El cantante Tony Mills ha fallecido después de batallar con un cáncer de páncreas que fue descubierto hace unos meses, pero demasiado tarde. Tenía 57 años.

El cantante británico se dio a conocer en el grupo Shy en los años ochenta, desarrolló carrera como músico de sesión y colaborando con varios artistas y formaciones, también lanzó discos en solitario y quizá su etapa más conocida es la de frontman de la banda nórdica TNT, con la que grabó: “The new territory” (2007), “Atlantis” (2008) y “A farewell to arms” (2010).

La muerte de Mills la ha hecho pública su mujer Linda en redes sociales. Explica que en abril de este año le diagnosticaron un cáncer terminal de páncreas, a pesar de lo cual este verano había sido el más feliz de su vida. Añade la viuda: “Cada noche exclamaba: ‘¡Ha sido otro día fantástico!’ Y también: “La noche antes de morir susurró: ‘He tenido una buena vida, he tenido una buena vida’.”

 

El grupo TNT ha compartido la publicación de Linda en su muro y ha sumado unas líneas propias.

*

Tony Mills sufrió un ataque al corazón hace más de ocho años. Anunció su diagnóstico de cáncer en abril de 2019 a través de Facebook comentando que ya llevaba unos meses con mucho dolor interno en su zona digestiva. Tuvo que acudir a una clínica privada de Oslo (Noruega) para que le descubrieran un enorme tumor que en esos momentos ya era imposible de extirpar buscando una solución.