SCORPIONS + Jon Oliva’s Pain

LUGAR: La Cubierta 
CIUDAD: Leganés (Madrid) 
EFECHA: 7 de mayo de 2008

Hay ciertos conciertos que están rodeados de una especie de aura litúrgica; ese ambiente es capaz de congregar en el mismo recinto a diversas generaciones unidas por una fe inmutable en el Rock. Hasta la inclusión a última hora de Jon Oliva’s Pain pareció fomentar el aire al recuerdo, y más cuando interpretó los cortes de Savatage, “Chance” y “Hall of the mountain king”.

Con tal panorama, el concierto de Scorpions transcurrió por un camino de rosas que resultó brillante. Desde un púlpito muy visual lleno de luces, pantallas gigantes y plataformas, los reverendos Klauss Meine, Rudolf Schenker, Matthias Jabs y compañía predicaron con su particular mensaje inundado de decibelios, historia y energía.

Los temas de su último trabajo se aceptaron como penitencia necesaria para disfrutar de clasicazos como “Coming home”, “Bad boys running wild”, “Coast to coast”, “Holyday”, “Blackout”, “Big city nights”, “Still loving you”, “Wind of change” (con estribillo en castellano incluido), o el final y explosivo “Rock you like a hurricane”. Hasta la acústica de La Cubierta, habitualmente lamentable, respetó a este pedazo de historia del Rock Duro. Lo dicho, pura pasión.

Klaus Meine
Rudolf Schenker

Texto: Juan José Díez 
Foto: Jorge Grande


DR. SNAKE + Pussy And Money

LUGAR: Ritmo & Compás 
CIUDAD: Madrid 
FECHA: 14 de mayo de 2008

Mi puntualidad dio lugar al buen rato de charla con alguno de los componentes de los grupos que en la sala tocarían a continuación.

Pussy And Money dieron comienzo con ‘Dr. Feelgood’; rotunda ‘Shout at the Devil’ y divertida como siempre ‘Girls, girls,girls’, todas bien acompasadas pero, puesta a exigir por el favoritismo hacia los originales Mötley que trataban, les faltó la chispa de cencerros y despliegue de glamour. Con ‘Kickstart my heart’ terminaron, ya sí con el público animadísimo para recibir a Dr. Snake.

Fue sorprendente la concurrencia aunque, siendo víspera de la fiesta de San Isidro en Madrid, ya se intuía también; víspera de disfrute con estos señores músicos. Abrieron con ‘Come on’, ‘Give me all your love’… Haciendo el ejercicio de cerrar los ojos, cualquier versión sonaba y brillaba con el orgullo que lo haría la banda de Coverdale (algunos sólo echaron en falta a su “ex” bailando el ‘Is this love’. Geniales todos los músicos, sobre todo la base -Óscar, batería, “grande, grande”-… Y sólo espero un ‘Here I go again’ para volver a verles.

Marta M. Crisol


Festival UNIVERSIMAD

LUGAR: Paraninfo de la Universidad Complutense
CIUDAD: Madrid
FECHA: 15 de mayo de 2008

Universimad es ya un clásico y, como tal, demuestra un músculo envidiable. Alrededor de 20.000 personas se congregaron en la Universidad Complutense para disfrutar de doce horas de música non stop, si bien fue a primera hora de la tarde cuando la concurrencia comenzó a ser masiva. La nota negativa la puso la cola de más de una hora para entrar al recinto (por mucho que haya que coger invitación, es un festival gratuito… ¿por qué tanta lentitud?), aunque la música se encargó de hacer olvidar el traspiés organizativo.

Asian Dub Foundation estuvieron tan agresivos como siempre, J Teixi Blues Band tan ‘Springsteen’ como siempre, La Frontera tan vaqueros como siempre… Idioterne, No Reply y Coronas seguro que ganaron muchos seguidores con sus consistentes (aunque breves) actuaciones. Como fin de fiesta, DePedro, el nuevo álter ego de Jairo Zavala de Vacazul en plan saloon del viejo oeste, y un Muchachito Bombo Infierno que salió, puso la directa y dio, como siempre, más caña que cualquier banda Punk del 77 inglés.

David Gallardo


ELECTRIC WEEKEND FESTIVAL

LUGAR: Auditorio John Lennon 
CIUDAD: Getafe (Madrid)
FECHA: 30 y 31 de mayo de 2008

Esta revista, y web y programa de radio (suman tres medios para los flojos en matemáticas), agradece mucho que algunos promotores nos concedan un solo pase de redactor para asistir a los festivales. Servidor, a título personal, da las gracias por estar entre los elegidos que pueden ir a cubrir un evento de tal magnitud. Pero una sola persona no puede estar dos días de escenario en escenario tomando notas. Y el individuo en cuestión, aunque algunos no lo crean, tiene tantas responsabilidades y ocupaciones como cualquier otro currante aunque esté unido a la palabra “director”. Nos (me) fue imposible acudir a la primera jornada de esta gran fiesta rockera que nos alegramos mucho de que se celebre en Madrid y, aunque sabemos hacer de reportero, nos pareció poco útil preguntar al público y luego poneros aquí un par de frases de cada actuación. ¡Otra vez que me quedo sin ver a Iggy, mierda!

Sin el apoyo de otro acreditado, nos vemos obligados a saltar al sábado 31: Muchísima gente, casi 55.000 maníacos del Metal (¿o de Metallica?), según la organización, más todos los que se colaron, seguro (los techos de los W.C. portátiles fueron todos ocupados), porque el recinto se quedó pequeño cuando Metallica actuó; era casi imposible moverse para buscar un hueco y ver algo, así que prácticamente tuvimos que observarlo a través de las pantallas. Es cierto que la organización preparó una grada bien situada para la prensa a un lado del escenario, pero, volviendo al mismo tema, ¿a quién le apetece separarse de sus colegas, ligue o pareja, para “disfrutar” el concierto en solitario, y ser el “sin amigos” empollón que toma notas aunque lo abarque todo perfectamente?

Lo primero que vimos fue el sobrio y elegante, como siempre, concierto de Queensrÿche que no superó al último que disfrutamos en La Riviera. El segundo escenario, cubierto, tipo carpa, no dejó que las primeras canciones sonaran como debían. La cosa casi se arregló y entonces se nos hizo corto y no entendimos quedarnos sin cualquiera de sus brillantes piezas a favor de una versión de ‘Neon knights’ de Black Sabbath. Gran voz de Tate. Antes habían descargado Mnemic, The Haunted y Soilwork. Whithin Temptation suena demasiado perfecto, a disco, a las nuevas generaciones del Metal no parece importarles, a mí tantas ayudas tecnológicas me dejan frío. Luego vino la brutalidad de Machine Head.

Llegó el momento: Metallica nunca defrauda en directo saque o no discos del agrado de los seguidores; que no hubiera trabajo nuevo en este momento fue una bendición, no hay que tragarse presentaciones de temas que no te sabes. ‘Creeping death’ abrió y en ‘Fuel’ la pirotecnia, espectacular, ya comienza a hacer de las suyas. Habría mucho fuego y colorido hasta acabar de forma fastuosa. ‘Sad but true’, ‘One’ y ‘Enter sandman’ cierran el show (nunca mejor dicho por todo lo que sucede sobre el bonito escenario). Nadie está decepcionado, todos en éxtasis. Para el bis: ‘Last caress’, ‘So what?’ y ‘Seek and destroy’. Demoledor. Palabras de agradecimiento para todos… ¡y a saber hasta cuándo! ¡Qué lástima que no facilitaran a Hetfield una gran bandera de la Comunidad madrileña ni proyectaran su imagen en las grandes pantallas! Quien tuvo fuerzas se acercó al escenario pequeño para rematar con At The Gates.

Muy bien el servicio de bebidas –aunque el chaval de a pie siempre se quejará de que ocho euros es un robo por un mini de cerveza-, mal el de comida, que llegó a agotarse o suspenderse el servicio según nos contaron, aunque en Telemadrid el grueso de un breve reportaje que vimos lo ocupaba este tema mientras el enviado con micrófono soltaba la gilipollez de que “los heavies también comen.” Lo que no nos hemos zampado son las fotos, es que tampoco teníamos acreditación para esos menesteres. Los que vamos siempre ya lo sabemos pero es de agradecer que los grandes medios de comunicación hayan mencionado el ejemplar y cívico comportamiento de la “horda Heavy”.

Jon Marin