Seguimos con la serie de breves entrevistas a personajes de la historia de nuestra música, que hace tiempo formaron parte activa de la historia del Rock Duro y el Heavy-Metal en España. Tras localizar a Yoly, antigua vocalista de la banda granadina Caín, esta vez vuelve a ser una mujer la protagonista de nuestro particular homenaje a su aportación pionera.

Para quienes no ubiquen a la banda en la que cantó Angeles Lago, cabe recordar que Crazy Cabuxa fue una excelente formación gallega de Hard-Rock que publicó dos discos a comienzos de los años 90. “Río Negro” fue publicado por el sello local Edigal en 1993, mientras que “Padre” salió al mercado dos años después bajo la marca de Clave Records, también desde la propia Galicia. En un futuro elaboraremos esa gran biografía autorizada que se merece la banda, y que hasta el momento se ha visto reducida a algunas escasas semblanzas en Internet, por lo general breves e incluso con errores de bulto.

El debut de Crazy Cabuxa fue un álbum de inspiradísimo Hard melódico, compuesto por ocho temas. Uno de ellos fue este “New York” que incluimos como ejemplo sintomático de su buen hacer con los estribillos y el juego de las guitarras. Ángeles poseía una voz rotunda que algunos compararon con la de su coetánea internacional Alannah Miles, con la que incluso guardaba un cierto parecido físico. Lago consiguió dos galardones de la prensa especializada como la mejor cantante rockera de aquellos primeros años de la década, en los que reinó como una de las voces que apostaban por la renovación en la escena femenina del Rock.

La intérprete nos contó así su experiencia posterior a Crazy Cabuxa: “aunque yo estaba en el grupo, también doblaba canciones de series y dibujos animados. Después estuve en el Coro da Ra, que formó uno de mis profesores, y en un quinteto vocal a capella que uno de ellos dio la idea de hacer y con el que trabajamos mucho por el País Vasco, Navarra, Asturias y Portugal. También trabajé en un programa de televisión para niños que se llamaba “Xabarín Club” y en otro de entrevistas -“Máxima Audiencia”, también de la televisión gallega-, en el que había una banda en directo con integrantes de La Marabunta. Por ejemplo, Pablo Novoa, que ahora está con Buenafuente”.

Ángeles se planteó entonces la encrucijada de si continuar o no en la música y cómo encauzar su nueva situación, ya sin sus compañeros: “Si no me llaman, yo me quedo aquí y no hago nada, así que me fui quedando en el olvido. Pero llega un momento en que hay que ganarse la vida y Luis (su marido y guitarrista en Crazy Cabuxa) me propuso que mandara curriculums a las orquestas de “pachanga”, como las llamamos aquí. Y nada, me costó mucho, porque hasta me eché a llorar, porque era un mundo que no me gustaba nada, pero nada de nada”.

Tras este cambio total de mentalidad, Ángeles Lago recuperó el ánimo y la primera experiencia resultó positiva: “Al final conseguí entrar en una orquesta de Orense y vi que la cosa no era tan terrible. Tenía unos compañeros guays y me lo pasé bien. Lo que pasa es que sólo duró un verano”. En este vaivén también hubo lugar para las decepciones: “después pasé a cantar con un señor que lo pasé mal. Al principio bien, pero luego me hicieron unas grandes putadas que en mi vida profesional nunca había vivido eso”.

“Ahora”, continúa la cantante, “estoy en una orquesta que, bueno, tienes que cantar esa música que en principio a mí no me gustaba. Pero vaya, hay algunas cancioncillas que las canto a gusto. Y después también tengo la libertad de que en la parte del Rock podemos elegir lo que queremos cantar y entonces ahí ya compenso lo que no me gusta y lo que tengo que sufrir en otras canciones. Ahí es donde ya echo para afuera todo”, ríe Ángeles.

La vocalista de Vigo continúa en activo como profesional en el mundo del espectáculo, aunque ya no como parte de un grupo de Rock. Su privilegiada voz la permite interpretar repertorios de música popular de todo tipo, desde copla a salsa e incluso flamenco o música hindú. Ángeles sigue siendo rockera sobre un escenario cuando las circunstancias se lo permiten, pero cuando no es así sabe solventar perfectamente cualquier demanda del público.

Lago tiene un natural y encantador acento gallego, totalmente imperceptible desde el micrófono, frente al que adopta la tesitura adecuada a cada tipo de canción que ha de interpretar. Unas veces en castellano y otras en inglés o gallego, la ex-cantante de Crazy Cabuxa ofrece un espectáculo interpretativo deudor de su experiencia rockera, de la que ha heredado la pasión a la hora de cantar.

Ángeles baila y se mueve con la soltura propia y el desenvolvimiento que le dan sus treinta años de experiencia sobre las tablas. Su última vinculación al Rock fue como voz invitada en el tema “El bosque viejo”, que Saurom Lamderth editó en 2002 como parte de su disco “Sombras del Este”. Dicho lo cual, ¿a qué esperan los grupos rockeros gallegos para recuperar a Ángeles para la causa de las guitarras eléctricas y las bases rítmicas con poderío?

En LosMejoresRock.com hemos querido rendir nuestro particular homenaje a una figura que siempre nos cautivó, pero de la que en los últimos años nadie sabía prácticamente nada fuera de su tierra natal. La intriga de qué había sido de esta bella “fiera” del Hard Rock nacional ya ha sido resuelta. ¿Cuál será nuestro próximo o próxima protagonista? No cambien de canal y pronto lo sabrán…

Leo Cebrián Sanz