ESTIRPE

CIUDAD: Madrid
LUGAR: Ritmo & Compás
FECHA: 11 de Noviembre de 2005

Hay que reconocer que en la actualidad los cordobeses son una de la bandas más interesantes del panorama; además de contar con un gran y reciente disco bajo el brazo, pueden presumir de poseer un directo intenso, enérgico y atronador. Ahora pueden apuntarse otro tanto, el haber conquistado una plaza tan difícil como Madrid, además a lo grande, llenando Ritmo y Compás y marcándose una actuación de muchos quilates, irradiando calidad y metiéndose al público en el bolsillo.

La banda rayó a gran altura, cortes como «El color de mi voz», «Servidor», o «Más azul» terminaron por enganchar irremediablemente a un público que observaba la actuación con avidez e interés. Tras «Hazme perder», llegó otro de los momentos donde Estirpe se desenvuelve con admirable soltura, las canciones lentas y emocionales, «Llamalo perdón» sonó genial, la guitarra y ‘slide’ de Loren Gómez inundó el ambiente de sentimiento, sirviendo de antesala perfecta para uno de sus temas anteriores de más calidad, «En Ruanda o en París», canción que se llevó multitud de aplausos.

Tras la declaración de intenciones con «Saber esperar» (una especie de himno personal según explicó el grupo), llegó «América», con el más que previsible subidón del respetable. Es de admirar que además se curren su puesta en escena, el fondo proyectado con distintos vídeos, luces e imágenes durante buena parte de la actuación aportó un toque especial a muchas canciones; se agradece que se preocupen de estos detalles. Los pasos con los que Estirpe recorre su particular maratón cada vez son más firmes, su directo puede servir de ejemplo, cada vez más potente y adictivo, y sin duda un gran aval para seguir conquistando fieles. Grandes.

Texto y foto: Juan José Díez.

 


 

SANGRE AZUL 2005 + Sweet Little Sister

CIUDAD: Madrid
LUGAR: Caracol
FECHA: 3 de noviembre de 2005

El grupo mixto valenciano ha crecido desde la primera vez que lo vi. Sweet Little Sister presentaba su primer disco, “Livin’ rockin´” y sus seis miembros (¿o sólo dos más cuatro?) nos dieron una serie de bofetadas morbosas y agradables de las que aún quiero conservar las señales. “Charlie’s song” y “Pop boy” fueron los balazos iniciales que nos dejaron algo noqueados. -“¿Os gusta Mötley Crüe?”, preguntó la cantante Monty. –“¡Joder!, si llevo la camiseta de ‘Crüe fans are the best, fuck the rest!´”, contestó servidor en bajo. ¡Pues toma un “Too fast for love” salvaje! Ya me puedo ir, ha sido bestial, suficiente. Pero no, mejor me quedo y que sigan dándome latigazos perversos: “Sweet lust”, “Kill me” (con Eva de Morgana invitada a la batería). ¡’Uauh’! Glam, Sleazy, Pop-Punk… Un estreno en acústico, una asesina versión de “Born to raise Hell” liderando la voz, con mucha agresividad, la bajista Laura y adiós con “Showgirl”. Para el bis: “R’N’R all nite” (Kiss) y la propia “Shout it out”. Espectacular, sorprendente, la grata impresión del año. ¡Quiero más sexo musical de éste!

Las parejitas (bien o mal avenidas) no salían del ‘shock’ de la ‘Pequeña y dulce hermana’ -nada de monjita-, pero querían escuchar grandes recuerdos y, eso sí, edulcoradas melodías. Lili, primer cantante de la formación madrileña, ha resucitado los himnos de Sangre Azul para el directo con una formación totalmente nueva y resulta entrañable escuchar “Chicas, whisky y R&R” o “Todo mi mundo eres tú” de su garganta. (¿Tienes el ‘maxi’ del ‘Villa’?). En esta última le acompañó a la voz Esther Lago y la señorita se hizo sola “Cuerpo a cuerpo” ya que Lili comenzó a tener fiebre esa noche y un catarro de una semana le esperaba. (No soy doctor, sino amigo).

Entiendo que sobran explicaciones si pretendo transmitir al lector todos los recuerdos, sentimientos, añoranzas y buenos o difíciles -el tiempo lo borra todo- momentos que cubren tu cerebro y tu piel, que corren por tus venas al escuchar de nuevo en vivo temas como “No eres nadie”, “Mil y una noches”, “Si tú te vas”, un retazo con sólo voz y piano de “No puedo estar sin ti”, “Dueño y señor” y tantas otras. La delicadeza y la pasión las expresó mejor Neruda. A mi sólo me queda aconsejaros que toque donde toque esta revitalización de Sangre Azul, allí estéis. Mágico. Una velada con las dos caras del amor arriba y abajo del escenario.

Jon Marin

 


 

PUNTO DE MIRA

CIUDAD: Madrid
LUGAR: Caracol
FECHA: 4 de Noviembre de 2005

El nuevo proyecto de Javier Mira y Juan Olmos presentó en sociedad su disco de estreno “Algo irreal”, pero sobre el escenario todo era de verdad: un cantante y guitarrista excepcionales arropados por otros tres músicos más que solventes.

La audiencia, salpicada de bastantes caras conocidas de este mundillo, disfrutó de la clase y el buen hacer sobre el escenario aunque los temas resultaran poco conocidos para casi todos, ya que cayeron las doce piezas del CD que acababa de salir del horno (“Apuesta fuerte”, “Rock star”, la lenta y breve “Bruja y musa”, “Mujer fatal”, etc.), además de dos versiones: ‘Crosstown traffic’, de Jimi Hendrix, y ‘Baker street’, de Gerry Rafferty.

Con estos ejemplos os daréis cuenta de que lo suyo es Rock de toda la vida con posos y cátedra. Tras “Dame tu amor” (miramos alrededor por si caía algo), la despedida consistió en un popurrí de clásicos del Rock nacional que hizo que todos saliésemos bailando: Topo, Barón Rojo, Obús, Tritón…

Texto: Jon Marin.
Fotos: David Calderón.

 


 

SALVADOR DOMÍNGUEZ

CIUDAD: Madrid
LUGAR: Sala Arena
FECHA: Jueves, 24 de Noviembre de 2005

Salvador Domínguez volvió a salirse con la suya. La presentación madrileña de su último disco, ‘New Flower Power’, venía precedida del miedo de muchos de sus seguidores a un concierto en el que prevaleciera lo electrónico a lo guitarrero. Pero no fue así. “Salva” es un “viejo zorro” y supo diseñar un espectáculo que satisfizo a todos.

El show completo contó con una producción de lujo, gracias a las proyecciones específicas que ilustraron cada una de las canciones de su reciente CD. La pantalla funcionó hasta el final y dio color y significado a un concierto muy emotivo, que al final se convirtió en una reunión de viejos colegas con ganas de tocar juntos.

La banda que le acompañó hizo el resto: Víctor Alonso a los teclados, Germán Vilella a la batería -un tipo capaz de tocar igual de bien con Los Rodríguez que con un ‘guitar-hero’ de Rock Duro- y la sorpresa de encontrarse a un joven y brillante bajista llamado Héctor Laina -en efecto, el hijo de un señor llamado Lele-.

La primera parte dio una dimensión cercana y “humana” a los temas del álbum en cuestión, que terminaron por convencer a la audiencia de su bondad y originalidad. La primera invitada en salir a escena fue Paula Domínguez, la hija del protagonista de la noche, quien aportó su dulce voz al tema que da título al disco y también a la sofisticada “Blow”. Otras piezas elegidas del repertorio de ‘New Flower Power’ fueron “Latino Motherfucker”, “Can I Touch It?”, las instrumentales “King Kong Versus Microsoft”, o la adaptación de Johan Sebastian Bach: “Overture Nº 2: Menuet”.

Ganada la batalla de la novedad, el ex-guitarrista de Banzai encaró la segunda mitad con una selección de clásicos que agradó por entero al veterano público presente en Arena. La verdadera fiesta comenzó con “Get On Your Kness”, de Los Canarios. A continuación subió el armonicista “oficial” del país, Ñaco Goñi, para darle un poco más de clase a la canción “Amante De Plástico”.

Se intuía una jugosa jam de Blues y Rock And Roll clásico y ésta llegó de la mano maestra de Javier Vargas. Los dos amigos rivalizaron en magia con las seis cuerdas, momentos antes de que subiera a cantar Jorge Fontecha, vocalista de la Vargas Blues Band. Este momento álgido del concierto se prolongó lo necesario, sin que la palabra “aburrimiento” apareciera por ningún lado. La gente bailó con un clásico de los años 50, “Shake, Rattle & Roll” y recuperó la calma con la lección maestra de “Rock Me Baby”, de B.B. King.

Arriba en la tarima la diversión fue compartida, con una improvisación final en la que participaron todos los invitados. Quien mejor se lo pasó fue el propio “Salva”, que en un momento de euforia se bajó a tocar la guitarra entre los espectadores y dio una vuelta completa a la sala. Tuvo que ser su manager Paco Salazar quien recogiera al descarriado espontáneo y le subiera de nuevo al escenario.

En fin, algo tendrá el guitarrista cuando nadie echó en falta canciones de su época más Heavy. “Salva”, tú sí que sabes. Dos metros de arte dan para mucho.

Leo Cebrián Sanz

 


 

CUATRO GATOS /+/+/+/+/ /
+ SPHINX /+/+/+/+/ /

CIUDAD: Madrid
LUGAR: Arena
FECHA: 26 de Noviembre de 2005

Se presentaba una tarde ‘metalera’ en una sala prácticamente llena, un mano a mano entre los madrileños Cuatro Gatos y los gaditanos Sphinx, sin teloneros.

Como alguien tenía que salir primero, le tocó el turno de caldear el ambiente a Cuatro Gatos, popurrí de grandes músicos de bandas míticas que nos dejaron con buen sabor de boca (en este caso de oído) y nos ofrecieron un buen show con sorpresas incluidas, entre ellas un homenaje a Freddie Mercury, un guiño a Europe y las colaboraciones de gente de Mägo de Oz y del ‘Mono’ Burgos.

A continuación salieron como un cañón los chicos de Sphinx que, apoyados y arropados por el público, hicieron una potente descarga de los mejores temas de sus tres discos con mucha profesionalidad y tablas, que ya va siendo hora de que se les reconozca después de muchos años de trabajo y buen hacer.

Como contrapunto destacar la ‘amabilidad’ de camareras y ‘roperas’ que claramente disfrutan más con ‘público-Neng’ que rockero. No busquéis diamantes en las bebidas, no los hay a pesar del precio abusivo… Empieza a hacerse urgente una buena sala de conciertos.

José M. Bustillo