Aunque hace ya unos meses que se publicó, aún resuenan los ecos del último trabajo del periodista catalán Iván Allué Montilla, de quien hasta ahora conocíamos los ensayos dedicados a ‘Sangtraït: vint anys emprenyant els veïns’, “Rob Zombie: el renegado del diablo” y sobre todo “Mujeres, Rock & Heavy Metal”. Esta última obra fue reseñada en su momento en nuestra web y nos reveló a un autor muy riguroso con los contenidos, pero accesible para el público que no es lector habitual. Su último libro confirma a Allué como una de las firmas más fiables de nuestro pequeño panorama editorial del análisis y difusión de la música Rock contemporánea.

Insistimos en lo de contemporánea, porque este compañero de medios digitales como Metalcry ha tenido la valentía de tirar por lo difícil, al no caer en la tentación de escribir una biografía de una banda clásica con treinta o cuarenta años de trayectoria. Lo ha hecho en cambio de un “clásico moderno” como es Ktulu, lo que abre una vía para la valoración de esas formaciones nacidas y crecidas en el siglo XXI que en su momento gozaron de popularidad y aceptación crítica. También ellas se merecen un reconocimiento en forma de tesis doctoral -o casi-, así que esperemos que otros colegas como Allué se animen a contar la historia de los protagonistas musicales de la pasada década.

El mérito de Iván es aún mayor, por cuanto ha planteado el libro desde una perspectiva nada convencional. Para empezar, sorprende que el volumen no supere las 180 páginas. Los hábitos de lectura en papel han cambiado -básicamente se han reducido-, pero el tamaño cuartilla y lo ligero de su peso hacen de este volumen un compañero perfecto para el viaje en transporte público y el correspondiente almacenaje de bolsillo. Allué lo ha maquetado él mismo, logrando una estructura muy ligera de desarrollo. Hasta la longitud de los márgenes y el tipo de letra e interlineado del texto parecen haberse cuidado al máximo.

“Pura vida: la historia de Ktulu” está dividida en ocho capítulos centrales (“Los inicios”, “El salto a la fama”, “Los momentos difíciles”, “El final de una era”, “El regreso”, “A todo o nada”, “La historia se repite” y “El reencuentro”). Este corpus central lo enmarcan un prólogo previo, el prefacio “Tres décadas de perseverancia y evolución” y los postreros epílogo (“¿Y ahora qué?”), una discografía ilustrada, una sección de artículos de prensa (dos portadas y uno de sus primeros reportajes, con selección añadida de carteles y entradas) y las fuentes bibliográficas consultadas.

Todas las fotografías que se aportan lucen en un espléndido color y de hecho la mayoría se incluye en una galería central de treinta páginas de imágenes históricas, muchas de ellas inéditas y proporcionadas por los propios componentes de Ktulu. Iván Allué ha hablado con ellos personalmente para contrastar sus opiniones del momento en revistas de Rock o programas de radio, hasta el punto de que es el propio Willy Espejo, cantante y único miembro permanente de la banda, quien firma el prólogo que invita al lector a sumergirse en la obra.

Salvo unas incómodas citas a pie de página que habrían ido mejor en un rincón final del libro, todo fluye en este recorrido por las luces y sombras de nuestros Ministry en castellano. Ktulu tiene una historia singular, marcada fundamentalmente por su inclusión en la banda sonora de la película “El día de la bestia”, del director Álex de la Iglesia, y su casi inmediata disidencia en forma de Freak XXI. Su cantante Willy siempre ha estado ahí y el grupo ha pasado por fases de muy distinto signo. Al tratarse de un proyecto musical muy conectado a la vanguardia y el riesgo artístico, Ktulu ha experimentado el éxito, el relativo fracaso, el olvido y en última instancia la reivindicación y cierta nostalgia por sus tiempos dorados.

Todo eso lo cuenta Allué con su habitual estilo directo y un evidente esfuerzo por empatizar con el objeto de su análisis. Resulta obvio que se trata de una de sus formaciones favoritas de la escena nacional, lo que no quita para que haya sabido limitarse a contar los hechos y muy pocas veces -prácticamente ninguna en realidad- dar su opinión sobre los aspectos más polémicos o discutibles.

En varias partes se hace referencia al proyecto de documental audiovisual que se ha estado elaborando sobre la historia de la banda. El pasado 20 de junio de 2018 se cerró con éxito el proceso de micromecenazgo, por lo que suponemos que su edición será un hecho a corto o medio plazo. Su difusión supondrá el complemento perfecto para acompañar la lectura de este amplio dossier de Ktulu, uno de los puntales en el desarrollo del Metal contemporáneo hecho en esta parte del mundo.

Leo Cebrián Sanz