Son tan escasas, dispares y habitualmente desafortunadas las veces que el cine español se acerca al mundo del Rock, que toda película de este tipo que se estrene merece por lo menos una reseña informativa.

“Oh! Mamy Blue” llegó a la gran pantalla el pasado viernes 29 de junio y está recibiendo unas críticas muy desfavorables, lo que no quita para que antes o después vayamos a verla… si es que nos da tiempo a hacerlo. En Madrid ha sido programada en apenas un par de salas, y eso teniendo en cuenta que se trata de una de la semanas más flojas del año en cuanto a recaudación. La coincidencia con el inicio de las vacaciones condicionará la taquilla de este largometraje dirigido por Antonio Hens e interpretado por Carmen Maura, Ramón Barea y María Pujalte. En cualquier caso, nos ha hecho ilusión ver que para el reparto se ha recuperado a Phil Trim, cantante de Pop Tops, el grupo que popularizó la canción que da título al film, al que nos imaginamos en un cameo a modo de homenaje.

“La edad es sólo un número” es el gancho publicitario de este film que tiene por argumento la siguiente historia:

“Hace años, Laura vivió una época de gloria convertida en una cantante legendaria de Rock español. Sin embargo, Laura terminó por arruinar su carrera y hoy en día vive retirada en una casa de ancianos. Allí, Laura intenta animar a sus compañeros y crear una banda de Folk, muy a pesar de los reparos que Marta, la directora del centro, tiene al respecto. Pero un día, la vida de Laura volverá a dar un gran vuelco. Jaime, un nieto que ella desconocía tener, decide visitar a su abuela y pedirle que le enseñe a ser un gran músico de Rock. Laura decide ayudar a Jaime y escribir una canción para que su nieto pueda presentarse a un concurso de Rock. Sin embargo, para poder participar necesitan un requisito indispensable: formar una banda”.

Esta comedia tiene una duración de 95 minutos y no está recomendada para menores de 16 años. Su director, Antonio Hens, es un realizador cordobés que ha firmado dos cortometrajes -en 1999 y 2000- y al que avalan otros dos títulos largos previos: “Clandestinos” (2007) y “La Partida” (2013), de un tono y temática completamente distintos.

Leo Cebrián Sanz