Han sido treinta años, pero qué importa si se cumplen los anhelos de ver editado un primer álbum con la misma ilusión que las bandas recién nacidas. El cuarteto, originario del barrio de La Fortuna, en Leganés, está actualmente integrado por la vocalista Pilar Muñana Zarza, el guitarrista y ocasional teclista Fernando Reguero López, el bajista Luis Martín Sen y el batería Manuel Torrecilla Jiménez.

A lo largo de su trayectoria el grupo ha actuado en salas de la capital como Caracol, Ritmo & Compás, Silikona o El Sol, además de haber pisado varias veces el siempre agradecido escenario del Teatro Egaleo, en su propia ciudad, al sur de la Comunidad de Madrid. También de Leganés son los CDs recopilatorios en los que participaron a finales de los años 90, cuando quedaron finalistas en tres de los cuatro certámenes locales a los que concurrieron. No fue el único concurso del que sacaron provecho, ya que en 1999 alcanzaron las semifinales del Trofeo Rock Villa de Madrid, dos años después de su competición en esta misma liza.

Repasando las carpetas de imágenes de su Facebook, uno se admira ante su trabajo de fondo y amor puro por la música. Han estado presentes en varios festivales y tocado e interpretado en todo tipo de locales, algunos de los cuales -ya desaparecidos- forman parte de la historia de la música en vivo de Madrid ciudad y sus satélites urbanos más musicales.

La música de Último Deseo es de un eclecticismo singular, por cuanto nunca deja de sonar melódica y rocanrolera. La coproducción del disco la han efectuado junto a Guillermo «Will» Maya, quien les ha ayudado a introducir con elegancia esos matices de Pop, Rock, Hard Rock y Classic Rock que enriquecen el estilo del cuarteto. En cuanto a las letras, esto es lo que nos dicen sobre ellas: «tras su apariencia desenfadada se esconde un potente y sólido trasfondo que se sumerge en el mundo de las emociones y las pasiones humanas, con un tinte onírico que sin llegar al surrealismo navega en las fronteras del subconsciente y de forma implícita dibuja con tenues líneas los más ocultos rincones de nuestras mentes».

Este mismo año Último Deseo se ha hecho merecedor de una ayuda explícita de la SGAE para la publicación de este disco. El álbum consta de diez temas y comienza con los sonidos de un motor de potente motocicleta para proclamar que «Es sólo un RockandRoll» (pero como decía el clásico, seguro que les gusta). Rock CD se encarga de su distribución.

Leo Cebrián Sanz