La tarde del pasado jueves 4 de octubre tuvo lugar en el sala madrileña El Búho Real un concierto acústico del grupo malagueño Sonido Internacional, con el que presentaban su tercer disco: “El Amor Vencerá”, que consta de un repertorio de ocho temas. La formación que se presentó ante el público y los medios de la capital lo hizo en una adaptación reducida, ya que faltó su sección de vientos. La versión completa de la banda podrá ser disfrutada el próximo 1 de diciembre en la sala Juglar.

Sonido Internacional es un combo integrado por Manu Sonido (voz, guitarras española y acústica y compositor único de las canciones), Juan de Aranzadi (guitarra), Ariel Romero (bajo), Jato Gómez (batería) y Antonio Bertrán “El Curita” (saxos). En sus actuales directos el guitarrista es Carlos “Kargaíto”.

En el último paso del quinteto por el estudio se ocupó de la batería Cristian Chiloé, coproductor del disco junto a Manu Sonido. Pato Frank aportó sus coros y tocó el bajo, mientras que Martín Laudecina hizo lo propio con las guitarras eléctrica y acústica.  A ellos hay que añadir la voz femenina de La Justi a los coros y el saxo complementario de Juanma Romero Vilches.

La música de este colectivo responde a la intención de Manu Sonido por ofrecer algo nuevo en ese saturado panorama de la música latinoamericana con raíces. A tenor de lo visto en directo, lo ha conseguido. La fórmula lleva siendo elaborada desde su fundación en 2009 y las posteriores ediciones de un EP en 2011 (‘Evolution Sound’) y un CD en 2014 (“Sudamérica”).

Escuchando las caprichosas partituras de Sonido Internacional se me antojan nombres aleatorios como los de los mexicanos El Gran Silencio, los precursores creadores barceloneses de Dusminguet o incluso la ranchera divertida de Kojón Prieto y los Huajolotes desde la Pamplona más festiva.

La cumbia se aparea aquí con el Ska, el Reggae, el corrido mexicano y cualquier otra música rítmica que crezca al sur de Río Grande. De forma bien significativa, su último álbum incluye una versión de Los Tigres del Norte, “Contrabando y traición”, en la que colabora esa desconcertante cuadrilla que encarnan JJBolton y su Gospel Punk. Otras manos amigas han sido las de La Mari, de Chambao, y el saxofonista estrella en España, Jorge Pardo, que lucen espectaculares en “La maceta de tu amor”.

Llegados a este punto, no nos resistimos a reproducir este fragmento de una entrevista realizada a Residente, el carismático líder de Calle 13, que hablaba en unos términos muy claros sobre la riqueza artística y cultural de la música del continente hermano. Sus opiniones venían a propósito de una pregunta sobre música urbana y reguetón, cuya simpleza y vacuidad comparó con la herencia cultural del cono sur. Lo dijo en la previa de los Grammy latinos y dejó descolocada a su entrevistadora:

“La música latina es tan rica… Si tú vas a Brasil escuchas toda la ricura de su música. O si escuchas todo lo que pasa verdaderamente en Colombia… En Colombia tienen a Totó La Momposina, a Petrona, tienen a la gente de San Jacinto, tienen a tanta gente buena… Y lo que están haciendo es enseñarle al mundo el 3% de lo que somos. El mundo debería conocer lo que somos. Hay tanta música latinoamericana y querer copiar lo que hacen en Estados Unidos no está bueno, no está bueno, no”.

Moraleja local: hay más vida más allá de Macaco o Jarabe de Palo. Comiencen la investigación por Sonido Internacional…

Leo Cebrián Sanz