico en que se basa y sabe combinar perfectamente esas subidas y bajadas, momentos divertidísimos contra hechos muy tristes, que toda producción de Hollywood que se precie tan bien sabe mostrar e imbricar en el metraje. Uno de nuestros mayores temores previos era la selección de los actores y su desempeño; pues tranquilos todos: los papeles están interpretados de manera notable y sobresaliente, según gustos.

En definitiva, es buen cine con una historia apasionante que cuesta comprimir en casi dos horas y a la que, por supuesto para el fiel seguidor y conocedor, le han faltado minutos para reflejar mucho más de la vida de esta maravillosa y loca banda: Desde la conocida relación de Tommy y Pamela Anderson a la fugaz de Sixx con la ex de Bruce Dickinson y, claro está, mil y una anécdotas que sólo tienen que ver con lo puramente musical y que al gran público quizá se la traería al pairo.

Todavía no me creo que haya una película sobre un grupo que amé desde sus comienzos y al que, en España, nadie conocía fuera del entorno Heavy de los ochenta hasta que Lee se casó con la actriz Heather Locklear y posteriormente con Pamela Anderson. Espero que tenga mucho éxito y, sobre todo, que llegue y guste al público en general, a ese al que, si acaso, sólo le suena el baterista por sus apariciones en la prensa rosa. Mañana empezaré a sacar del cajón las viejas camisetas de Mötley Crüe antes de que los advenedizos comiencen a comprarlas en tiendas de moda, que no sólo de Mercury y Queen vive el hombre…

Jon Marin

(Publicado en abril de 2019)