Hace apenas unas horas -escribimos en plena madrugada del sábado- que se ha hecho público el fallecimiento de uno más de los músicos que fueron protagonistas del Heavy Rock de los años ochenta en España. Esta vez se trata de José Antonio del Nogal, más conocido como “Ramakhan”, que fuera batería de los madrileños Tritón entre 1982 y 1984, y que sin embargo no llegó a participar en el único y homónimo disco de la banda en 1985.

“Ramakhan” ha pasado a nuestra pequeña historia como el batería de Barón Rojo en los años 1991 y 1992, aunque el especialista en historia del audiovisual metalero español Pedro Ocete ubica ya su presencia en un cartel compartido por Barón y Obús en Tarragona en pleno 1990. Con la formación de los hermanos De Castro grabó baterías e hizo coros en el álbum “Desafío”, editado en aquel 92 de tan complicada transición para el Metal español. José Antonio procedía de la formación madrileña Cobra, con la que en 1989 había grabado una demo con los temas “La luz del talismán” y “El águila”.

Hacia las once de la noche del viernes, el Facebook oficial de Barón Rojo mostraba las condolencias de su antiguos compañeros. Lo hacía del siguiente modo:

“Acabamos de recibir una muy mala noticia. El que fuera batería de Barón Rojo durante los años 1991/92, José Antonio Nogal “Ramakhan”, ha fallecido. Todos los que tenemos alguna relación con Barón Rojo deseamos mucho ánimo a su familia y amigos; en especial Armando y Carlos de Castro, que compartieron muchos buenos momentos con tan excelente persona y músico.

Un abrazo”.

Asimismo, el también batería y ex-Barón Rojo José Martos afirmaba en su FB personal:

“Triste noticia, me acaban de confirmar el fallecimiento del que fuera baterista y buen amigo primero en Tritón y luego en Barón Rojo grabando el álbum “Desafío”: José Antonio Nogal “Ramakan”. No tengo palabras para expresar ésta gran pérdida. Adiós a un gran baterista y buen amigo. Hasta siempre 😪”.

“Ramakhan”, segundo por la izquierda

Descanse en paz uno de nuestros héroes, esos cuyos ojos “te miran desde la pared”, como en aquel verso de “Siempre estás allí” -el clásico de los “Barones”-, que hoy hacemos más propio que nunca.

Leo Cebrián Sanz