Sigue latiendo el Rock and Roll por las calles de Madrid. Y que dure… De ello se encargan grupos como No Procede, en este caso desde el barrio de Aluche. Javier Beltrán (voz y guitarra), Kike Del C. Sanz (guitarra), Fran Porras (bajo) y Carlos Sánchez (batería) forman parte de la nueva ola del Rock Urbano en castellano, mucho más rápida, melódica y -si se me permite…- precisa que la de antaño.

Hace unos días han presentado su videosingle “Fracasar mejor”, cuyo título nos recuerda ese otro de un libro escrito por el Indio, el capo de la sala Gruta 77: “Elegí fracasar”. Tal y como comienzan a hacer muchas bandas, este mismo mes tendremos otro adelanto, en marzo el tercero y ya en abril el producto completo.

Han pasado casi tres años desde la edición de su anterior disco, “Grisú”, del que aún recordamos sus clips “Baldosas”, “Echarte de más” y “Fuera de combate”.  Ya antes les habíamos podido escuchar en “No Quedan Valientes” (2013), su debut en largo. Con este bagaje se han hecho un hueco en la lista de quienes trabajan de manera más fiable y eficaz por la necesaria renovación del género. Hacía falta sangre nueva para un corazón ya cansado de los mismos latidos, y este cuarteto ejerce de saludable válvula cardíaca.

La energía corre por las cuerdas y gargantas de Noprocede, en una tesitura propia de dos formaciones con las que empatizan de manera pública: Desakato y Mala Reputación. Sus letras parecen de cantautor cuando adquieren tintes más poéticos y de hecho son perfectamente asimilables al formato acústico, pero ante todo se trata de una banda que es pura energía y contagio, como han demostraron en festivales como el Juergas Rock o el Shikillo.

Leo Cebrián Sanz