Rob Halford, cantante de Judas Priest, ha hablado sin tapujos en una entrevista reciente de su condición de homosexual.

Fue en 1998 cuando reconoció públicamente que era gay, diciendo: “Creo que la mayoría de la gente sabe que he sido gay toda mi vida, pero sólo en los últimos tiempos me he sentido cómodo abordando el tema. Siempre ha sido un tema con el que he tenido que ‘cargar’.”

Ahora, el músico más famoso del Heavy Metal abiertamente declarado homosexual ha comentado:

“Cuando eres músico, lo primero que piensas es cuál será la reacción de tus seguidores ante cualquier cosa que hagas, porque tu música juega un papel importante en sus vidas y en su manera de actuar. Sin embargo, cuando reconocí (públicamente) que era un hombre gay, no pensé en las consecuencias. Y sucedió lo inesperado: Recibí bellos mensajes de los seguidores felicitándome por dar el paso, por proclamar bien alto mi sexualidad y de manera orgullosa. Muchos me decían que esto les había ayudado en su vida. Así que, como un tío gay dentro del Metal, pensé que había que reforzar y defender mi declaración.”

“Siempre hay tiempos difíciles para nosotros. En el terreno de la sexualidad siempre hay que estar dispuesto a hablar. Cuando el terrible azote del sida llegó, la comunidad gay no tenía mucha fuerza, se callaba, y recuerdo un lema de una organización homosexual de Londres: ‘El silencio es igual a la muerte’. Esa simple declaración fue muy poderosa.”

“Para mí, como gay que soy, la batalla continúa. No seré feliz hasta que no vea una total igualdad en todos los ámbitos. Eso es vital. No entiendo por qué tiene que haber unas reglas para unos, y otras para otros.”

  • El año pasado también Rob Halford habló sobre el tema y decía mostrarse desesperado por la discriminación que sufría la comunidad LGTB, a pesar de que ya hubiese una relativa aceptación de la homosexualidad y que el matrimonio entre personas del mismo sexo fuese legal en algunos países del mundo:

“Me siento tan frustrado… y me enfado, porque ya estamos en 2017. Cuando crecía, no es que me diese cuenta de mis preferencias, es que era lo que era, no es una elección, soy quien soy, lo que soy. Pero fue difícil crecer en esta sociedad que tenemos. Siempre pensé que de veinteañero, de treintañero… las cosas cambiarían, serían mejores. ¡Pero no! Todavía hay un largo camino que recorrer en Estados Unidos y en mi país (Reino Unido). Hay todavía lugares del mundo en los que la gente como yo se tira desde un edificio, se ahorca… sólo por lo que somos. Sigue habiendo muchas injusticias con los homosexuales, al igual que las hay con la gente de color, con algunas religiones que otros no aceptan, etc. Estamos en un mundo de locos. ¿No pensáis que a estas alturas ya tendríamos que haber resuelto las cosas, vivir y dejar vivir, amarnos los unos a los otros y simplemente aceptarnos como somos? Que la vida es corta…”