Festival AÚPA LUMBREIRAS

LUGAR: La Granja
CIUDAD: Tobarra (Albacete)
FECHA: 12 y 13 de septiembre de 2008

L+M nos desplazamos una vez más hasta este festival (ya que siempre aglutina un buen cartel para los amantes del Rock y el Punk) aunque ha tenido mala suerte con las ubicaciones, teniéndose que trasladar este año hasta la localidad albaceteña de Tobarra.

 

Viernes 12

Tras el viaje Madrid-Tobarra, encontrar el festi, acomodarnos al entorno y recoger nuestras acreditaciones, nos dio ya la tarde, porque recordamos que los conciertos comenzaban al mediodía. Por todo ello, nos perdimos interesantes bandas como Censurados, Iratxo, Strawberry HC, Skunk DF, Benito Kamelas o Ktulu, a los que pedimos disculpas y aprovechamos para saludar, en especial a los valencianos de los ‘Sueños con traje de tinta’.

Cuando entramos al recinto de conciertos sonaban los últimos acordes de los extremeños Sínkope, que encandilaron hasta al público más macarra. Poncho K arrancó con fuerza su breve show, pues la gran cantidad de bandas por día hizo recortar el repertorio, por lo general, a unos 40 minutos escasos (salvo contadas excepciones). Los madrileños Skizoo presentaron su tercera nueva obra. Estuvieron sobrios, elegantes y adaptando su reciente formación ante un público que no era el suyo. Tras ellos Hora Zulu volvieron a demostrar que su fórmula de mezclar Rock, Rap y Metal funciona. Aurora Beltrán, ex líder de Tahúres Zurdos, puso una nota más tranquila y pacífica sobre el escenario de Tobarra, sin olvidar que en el Rock también hay hueco para los sentimientos.

Más tarde era el turno para Marky Ramone, quien fuera batería de los neoyorquinos Ramones. Acompañado por nuevos músicos (incluyendo bajista femenina) esta vez hicieron un concierto entretenido, sin dar respiro al personal y con magníficas versiones tan míticas como el ‘Sheena is a Punk rocker’. Después llegó la hora para ver a Los Suaves, que derrocharon veteranía y buenas formas con su Rock apto para todos los públicos. La gente se agolpaba por miles en el recinto y con la máxima expectación saltaron a escena, desde Pamplona, Barricada. Con más de veinticinco años de carretera a sus espaldas siguen dándolo todo sobre las tablas, como mandan los cánones, siendo los jefes de la escena estatal y reviviendo para muchas generaciones clásicos como ‘Lentejuelas’, ‘No hay tregua’ o ‘En blanco y negro’.

Marky Ramone y su bajista exhibicionista

 

También hubo hueco en un cartel tan amplio y completo para el mestizaje y Ska catalán de La Kinky Beat. Posteriormente vino impuesta la caña sevillana de la mano de unos Narco que han regresado con rabia a los directos, recogiendo lo que buenamente sembraron hace unos años. The Locos fueron los siguientes en actuar. Los de Pipi (Ska-P) animaron mucho al personal con su montaje y espectáculo habitual, repartiendo buenas dosis de Punk y Ska. También aparecieron El Último Ke Zierre, esta vez con formación renovada y un repertorio muy selecto entre su larga carrera discográfica.

Luego Envidia Kotxina aprovecharon la oportunidad de tener un buen horario entrada la noche. Se trata de una banda de Punk-Rock de lucha que engancha a los seguidores del género, dejando el listón alto cuando sonaron varios cortes de su nueva referencia. Tras éstos subieron Ni Por Favor Ni Ostias para hacer mover al personal, consiguiendo un bolo compacto y con ganas de más. El cansancio empezaba a hacer mella entre la gente y ya faltaban pocos grupo por actuar. Fuckop Family dejaron buen sabor de boca, al igual que los divertidos Hirurko; aunque cuando nos fuimos del recinto faltaban por tocar Kante Pinréliko, una pena no poder ver el cierre de fiesta con estos punkis murcianos.

 

Sábado 13

La gran juerga y cansancio acumulados del día anterior nos pasaron factura. Después de levantarnos, pegarnos una duchita, comer para reponer fuerzas y trasladarnos desde Hellín (donde estábamos alojados), eran las cinco de la tarde. ¡Maldición! Nos habíamos vuelto a perder a unos cuantos grupos que esperemos poder ver en próximas ocasiones: Forraje, 37 Hostias, María del Mal, Matando Gratix, Discordia, A Palo Seko, Porretas, Obrint Pas y Eskorzo. Pedimos perdón a todos ellos, pero somos personas incapaces de “trabajar” dieciocho horas seguidas y por ello no atender a la totalidad de las bandas. Lo sentimos.

Para este día se había congregado mucha más gente, creándose un gran ambiente festivalero donde el Rock en todas sus vertientes era el auténtico protagonista. Por delante nos esperaba otra batalla enorme, que para nosotros comenzó con la actuación de Lendakaris Muertos. Estos navarros irreverentes de la vieja escuela escupieron los trallazos de su último disco metiéndose al público en el bolsillo. Sus paisanos Koma tiraron de clásicos para hacer lo propio, conjugando novedades con temas como ‘Mi jefe’ o ‘Aquí huele como que han fumao’. Desde la Asturias más reivindicativa llegaron Dixebra para continuar la fiesta a ritmo de Ska y Folk.

El calor era sofocante cuando salieron a comerse al personal los vitorianos, Segismundo Toxicómano. Hicieron moverse de lo lindo a toda la gente, entregándose como siempre al máximo. Se trató de un bolo especial, ya que comienzan una etapa de parón hasta la grabación de su siguiente álbum, según nos comentaron. Tras ellos Hamlet ponían la puntilla metalera de la tarde-noche. Su puesta en escena fue correcta y estrenaron a Alberto Marín como nuevo guitarra.

Kutxi Romero & Ja Ta Tá eran los siguientes en brindar un poco de Flamenco y Rock fusionado a partes iguales. El carismático líder de Marea sabe cómo gustar y enamorar a las masas. Después era el turno para Evaristo y los Gatillazo. Con el recinto a reventar y volcado patas arriba, el Punk más irónico y contestatario triunfó en Tobarra, como lo hace allá por donde pisa. Tras solventarse unos problemas con las torretas de sonido se produjo un leve retraso sobre los horarios previstos, que hasta entonces iban muy bien. Los siguientes eran The Toy Dolls, que vinieron de Londres para hacer las delicias de los amantes del Punk-Rock más fresco y divertido. Se marcaron un conciertazo que se nos hizo corto, aunque con canciones amenas y muy entretenidas.

Carabias enganchó al cantante y guitarrista de Toy Dolls, Olga, a pie de camerinos

 

Para después, Marcos Rubio (organizador del festival) junto a Lorenzo Morales (cantante de Los Muertos de Cristo) prepararon un solemne réquiem en memoria de un joven catalán fallecido en la pasada edición del “Lumbreras Rock”. D.E.P. Desde aquí nuestro más humilde recuerdo. Albert Plá y su locura hecha música continuaron el espectáculo con alguna versión nostálgica de Extremoduro. Otro momento muy esperado era la actuación de Soziedad Alkohólika. Arrancaron con varios temas nuevos para acabar el show con los de siempre, que la gente no dejaba de corear. Más tarde vimos a Reincidentes, que esta vez gustaron mucho al público con sus cantares libertarios y republicanos. Buena nota para ellos.

Después llegó el turno para Betagarri, banda politizada de Ska que supo hacer bailar a la gente desde los primeros temas hasta los últimos. También con Habeas Corpus pudimos observar gran cantidad de pogos por todo el recinto. No dejaron indiferente a nadie, sonando cañeros y atronadores. Otros madrileños que rularon por el Aúpa Lumbreiras fueron Andanada 7, están de regreso y nos recordaron que el Punk ochentero también tiene cabida en los grandes festivales. El cansancio se adueñaba de todo el público cuando saltaron los canarios Guerrilla Urbana, que junto a Josu Distorsión, fueron los grupos encargados de poner el punto y final a esta nueva edición, a altas horas de la madrugada.

Otro año más el balance final de este festival ha sido positivo. Con la tradicional fórmula del doble escenario en paralelo se aprovechan todos los minutos del día, pero los grupos tienen que acortar notablemente su repertorio y la gente acaba muy cansada con tanta cantidad de bandas. Está claro que todo puede mejorar (accesos al recinto, montaje general, equipos de sonido, etc.) pero la gente del Aúpa Lumbreiras se lo viene currando año tras año desde abajo para ofrecer una buena fiesta para todo el mundo, y en esta ocasión también lo han conseguido. Un abrazo y ¡a seguir adelante, compañeros!

Texto y fotos: David Carabias.

 


 

VII Festival CORPA ROCK

LUGAR: Plaza de la Constitución
CIUDAD: Corpa (Madrid)
FECHA: 6 de septiembre de 2008

Tras cuatro años de silencio y uno de intenso trabajo para la vuelta del Corpa Rock, la séptima edición se celebró el 6 de septiembre.

A las 20:05 h., y tras la introducción del presentador Jon Marin (que llegó justo a tiempo después de un largo viaje, cosa que se agradece por el esfuerzo mostrado), salían a tocar los alcalaínos Dreamslaves. 40 minutos de actuación que dejaron un muy buen sabor de boca al personal asistente. Esta banda compuesta por siete miembros tocan un estilo Heavy tradicional con toques celtas. Cuenta entre sus filas con dos chicas (teclados y violín). Presentaron temas de propia cosecha como ‘Silencio’ o ‘La catedral’ y también alguna versión. ¡Ánimo chavales que a la gente le gustó mucho vuestra actuación!

El grupo ganador del concurso (entre más de ochenta maquetas recibidas) “Corpa Rock 2008” fue Euphorya, de Granada, premiados con 600 € y esta actuación. La comenzaron con temas de su EP, recién autoeditado. Su estilo se puede englobar dentro del Metal alternativo. Nos ofrecieron temas como ‘No hay respuesta’, ‘Quién soy’, ‘Ama y lucha’… A destacar la espectacular voz de Mª José. ¡Qué gran gente estos granadinos que se metieron la paliza de kilómetros y tuvieron en todo momento un comportamiento ejemplar!

Avería es un grupo con vínculos cercanos a Corpa. La actuación estuvo marcada por sus temas punk-rockeros: ‘Al despertar’, ‘Vatios’, ‘Vaya mundo’, entre otros. Empezaba ya el subidón en las primeras filas gracias a sus temas moviditos, que hicieron vibrar a la peña culminando una gran actuación.

A las 23:15 h. saltaba el maestro Miguel Oñate, triunfador de esta edición del Corpa Rock, que maravilló a la gente. El ex vocalista de los míticos Asfalto, acompañado por tres excelentes músicos como el también ex Asfalto Guny, al bajo , Javier Bermejo a la guitarra y Txema Fernández a la batería, presentaba las canciones de su álbum ‘Muy personal’. Temas como ‘El bar de Katy’ (que será un clásico), ‘Esa camarera’ o ‘Contradicción’ demostraban la espectacular voz de Miguel a sus años; ¡que aprendan muchos lo que es ser un músico de verdad! A reseñar que cayeron cuatro de su época de Asfalto: ‘Más que una intención’ (más relajadita que la original), ‘Contrarreloj’, ‘Tiempo gris’ y ‘La paz es verde’, tema que emocionó a un servidor y a muchos. Gracias, Miguel. Hora y cuarto de actuación del maestro que nunca olvidaremos y pedazo de músicos que le acompañan.

La carpa estaba llena para ver a “los Ramones de Hortaleza”, los Porretas, que saltaban después de su intro de siempre con ‘Joder qué cruz’. Les siguieron ‘Nunca te quieres enterar’, ‘El deudor del condado de Hortaleza’, ‘Siempre beber y beber’, ‘Haciendo el ganso’… sin faltar sus clásicos como ‘La del fútbol’ y ‘Marihuana’. Gran repaso a su extensa discografía estrenando en Corpa un tema (‘Los pijos de la jet set’) de lo que, en ese momento, iba a ser su próximo álbum. Como siempre, los de Hortaleza tocaron DPM con un set-list de canciones ejecutadas al dedillo; una hora y cuarenta minutos de actuación que emocionó al personal e hizo vibrar a más de uno de la organización. Deseo resaltar el buen rollo de Porretas tanto fuera como dentro del escenario.

Roberto Plaza

 


 

WEB ONES

LUGAR: Imperio Pop
CIUDAD: Madrid
FECHA: 19 de septiembre de 2008

Un poco más tarde de la hora anunciada arrancaron Web Ones. Pudimos comprobar que el público era de lo más variopinto (mitad heavies y mitad roqueros “light” tipo Honky) pero todos grandes fans. Esta tocada no dejó a nadie indiferente, y menos todavía a un grupo de féminas que no paró de animar, sobre todo cuando sonaron canciones como ‘Duele’ y ‘Carrusel’, un escalón muy significativo en la evolución de la banda.

No faltó ‘Negocio mortal’, con el que dan título a su primer CD oficial, así como otros clásicos del repertorio como ‘Condenado por amor’, ‘Agua y sal’, ‘No pares esta noche’ y un buen puñado más hasta completar dos horas de actuación. Se echaron de menos algunos temas, especialmente ‘Nueva dirección’, ‘Animal’ o ‘Alas rotas’, suponemos que fruto de la limitación horaria.

El garito estaba bastante animado y se animó aún más con bises como ‘Los rockeros van al infierno’ (Barón Rojo). Como colofón, ‘Nitroglicerina’ puso los pelos de punta. El sonido no fue del todo malo, pero bastante alejado de lo que hemos visto en otras ocasiones. La sala no es de las más apropiadas para conciertos de Rock duro. Esto quedó bien patente en el tema acústico que hicieron a mitad del set, que fue lo que mejor sonó en toda la noche. A pesar de ello, en general, buen concierto, muy por encima de lo que vemos habitualmente. El grupo apunta alto.

Rosa Sacristán