El pasado miércoles 14 de noviembre se celebró en la sede de la AIE (Sociedad de Artistas Intérpretes o Ejecutantes de España) la preescucha y presentación del nuevo capítulo discográfico de Saratoga, “Aeternus” (Maldito Records, 2018). Este nuevo trabajo supone el segundo larga duración con la formación actual: Niko Del Hierro al bajo, Jero Ramiro a la guitarra, Daniel Pérez a la batería y Tete Novoa a la voz, una formación que ha alcanzado la madurez en este álbum y que lo ha demostrado creando diez canciones de muy alta calidad. En ellas, el sonido clásico de Saratoga se mezcla con los más actuales. Todos los temas tienen una contundencia como pocas veces antes se había visto en la banda.

El disco, grabado y mezclado en los madrileños New Life Studios de la mano de Daniel Sabugal Melián, gira en torno al concepto de la eternidad, muy relacionado con la dilatada carrera del grupo, de más de 25 años. También está muy cercano a la gran experiencia de los miembros en el mundo de la música, que lejos de elaborar un álbum continuista se han apretado las tuercas y han logrado un larga duración que iguala e incluso supera la gran calidad de su predecesor: “Morir En El Bien, Vivir En El Mal”. Saratoga se acerca incluso al uso de nuevos recursos, pero sin perder a la vez el sonido clásico del grupo ni ese muy buen Heavy Metal que ha llevado a la veterana banda a la élite del Metal nacional.

El evento comenzó sobre las 18:30 con la proyección en el auditorio de la AIE (lugar en el que se desarrolló tanto la escucha del disco como la posterior rueda de prensa) del videoclip de “El olvidado de Dios”. En este primer single de su nuevo trabajo se puede apreciar a unos Saratoga muy cercanos a los sonidos más modernos, pero sin perder muchos de sus elementos más clásicos.

La susurrada oración del Padre Nuestro en latín por parte de Tete abre a una melodía pura de Saratoga, a la que sigue un derroche de potencia tanto en los riffs de Jero como en la base rítmica de Niko y Dani -su labor tras los parches en este álbum es intachable-. Por su parte, Tete demuestra un nivel vocal asombroso, mejor incluso del que gozaba en el álbum anterior, tal y como reconoció en la rueda de prensa. Esto permite que los potentes falsetes y su potencia vocal no pierdan nada de fuerza en todo el disco. Merecen también especial mención los pequeños detalles guturales que se pueden apreciar en este primer tema, una de las novedades que ha utilizado el cantante a lo largo de “Aeternus”.

Tras este primer videoclip entra la banda en la sala y toman asiento en la mesa, tras los micrófonos. Serán ellos los que presenten cada tema durante la escucha y ofrezcan detalles sobre los entresijos de cada uno. El primero en tomar la palabra es Dani, que agradece la presencia a los muchos medios que allí nos encontrábamos y comenta algunos detalles técnicos del álbum, como el lugar de grabación y otros sobre la impecable producción. “Estamos muy contentos”, manifestó.

A continuación es Tete el encargado de dar más detalles sobre “El olvidado de Dios”, manifestando lo difícil que fue elegir un single debido a la gran cantidad y calidad de todos los temas. Finalmente se decantaron por el corte que abre el disco, del que además explicaron su temática, muy alejada de cualquier tipo de anticlericalismo o rechazo a la religión: “El tema muestra las cosas de la vida en que confías y se acaban derrumbando”.

La siguiente canción en sonar es “Una vez fuimos héroes”, que en palabras del guitarrista Jero tiene mucha relación con su vida: “trata sobre cuatro chavales del Puente de Vallecas que querían tener una banda de Rock y su abrupto final por la heroína en los años 80”. Este “viaje al pasado” se traduce también a la música, con un riff muy cercano al sonido clásico de Saratoga, además de un estribillo arrasador y muy coreable, en el que destacan las voces dobladas de Tete y sus potentes coros. Se aprecian incluso pequeños toques de Power Metal, como en la línea de bajo dibujada por Niko en algunas partes del tema.

“Tres ahorcados” es el tercer corte del disco y uno de los más rompedores. Su división en dos partes plantea por un lado una canción de Heavy Metal clásico puro con un estribillo muy coreable y, por otro, un corte muy propio de los Saratoga de la época del “Agotarás”: altas velocidades, contundencia y gran fuerza vocal caracterizan la parte final. El tema gira en torno a una historia ficticia, pero guarda bastante relación con la realidad. Lo explica Jero: “trata sobre tres proscritos de la vida, que hacen fechorías y acaban ahorcados”. Los delitos de estos proscritos van desde el fraude fiscal hasta la violación y su fin es la pena capital, una justicia máxima que pone fin a unos problemas que desgraciadamente están a la orden del día.

La gira que la banda realizó por EE.UU. este año tuvo también su repercusión en “Aeternus”, con la composición por parte de Niko del cuarto tema: “Renegado”. La historia se inspira en un hombre de origen hispano, al que vio durante uno de los días del tour estadounidense. Su letra se remite a la “rebeldía” que actualmente supone ser hispano en los Estados Unidos del presidente Donald Trump y su posición contra la población hispana. Esta canción desplaza el “sonido Saratoga” para acercarse más al Metal moderno al estilo de bandas como Five Finger Death Punch. Su base rítmica contribuye a uno de los temas más potentes del álbum y en él vuelven a aparecer los guturales de Tete, que casan genial con un tema muy bestia, catalogado por el bajista como “una de las más borriquitas del disco”.

Este matiz reivindicativo continúa en “De tierra de nadie”, compuesta por Tete. Trata sobre la historia de una niña apátrida que nace en un barco y que hace de su patria todos aquellos países a los que viaja, un tema en plena sintonía con el drama de los refugiados en el Mediterráneo. Con respecto a este corte, Tete enunció que “quizás sea el tema más rápido del disco”… y no lo dijo por decir. “De tierra de nadie” es uno de los cortes más brutales y veloces de todo “Aeternus”, intercalándose constantemente melodía y caña hasta parar en seco.

Sin descanso entra “Si tú no estás”, un corte dedicado a la música, según explicó Niko. En él se recupera la esencia Saratoga en un corte en el que destaca un muy buen solo de Jero. El guitarrista fue el encargado de presentar “Acuérdate de mí”, la balada del disco, “dedicada” a la enfermedad de la ansiedad. En ella se aprecia a un Tete en estado de gracia, que demuestra así su polivalencia, tanto en los temas más potentes como en las baladas más dulces. El cantante realiza un excepcional trabajo vocal en este último disco, conseguido también con la ayuda de la producción en las voces de José Garrido.

“Culpo a Dios” recuerda en su inicio a su hit “Perro traidor” y se acerca al sonido clásico del combo madrileño. La recta final la inicia el noveno tema, “Cien mil veces no”, otro himno reivindicativo con regusto a Power Metal. Esto se confirma en el solo de Jero, que recuerda a los Helloween más primerizos y da paso al décimo y último tema, “Siempre hacia el sol”. Se trata de una canción de amor dedicada por Tete “a una persona muy especial”, que se mueve entre constantes contrastes. Pone punto y final a un disco impecable, que habrá que analizar más detenidamente y apreciar mucho mejor.

Tras la escucha se dio inicio a la rueda de prensa, en la que el primer dato de peso se dejó caer pronto, y es que durante la elaboración de “Aeternus” se elaboró un total de diecisiete canciones. De ellos aparecieron finalmente los diez que hay en el álbum, un disco compuesto a una gran velocidad. Se grabó entre mayo y julio, debido en parte a que cada integrante compuso una serie de temas que después fueron trabajados en conjunto. Esta rutina dio a la banda una dinámica de trabajo muy ágil, que les ha permitido grabar tan rápido un disco de estas características.

El lanzamiento del álbum en vinilo fue otro de los temas tratados durante la ronda de preguntas, sobre todo considerando el matiz coleccionista de este tipo de formato. Dani respondió que lo lanzaban también en vinilo porque Saratoga es un grupo que cuenta con muchos seguidores que tienen tendencia a comprar sus discos, por lo que la edición en vinilo no supone un “acto suicida” y está abierto a que lo compre bastante gente.

Precisamente hablando de seguidores de la banda, algunos podrán disfrutar de varias fechas a escala nacional en las próximas semanas. La banda realizará una firma de su último disco, junto con un showcase en el que podrán disfrutar en formato desenchufado de los cortes más destacados del álbum. Las fechas son las siguientes:

17 de noviembre: FNAC Murcia (19:00)

18 de noviembre: FNAC Valencia (18:00)

19 de noviembre: FNAC Parquesur (Madrid, sólo firma; 18:00)

20 de noviembre: FNAC Triangle (Barcelona, 18:30)

21 de noviembre: Media Markt Zaragoza (18:30)

28 de noviembre: FNAC Bilbao (19:00)

30 de noviembre: FNAC Sevilla (19:00)

5 de diciembre: FNAC Callao (Madrid, 19:00)

La banda ha fijado el continente americano como un objetivo muy claro durante toda esta nueva etapa de “Aeternus”, tras la exitosa gira de la que han disfrutado en este año al otro lado del charco, en tierras latinoamericanas. El propio álbum será distribuido tanto en México como en EE.UU., además de haber negociaciones para hacer lo propio en Colombia, país en el que Saratoga tiene la fecha internacional más inmediata el día 23 de noviembre como teloneros de Mägo de Oz en su tour de 30 aniversario. En cuanto a España, la primera presentación en directo de este último trabajo será el día 15 de diciembre en Yuncos (Toledo) en la sala The Bourbon Live Yuncos. Con respecto a festivales, la banda confirmó que estaban trabajando en fechas y ya había algunas cerradas, pero no dijeron más al respecto.

Este “Aeternus” apunta a ser uno de los mejores discos de toda la trayectoria del grupo. La unión del sonido clásico con las tendencias más actuales del Metal ha creado sin duda uno de los mejores lanzamientos de este 2018 con el telón prácticamente bajado. Sin duda, el título del álbum les hace justicia, aún hay Saratoga para mucho rato.

Texto: Miguel Ángel Dávila Prieto

Imágenes: Leo Cebrián Sanz y M.Á. Dávila Prieto (panorámica auditorio AIE).