Desde que el guitarrista K.K. Downing se marchó de Judas Priest no nos ha regalado nueva música pero gracias a la edición de su biografía “Heavy duty: Days and nights in Judas Priest” no para de hablar en los medios y está sacando todo tipo de trapos -sucios y limpios- de la historia de la clásica banda.

En una de ellas, en julio pasado, comentó sobre la imagen de Judas P.: “No recuerdo exactamente cuándo se me pasó por la cabeza la idea, pero recuerdo haber pensado en más de una ocasión: ‘¿Sabes?, realmente no estoy muy convencido de nuestra imagen’. Pensándolo bien, creo que Judas Priest tenía un poco de una crisis de identidad desde el principio. Siempre hubo algo de cuestionamiento sobre el aspecto y la imagen de la banda.”

En otra muy reciente asume como suya la exitosa y famosa imagen de J. Priest. Acaba de decir Downing:

“Una imagen vale más que mil palabras. Sólo había que mirarnos. Tenía la idea en mi cabeza desde hacía mucho tiempo. Al llegar a Judas Priest sabía que estaba en una banda con un buen nombre, sabía que estaba en un gran grupo… pero algo faltaba. Entonces llegó la imagen de cuero y tachuelas, y todo comenzó, fue lo que nos faltaba para completar todo. Sacamos la portada del disco con la hoja de afeitar… y nació el Heavy Metal, amigo. Alrededor de 1976 es cuando me vino la idea de la imagen de cuero y tachas, la banda lo aceptó y todo fue rodado.”

(Al amigo K.K. se le va un poco la cabeza con las fechas, ya que él habla de 1976 y lo mezcla con el disco “British Steel”, el de la cuchilla en portada, que no salió hasta 1980).

El guitarrista insiste: “A algunos miembros de la banda les gusta pensar que todo fue idea de ellos. Pero no. Pensé que lo primero era convencer a Rob Halford. Me lo llevé a una tienda de artículos de cuero de Londres y allí atendían un par de tíos gays, así que él estaba en su ambiente (risas). Los gays ya estaban usando cosas de cuero en aquella época, así que fue fácil convencer a Rob, pero había que avanzar, no era sólo eso, había que mezclar el cuero con las tachas y darle un toque de Metal. Rob se emocionaba diseñando sus prendas, escogiendo las gorras… Creo que le abrió muchas puertas para más tarde dar explicaciones.”

Judas Priest en 1976