Hace unos meses estuvimos en el local de ensayo de los madrileños Sex Museum en Tablada, 25 y nos comentaron que estaban preparando un documental sobre el grupo. De hecho, semanas después les dejamos allí mismo unas hojas de promoción de varios de sus discos de los años 90, por si algo semejante podía servirles para ilustrar mejor su recorrido vital. El motivo de nuestra visita fue comprarles en mano algunas botellas de la cerveza artesana a la que dieron su nombre para deleite de sus fans más fieles, por lo que pudimos charlar con la teclista-organista Marta Ruiz y Miguel y Fernando Pardo, respectivamente cantante y guitarrista y voz. Uno de los grupos más prestigiosos y respetados del Rock madrileño quería plasmar sus más de treinta años de carrera -comenzaron en 1985-, pero aún no había decidido cómo dar personalidad a su vasta trayectoria en imágenes.

Finalmente, Sex Museum ha optado por desmarcarse del documental biográfico tradicional y abre una fórmula muy interesante, cual es la difusión por entregas de los capítulos que constituyen su biografía. La fórmula elegida ha sido la creación de un canal específico en You Tube, al que han denominado ‘Thee Fabulous & Furry Sex Museum’.

Su primera entrega vio la luz el 24 de septiembre de 2017 y aquel primer episodio se llamó “Cargas y descargas”. Incluyó material de la gira del año 2014 y acompañó los vídeos rodados por la propia Marta y editados por ella misma con la canción ‘Holy shit’, del disco ‘Big City Lies’. Aquellos breves cinco minutos tuvieron su continuidad en la segunda parte: ‘Salzdweber power 2002’, esta vez con el relato visual de su gira ‘Transgrender’, que les llevó a varios países de Europa en el año referido en el título. José Mellado manejaba la cámara a modo de documentalista de todo lo que iba sucediendo.

El “serial” sumó un nuevo testimonio con el breve “Que mande el batería”, capturado en Segovia en 2016. Para la última postal histórica han elegido el tema ‘Black Heart’, del disco ‘Independence’, con el que ambientan un recorrido de Sex Museum por bares de la capital como el famoso “Palentino” o el desaparecido “Ramonas” en pleno 1989.

Leo Cebrián Sanz