VII TINTORROCK, por David Carabias

Fotos: David Carabias y Jon Marin

CIUDAD: Corella (Navarra)
FECHA: 29, 30 y 31 julio de 2004

Otro año más nos dimos cita en el festival nacional más importante en lo que a Punk y Punk-Rock se refiere: el Tintorrock. Esta vez nos trasladamos hasta Corella (Navarra) con muchísima gente que quiso hacerlo en el viaje organizado por Los+Mejores.

Bienvenidos a Corella. Eso rezaba un estupendo cartel a la puerta del pueblo. Pero no todo iba a ser un camino de rositas. Control de la Guardia Civil con registros y cacheos incluidos. Primer susto, nos corta el buen rollo que llevábamos, pero seguimos adelante. En esta edición la zona de acampada y conciertos superaba con creces la del año pasado. Mejor para el público en general y los músicos el encontrarse en un campo de fútbol de césped (con grada, vestuarios, camerinos) y no en la explanada de tierra como en 2003.

En cuanto a lo musical, el jueves 29, primer asalto del festi, las primeras bandas que pudimos ver fueron los locales DiskriminadosDisturbio, incluidos a última hora, y Kalean, que repetían otra edición. Por segundo año consecutivo Pi.L.T. se quedaron sin tocar en el Tintorrock, por causas ajenas al grupo, problemas de la organización. Luego vino el turno de los madrileños Efectos Sekundarios, que hicieron moverse a la gente que iba entrando al recinto son su Punk clásico y vacilón. Es su gira de despedida y una de las últimas ocasiones para verlos en directo. Tras ellos llegó la actuación de los salmantinos K-0s, con su Thrash-Radikal-Metal. Ésta se vio truncada a los 20 minutos de haber dado comienzo por la invasión de unos ‘punkis’ al campo tras romper el vallado del mismo. ¡Una pena, qué se le va a hacer! En la Sombra fueron el siguiente grupo en pisar el escenario de Corella. Hacen Metal y vienen desde Aranda de Duero. Posteriormente pudimos ver al primer grupo guiri del Tinto`04: Vice Squad. Sinceramente fueron lo+mejor del día. Con cantante y guitarrista femenina, sonaron muy bien y supieron demostrar su experiencia y buen hacer encima de las tablas. Luego era el momento de los alicantinos Disidencia. Presentaron a su nuevo guitarra, Jaime (Gérmenes), sonando compactos y directos. Después vinieron Porretas. Lo de siempre, nos tienen acostumbrados a la fiesta, los petas y la bota de vino. Para cerrar, Metal con la actuación de XXL.

Beki (Vice Squad) abandona
el escenario tras el show

 

El viernes 30 comenzaron los conciertos a eso de las 4 de la tarde. Mucho calor para recibir al primer grupo, los mallorquines Síndrome de Abstinencia. Descargaron su Punk-Rock comprometido mientras la gente se iba acercando. Luego les tocó a Sublevados animar el cotarro. Cerveza, cachondeo y buen rollito para una banda que se lo curra en directo. Después tocaron Hamlet, que a pesar del calor juntaron un gran número de seguidores. Tras ellos M.C.D., que cambian su nombre a Macarrada Hell Machine. Fueron uno de los mejores grupos del día tocando clásicos y temas recientes. Más tarde Cockney Rejects, Punk-Oi! británico con muchos años de solera pero demostrando que aún están en buena forma. Después era el turno de Gatillazo, nuevo grupo de Evaristo como continuación de La Polla. Sonaron muchos temas del último disco de despedida, clásicos y nuevos temas para su futuro disco; todo un lujazo. Parabellum fueron el siguiente grupo. Están de regreso, han creado bastante expectación y supieron responder ante un público muy entregado. La siguiente banda era una de las más esperadas, The Adicts. Mucha fiesta, animación y buen sonido para un concierto a recordar durante mucho tiempo.

David con un Adicto

 

Tras ellos Boikot, demostrando profesionalidad, actitud y saber estar sobre el escenario. Punk-Rock reivindicativo y libertario. Luego fue el turno de A Palo Seko. Kaña burra desde el Henares, sin concesiones, letras directas y brutales. Para concluir el segundo día de festival estuvieron El Último Ke Zierre. Un fallo en los alimentadores provocó un largo parón y su actuación, estupenda, por cierto, acabó de día. Ya había amanecido, a descansar.

Para el sábado 31 aún quedaban buenas bandas por ver. Aunque el cuerpo estaba un poco resentido tras dos días salvajes de Tinto, reservamos fuerzas para el día final en Corella. Abrieron la tarde los asturianos Paco Jones, con mucho calor y poquita gente en su bolo. Tras ellos salieron Transfer, desde Valencia. Rock Urbano honesto y sincero. Luego vinieron Koma, dando mucha kaña y despertando al personal. Más tarde era el turno de un grupo joven y prometedor: Konsumo Respeto, desde Alicante. Echaron muchos temas de su primer disco y algunos nuevos que gustaron bastante a la gente. Después saltaron a escena una de las bandas que está pegando más fuerte en el panorama Punk actual: Segismundo Toxicómano. Letras y melodías directas para un grupazo de Gasteiz que se comió al público. A continuación vinieron Reincidentes, que intentaron agradar más de lo que ofrecieron en vivo, aunque no estuvieron mal.

El experto en Punk de esta revista con Fernando de Reincidentes.
¿Habrá mensaje subliminal en el juego de camisetas?

 

Los siguientes eran Zirrosis, organizadores del evento. Su actuación gustó más que la de hace dos años y esperamos pronto su nueva obra. Luego era el momento para Evaristo (otra vez) y su nuevo proyecto The Meas, junto a músicos de RIP. Animaron e hicieron moverse mucho a la peña, siendo uno de los triunfadores del festival. Tras ellos vimos a Peter and The Test Tube Babies. Un grupo británico que hace Punk cañero y entretenido, muy bien elaborado. Después era la hora de una banda muy esperada, las Vulpes. Estuvieron un poco sosas en su regreso y acabaron su actuación con versiones diversas. Para finalizar quedaban G.B.H. Punk con todas las letras y un cantante como verdadero front-man que supo ganarse a un público que disfrutó de lo lindo.

En resumen, esta edición ha sido buena y supera la del pasado año: Mejorías en la infraestructura y organización. Grupos que regresan al panorama del Punk en conciertos únicos; Evaristo por partida doble; ocasión única para ver a bandas míticas y representativas del Punk británico. ¿Qué más se puede pedir a un festival que intenta salir adelante con pocos medios? Sinceramente, no mucho más. ¡Aupa el Tintorrock!

La otra crónica, por Jon Marin

Primero las gracias: A todos los que vinisteis en el autocar organizado por esta revista, especialmente a Txalo que posteriormente nos ha escrito desde Canarias felicitándonos. A la organización del Tintorrock que, sin duda, es la que mejor trata al personal de esta revista de todos los festivales a los que acudimos. Este agradecimiento se personaliza en Montañés (Zirrosis), quien, nada más llegar, nos dio todo tipo de facilidades, aparte de estar solícito, simpatiquísimo y salvarse de los perros durante estos tres fantásticos días de risas, música y más cosas. Además, es una suerte tener amigos entre los muchachotes de seguridad. Gracias y un abrazo para Isra y Xavi.

Ahora los palos: A los cuerpos de seguridad del Estado (¡qué serio queda dicho así!, quizás haya que escribirlo con mayúsculas pero no me da la gana). No se puede amedrentar a toda persona que llega con ganas de pasarlo bien -y nada más- en su coche con registros dignos de estado de sitio, ni parece lógico que hagan vaciar bolsillos y efectúen cacheos a gente que sencillamente ¡camina! por los alrededores del festival. Una vergüenza, debieron hacer el agosto (y el julio y el septiembre). También a esos pies-negros o hijos-de-la-gran que siempre acuden al Tintorrock, se organizan y, mediante avalanchas (¿humanas?, no: propias de animales) destrozan vallas y arrasan hasta colarse. Más gilipollas son los que, desde dentro y tras haber pagado su entrada, se enrollan con ellos y les dan facilidades. Esto sucedió el jueves mientras actuaban nuestros amigos salmantinos de K-0s, lo que les obligó a cortar su concierto. Un consejo a la organización: La zona de acampada debe ser de acceso restringido y estar más vigilada. A unos colegas que viajaron con Los+Mejores les robaron las mochilas, sacándolas de su tienda, y me dolió como si fuesen mías.

Y vamos ya con la crónica social del Best-Punk-Rock-Spanish-Festival: Comencé a tomar posiciones, tras los saludos de rigor, con K-0s sobre el escenario. Cuando su buena dosis de Metal comenzaba a coger cuerpo… surgió el incidente que señalaba. Se jodió la historia y nos quedamos con las ganas. Hubo bromas con nuestras amigos Gorka (guitarrista), Carlos (cantante, ‘arrasa-punkis’) y Luis (pipa, ‘me cago en la puta china’), ¡joder con el concierto de 55 horas, nunca se acaba! Buena excusa para volver el año que viene. Llevo años queriendo ver a PiLT y no hay manera, otra vez se cayó del cartel a última hora. En la Sombra, lo siento pero no me dicen nada. Lo mismo que XXL que cerraron con el público retirándose hacia las tiendas, hotel (como en nuestro caso) o donde fuera. Porretas, en su línea, previsibles. Lo mejor del festival nos llegó esta primera noche con Vice Squad, muy buena banda de Punk-Rock’N’Roll con desenfreno y diversión; una cantante, Beki Bondage, con imagen (a lo Lita Ford) que se apoya en la guitarra en algunas canciones, y un guitarrista, Paul Roonie, con maneras heavies. ¡Brutal descarga!

Segunda jornada: Sublevados cumplieron con su papel
y arrasaron con las cervezas. Gracias, Sergio.

 

Peke (Segismundo Toxicómano) ¿listo o no para el show?

 

Cockney Rejects

 

The Meas, en acción

 

Hamlet me gustaron mucho, lo mejor del día; pero Luis (guitarrista) se llevó una buena charla de éste que escribe como cada vez que no incluyen “Antes y después” en el repertorio. Fue el mejor momento para mezclarse entre el público, mucha niña. M.C.D. estuvieron sobrados, buen grupo que arremolinó muchos espectadores ante sí. Los dos guiris del día, Cockney Rejects (estuvieron mejor el año pasado) y The Adicts, no me llamaron mucho la atención. A Palo Seko, como es costumbre, descargaron con mucha, mucha fuerza y energía; lo dan todo. La actuación de Evaristo (personaje que merece capítulo aparte ahora después) con Gatillazo me gustó más que la del día siguiente con The Meas.

Boikot, como Porretas, previsibles y lo de El Último Ke Zierre es digno de mención: aguantaron y aguantaron hasta que se solucionó el problema de sonido y acabaron dándonos los buenos días. ¿Te apetece desayunar un cubata en el bar del hotel? ¡Ea!

Capítulo especial: Recuerdo que cuando La Polla fue portada de esta revista nos las vimos y deseamos para realizar la entrevista de rigor. Al final, Evaristo contestó casi con monosílabos a unas cuantas preguntas. Sin embargo, estamos de festival, el líder de La Polla/Gatillazo/The Meas está de muy buen humor y me regaló una conversación de media hora en la que no pude parar de reír. Desde fútbol (a él gusta el Celta), lo poco que ha admirado del Madrid (Gento y Santillana), que no le gusta que le griten, etc. hasta una anécdota genial en la que, en tiempos de La Polla, se tiró todo un concierto derramándole vaso tras vaso de cerveza a un bestia que lo apoyaba en el borde del escenario. Impagable este momento y otro en el que me dice: “¡Coño!, anoche vi desde la caravana a una tía y, de repente, se saca la chorra y se pone a mear. ¡Joder, si eras tú! (…) Pues no te diste cuenta, pero al lado había una pareja echando un polvo.” Evaristo viaja con su mujer y sus hijos (chica y chico con cresta aunque no debe tener más de tres años), los deja a su libre albedrío y, si los niños se ponen perdidos con la arena, en lugar de reprenderlos como haría cualquier padre común, les acerca una botella de agua para que hagan barro y se lo pasen mejor. Cuando vi a las criaturas, estaba deseando que llegase Mimi de A Palo Seko con sus fieras porque el espectáculo prometía; pero esta vez Karagüevo no los llevó, viajó con su mujer que, al verme, me dice: “¡Tío, eres Dios!” (por lo de estar en todas partes, es evidente, no por otras cosas; ya sabéis que realmente Dios es Evaristo y lo demostró). Como es habitual, risas por doquier con los músicos de Alcalá de Henares.

Jon y David, con Dios

 

Después de dos días de festival, este cuerpo necesita mucho descanso, así que me tomo la tercera jornada con calma. Duermo mucho, ceno en el hotel y llego bien entrada la noche al recinto (mucho mejor este año que el pasado, la hierba -en el suelo- es gloria bendita). Eso hace que me pierda a los buenos amigos de Paco Jones (que tiene nuevo disco: “Submundo”, y me lo entrega Quilo, guitarrista) y a los alicantinos Konsumo Respeto que se han echado unas novias guapísimas, tocaron con un guitarrista menos (los excesos son malos) y siguen tan simpáticos como de costumbre. Muchos saludos con los músicos amigos: Manolo de Commando 9mm, los chicos de Koma, Fernando de Reincidentes, por supuesto los Zirrosis, etc. Precisamente, la banda de Aranda estuvo genial, me animó mucho su show. Como he dicho, The Meas me gustó menos que Gatillazo aunque es admirable el aguante de Evaristo ya le dé de lleno en todo el pecho un ‘mini’ de cerveza o se caguen en su madre; hay respuestas para todo y todos. Por extraño que parezca, el directo de Peter & T.T.B. me agradó menos que lo que he escuchado de ellos en disco. Por cierto, tuve que hacer de traductor entre uno de los ingleses y (otra vez hay que nombrarlo) Evaristo. Vulpes necesitan de un guitarrista masculino de apoyo para dar cuerpo a su música y ni con eso me convencieron. G.B.H. dieron carpetazo a esta orgía que es el Tintorrock y demostraron que lo suyo es el Punk puro y rudo. Unos cafres sobre el escenario, un cantante desfasadísimo que no da una cada vez que lanza al aire el micrófono y un pipa que aporrea la batería como un animal; le dejaron tocar los tres últimos temas. Esto se acaba con la frase del festival: “¡La que está buena es la del Baitu!”.