Juan Leal, miembro histórico de la banda madrileña Pánzer, falleció ayer viernes tras una enfermedad de la que apenas si tuvimos noticia a comienzos del pasado verano por un comentario en Facebook de Miguel Ángel López Escámez “Cachorro”, su compañero de los últimos tiempos en la tercera gran formación del Heavy Metal en España.

Leal participó en los dos primeros álbumes de Pánzer: “Al Pie del Cañón” (1982) y “Sálvese Quien Pueda” (1983). Abandonó la formación antes de la grabación de “Toca Madera”, pero sí estuvo presente en el regreso de la banda entre los años 2006 y 2014 -concretamente su incorporación se produjo en 2010-. Con anterioridad a su consagración con Pánzer estuvo en otras dos bandas: Costura Fuerte y Paracelso.

A raíz del fallecimiento del músico, algunos de sus compañeros han mostrado sus condolencias y expresado su agradecimiento por el legado recibido. El propio “Cachorro” ha publicado el siguiente recuerdo: “Día triste por la pérdida de un auténtico gigante de la música, mi amigo, mentor, etc, etc. Qué gusto haber coincidido contigo en este mundo y gracias por todo lo vivido juntos… Poco más… Demasiado jodido para escribir… Siempre estarás presente en mi vida, hermano….”.

Rafael Ramos, batería del grupo en aquellos años 80 de gloria para Pánzer, ha querido compartir su consternación: “Joder. Se ha ido una de las mejores personas y gran músico. Gracias por todo lo vivido contigo, grande amigo. Nos veremos algún día y volveremos a dar un gran concierto. Donde estés, gracias por haberte conocido”.

El vocalista de Pánzer, Carlos Pina, ha publicado varias fotos de Juan Leal en su Facebook personal, cuya imagen de portada es ahora la que adjuntamos junto a estas líneas.

Aún se desconocen más detalles del deceso, aunque algunos testimonios apuntan a que la causa ha sido un aneurisma pulmonar detectado el pasado mes de junio. A buen seguro la muerte de Juan Leal generará una enorme corriente de cariño y reconocimiento hacia uno de los “héroes” de los tiempos dorados de los sonidos duros en castellano.

Leo Cebrián Sanz