No queremos ser políticamente incorrectos, pero digamos que hay todo un mundo de creatividad musical femenina más allá de Rosana, Malú y Aitana. Chus León es una veterana de la canción de autor en clave de mujer, con referencias tan indiscutibles como las de Bilie Holiday, Carole King, nuestra siempre reivindicable Cecilia o incluso María Dolores Pradera. Lo dice su nota de prensa y en casi todo estamos de acuerdo.

El hecho de que durante ocho años residiera en los estados norteamericanos de Minessotta y California dejó en Chus una profunda huella, que se manifiesta en el cálido acento de sus interpretaciones en inglés y en su inspirada devoción por el Folk y el Soul, el Pop de calidad y eso tan indefinido que algunos han bautizado como «Americana». Como no podía ser menos, uno de sus temas más recientes está dedicado a ‘New Orleans’ y otro es un ‘Godspell to dad’.

En su último disco cinco de las once canciones optan por esta lengua, con un acompañamiento que evoca la intimidad del Jazz, la intensidad del Blues y la diversión de sus ocasionales incursiones en el Country. Al éxito de su enfoque no es ajeno el pianista Gito Maletá, uno de esos «que me lo quitan de las manos, señores».

El pasado año descubrimos a Chus como una de las voces de Caravana Underground, la maravillosa «marcianada» poético-musical auspiciada por Mariano Gómez -autor por cierto de tres de las últimas composiciones de la cantante-. Sin embargo, la vocalista y compositora acredita por sí misma un buen número de proyectos anteriores, desde su banda Oneyda D.F. -con la que llegó a actuar en más de cien fechas- a su disco-libro publicado en 2013. Esta última obra incluyó un relato a caballo del verso y la psicodelia («Mae») y un disco con parte de la cuadrilla habitual que suele figurar en los discos del productor Juan Olmos: el bajista Mac Hernández, el guitarrista Javier Mira, Star Mafia Boy y el propio ingeniero en algunos de los coros. Olmos repite en la coordinación técnica de ‘Fate to Face’, el tercero de la serie, publicado en marzo de este año.

Este fascinante descubrimiento que es Chus León ha trabajado el formato de Jazz con pianista (cubano, por supuesto, de esos que nunca fallan) e incluso ha profundizado en la música popular latinoamericana en algunos de sus géneros más emblemáticos, como el bolero, el tango y la ranchera. Lo suyo son los auditorios y teatros de audiencia escogida y atenta, así que nos apuntamos el «debe» para el deseado regreso a la actividad regular de la música en vivo.

Leo Cebrián Sanz

(Publicado el 21 de diciembre de 2020)