Hace aproximadamente un mes se desarrolló en la localidad de Retuerta del Bullaque (Ciudad Real) un singular festival denominado Duelo de Bandas, que reunió en la localidad manchega a siete grupos. El objetivo era elegir a dos de ellos para que formen parte del cartel de la cuarta edición del Hell Rock Fest, que tendrá lugar a escasos kilómetros, concretamente en las instalaciones del Rocka Way Club. El premio resultaba de lo más atractivo, ya que las formaciones confirmadas para el próximo siete de septiembre son Koma, Kaos Urbano, Vhäldemar, Celtibeerian, River Crow y Al Tirón. Al final, Vinodium y Fuck Division serán las bandas que les acompañen en directo.

All In Mind

El concurso tuvo lugar en el Centro Social Polivalente de Retuerta, un pequeño edificio destinado a  todo tipo de usos, desde actuaciones folclóricas a mítines políticos. Justo en la jornada de reflexión de las elecciones generales, un buen número de vecinos y seguidores de los grupos se dieron cita en una de las mayores fiestas de este tipo que hemos visto en los últimos años. Hablar de concordia y buen ambiente es quedarse corto para definir la celebración continua que fue este Duelo de Bandas.

E.C.M.

La sucesión de grupos comenzó a eso de las nueve de la noche y por el pequeño -pero apañado- escenario pasaron los siete finalistas en el siguiente orden: Reprise Rock ‘n Road (Madrid), Hoax Attack (Bilbao), All In Mind (Granada), E.C.M. (Ciudad Real), Vinodium (Tomelloso, CR), Thirteen Ice Continents (Albacete) y Fuck Division (Toledo). Cada uno de ellos actuó durante una media hora.

Hoax Attack

La variedad de estilos fue la constante, ya que por la parte más melódica del Punk-Rock estuvieron ECM, mientras que Reprise pusieron el Rock and Roll Urbano más juerguista y acelerado. La nota más clásica y elegante la puso Hoax Attack con un Rock Alternativo apasionado e introspectivo -aunque original por cuanto de difícil catalogación-. Por su parte, Vinodium arrasaron con su mezcla de Thrash y Speed, en una tesitura mucho más dura que corroboró el violento Groove Metal de Fuck Division. El Metal más actual estuvo representado por los granadinos All In Mind -que mezclaban las voces melódica y gutural de su intenso Metal contemporáneo- y el jovencísimo Emocore de Thirteen Ice Continents, cuyo cantante portaba una significativa camiseta de Bring Me The Horizon.

Thirteen Ice Continents

La actitud de colaboración e implicación de los músicos fue absoluta, con mención especial para Fuck Division, que fue el colectivo que cedió su backline al resto de competidores -“y sin embargo amigos”, como se decía antes en estos menesteres-. El compañerismo llegó al punto de que el segundo de los nombres ganadores del combate musical fue elegido… ¡¡por el inédito sistema del wall of death!! Nos explicamos…

Estaba previsto que fuera un jurado el que optara por los dos vencedores del certamen, pero a última hora la organización resolvió que fuera el público el que tuviera el honor y la responsabilidad de apoyar a los artistas con su aplauso y ovación explícita. Fue una decisión de lo más adecuada, ya que implicó a los espectadores desde el comienzo mismo de la “batalla” y generó un ambiente constante de apoyo mutuo. La elección de los tomelloseros Vinodium fue indiscutible, pero el empate “técnico” entre Thirteen Ice Continents y Fuck Division fue resuelto con la colocación a un lado y otro de la sala de los partidarios de cada banda.

Vinodium

Hasta que esto ocurrió pudimos disfrutar de un tema más de Vinodium -que cual festival de Eurovision volvieron a subir al estrado para interpretar una canción- y del intento de que los dos finalistas restantes tocaran una pieza más y que así la audiencia refrescara su memoria. Algunos de los músicos no estaban presentes o bien habían metido ya sus instrumentos en la furgoneta, por lo que en última instancia se repitió el plebiscito de los aplausos. Fuck Division no quiso perjudicar a Thirteen Ice Continents, los menos favorecidos en ese instante por la ausencia de equipo o titulares, por lo que los toledanos accedieron a recurrir de nuevo al “aplausómetro”. Como ni por esas quedaba claro, un espontáneo agarró el micro y sugirió… ¡una votación por papeletas! No parecía la audiencia imbuida del espíritu democrático del 28 de abril, por lo que resultó más fácil y divertido la elección por masa crítica de espectadores.

Fuck Division

Ni que decir tiene que el momento “votaciones” fue una caótica pero maravillosa anécdota que tardaremos en olvidar en mucho tiempo. La persona que tuvo que lidiar con esta peculiar tesitura fue nuestro compañero José Ramón Nieto “Kema Púas”, el presentador del Duelo de Bandas. El animador de la velada estuvo eufórico y participativo desde el minuto “cero” del certamen, cantando y bailando con/entre los asistentes como si de uno más se tratara. “Kema Púas” terminó exhausto y afónico, haciendo gala constantemente de su facilidad para levantar a la audiencia y llevarla hasta el éxtasis colectivo.

Público y músicos finalistas, en plena euforia tras conocer a los ganadores

No hubo apenas grabación de móviles en el festival, lo que siempre es un buen indicativo de que la gente está por la labor de pasárselo bien y disfrutar de la experiencia, más que de grabarla y compartirla en redes sociales. La jam final con los músicos de Fuck Division, Thirteen Ice Continents y Vinodium fue el reflejo perfecto de lo ocurrido durante toda la noche, con todo aquel que quiso subir arriba del escenario y un controlado descontrol en el que no faltó…  ¡¡un tipo que se aporreaba la cabeza con un corcho!!

A la mañana siguiente, parte de la “fanaticada” de Vinodium parecía continuar la fiesta tal y como les habíamos dejado la madrugada anterior. Mientras tanto, en el interior del Centro Social, “la jefa” Rosana Baeza y su equipo se empleaban a fondo en desmontar el atrezzo y la decoración con la que habían recibido a quienes acudieron al Duelo de Bandas. Por nuestra parte, queremos agradecer a Rosana, Indio y demás personal del evento su deferencia con este medio, para el que todo fueron facilidades a la hora de cubrir el gran acontecimiento cultural de aquel fin de semana en Castilla-La Mancha.

Leo Cebrián Sanz