El pasado miércoles 23 de enero se presentó en Madrid el nuevo disco de un nuevo grupo… Todo muy “neo”, aunque las siglas que lo definan sean las de Near-Earth Object. N.E.O. podría haberse llamado Eco, como la anterior banda de su promotor -el guitarrista Alberto Cereijo-, pero el nombre ya estaba registrado por uno de sus antiguos componentes y además el ex-miembro de Los Suaves quería inaugurar una etapa en toda regla, con sonido renovado y, por supuesto, una nueva formación.

El cuarteto de Cereijo lo es también de su colega Tino Mojón, batería en los mentados Suaves, que comparten su veteranía con dos músicos menos conocidos: el bajista Diego P. Castro -autor además de las letras- y el cantante Pedro Regueira, un talento procedente de la escuela de música en la que Alberto imparte sus clases de seis cuerdas. Juntos han recuperado un repertorio que en algunos casos data de hace siete años, y que ha sido trabajado entre los periodos más activos de Los Suaves.

N.E.O. tiene, desde luego, los mejores riffs posibles de ese increíble guitarrista que es Alberto Cereijo. Esta vez el músico aplica su talento sobre diez canciones originales y una versión, pero su característico sonido riega constantemente este jardín de buenas canciones de Hard-Rock progresivo que es “Objeto Cercano a la Tierra”, nombre oficial del disco. La melodía manda también, pero lo hace sin bajar la guardia y entregarse a los coros y una comercialidad fácil, que ni siquiera se atisba en el medio tiempo “A cada paso”.

Los temas que más se están promocionando son el videosingle “Inmortal” y los audiovisuales con letra de “Despertar” y “Sólo algunas veces”. Se trata a veces de composiciones largas, llenas de un evidente arropamiento instrumental y profusos arreglos, que apuntan a una innovadora línea de trabajo en la trayectoria de Cereijo.

El álbum ha sido grabado en los Estudios Cube, de Madrid, donde el ingeniero Alberto Seara ha vuelto a dejar su ya proverbial impronta de calidad. Él también se ha encargado de las mezclas junto a Alberto, mientras que la masterización han preferido efectuarla en los californianos DNA Mastering, bajo la responsabilidad de Dave Donnelly.

La gama de colores con la que trabaja N.E.O. llevó a alguno de los presentes a una aventurada comparación con sonidos propios de todos unos Dream Theater, pero lo cierto es que sus canciones muestran una poderosa veta de creatividad con absoluta capacidad para operar en cualquier terreno de riqueza compositiva. Pueden sonar muy americanos -casi Journey-, como en el caso de “Sólo algunas veces”, casi Power Metal en otras ocasiones o mejorar uno de los clásicos himnos de los Genesis de su última etapa: ‘Land of confusion’, a la que dotan del músculo que faltaba en el original. La grabaron en castellano -y de hecho la interpretarán en nuestro idioma en los conciertos-, pero la editorial de los británicos no se presta a este tipo de adaptaciones en según qué canciones del grupo de Peter Gabriel, por lo que finalmente ha sido registrada en inglés.

Y aunque parecía que nadie se atrevería a “ponerle el cascabel al gato”, nuestro compañero Fran Llorente preguntó muy elegantemente por la polémica surgida en las últimas semanas sobre el supuesto abandono al que los antiguos integrantes de Los Suaves habían sometido a Yosi. Justo ese día era el cumpleaños número 71 del genio gallego, por lo que lo primero que hizo Cereijo fue aprovechar para felicitarle por su aniversario. A continuación tanto él como Tino dejaron claro que nada de lo publicado o difundido era cierto, puntualizando que habían intentado contactar con el periodista responsable de la información, sin haber recibido respuesta positiva por parte del autor de la noticia.

Hubo mucho cariño hacia el poeta orensano en las palabras de Alberto y Tino, que detallaron lo ocurrido desde aquella desgraciada caída del escenario de Yosi, que puso un abrupto punto y final a la gira de despedida de Los Suaves. Hicieron bien en no eludir la cuestión, ya que algunos medios especializados han jugado la carta del sensacionalismo en sus titulares y enfoques del asunto.

Leo Cebrián Sanz