El pasado martes se celebró en la sala Truss, en el madrileño Wizink Center, la rueda de prensa con la que se anunciaba el concierto de despedida de Barón Rojo, la banda mayúscula del Heavy Rock nacional. Durante los dos últimos días el grupo de los hermanos De Castro ha estado presente en las cabeceras generalistas gracias al anuncio de una gira que concluirá en el antiguo Palacio de los Deportes… ¡¡el 30 de diciembre de 2020!!

Faltaron muchos medios del Rock, que son los que mueven al público especializado desde la base, pero esta primera visibilidad de la iniciativa puede calificarse como un éxito rotundo. Hemos podido escuchar a los dos protagonistas actuales de la marca “Barón Rojo” -Armando y Carlos- en pleno telediario de la primera cadena de TVE, leído sus declaraciones en medios de la prensa escrita como La Razón o atendido a la información facilitada por agencias como Europa Press.

El evento ha tenido pues su afortunado reflejo en canales potentes de difusión -que era lo que se pretendía-, pero la expectativa ¡¡a casi veinte meses vista!! puede ser contraproducente para el cuarteto. En LosMejoresRock.com queremos distinguirnos por un análisis paralelo de lo visto y oído en la comparecencia de prensa, porque las sensaciones fueron muchas y a veces contradictorias.

El invitado de lujo que introdujo a Barón Rojo fue Jesús Cintora, periodista político muy conocido por su trabajo en televisión (Cuatro y La Sexta), quien hizo una presentación muy adecuada de lo que significaba Barón Rojo para la historia de la música española. Cintora es una cara habitual de los conciertos en Madrid y supo estar a la altura de las circunstancias. Sólo tuvo un pequeño desliz al hablar del “fallecido” Ángel Casas, lo que nos hizo consultar de inmediato la Wikipedia por si se nos había escapado el deceso de uno de los nombres más relevantes del periodismo musical español en la década de los 70. Por fortuna, Ángel vive… y esperemos que por muchos años.

Los “jefes” de la formación actual de Barón Rojo anunciaron un gran concierto con invitados nacionales e internacionales, pero sólo Julio Castejón, de Asfalto, apoyó el acto con su asistencia. El manager de la formación, Kike Canive, participó de la première para anunciar la intención de los promotores de contar con músicos de grandes referentes globales como Deep Purple, Iron Maiden, Judas Priest o Scorpions, aunque en buena lógica falta tanto tiempo para el gran concierto que no hay aún ningún nombre confirmado.

Unos metros más atrás de los compañeros de la prensa llamaba la atención la presencia del bajista Ángel Arias y el batería Rafa Díaz -actual titular en los Barones 1.0-, aunque faltó José Luis Morán, el encargado de tocar las cuatro cuerdas en 2019. Se echó de menos por lo tanto una fotografía de los actuales componentes de Barón Rojo, aunque sabido es que Armando y Carlos de Castro no se distinguen precisamente por ser cuidadosos en ese sentido.

Con todo, el protagonismo de la comparecencia de prensa recayó principalmente en Armando, que estuvo especialmente discreto y hasta elegante cuando inevitablemente se le preguntó por la ausencia de Sherpa y Hermes en esta guinda final. “Cuando acabó la gira de reunión, comenzó la gira de desunión”, resumió el guitarrista, que zanjó la cuestión con rotundidad y una admirable contención.

Mucho más nervioso y molesto se manifestó horas después, cuando nuestro compañero Javier del Valle le entrevistaba como parte de la ronda promocional del segundo disco de Armando Rock. Recomendamos escuchar el documento (minuto 53:10 en adelante), porque fue justo el reverso de la serenidad con la que había asumido una pregunta muy similar esa misma mañana. En ninguno de los dos casos se citó la palabra “Los Barones”, pero ni falta que hizo.

 

Ir a descargar

 

Sí llama la atención que Armando eligiera el mismo día para causas tan diferentes como la difusión del concierto de Barón Rojo y la presentación a algunos programas radiofónicos del segundo disco de su proyecto personal. Y si nos apuran, hasta nos resultó chocante que el guitarrista luciera una camiseta con la palabra ‘First’ bien visible, lo que inevitablemente nos recordaba su participación en el dichoso programa de citas televisivas que empieza con la misma palabra. Llámennos retorcidos, pero son cosas, pequeños detalles, que una buena planificación de management debería tener en cuenta para que lo subliminal no coma terreno a lo verdaderamente importante.

A efectos prácticos, la gira de despedida ya tiene fechas cerradas en Las Palmas (17 de enero de 2020), Tenerife (18 de enero), Cádiz (24/01), Sevilla (25/01), Castellón (31/01), Zaragoza (01/02), Barcelona (21/03), Santiago de Chile (17/04), Buenos Aires -Argentina- (18/04), Montevideo -Uruguay- (19/04), Pasto -Colombia- (22/04), Medellín -Colombia- (23/04), Cali -Colombia- (24/04), Bogotá -Colombia- (25/04), Pereira -Colombia- (26/04), La Paz -Bolivia- (30/04), Quito -Ecuador- (02/05), Cuenca -Ecuador- (03/05), Costa Rica (07/05) y Tegucigalpa -Honduras- (08/05) y la ya citada de fin de año en la capital española.

Leo Cebrián Sanz