El pasado 25 de mayo se puso a la venta un disco más que demuestra que los italianos lo están haciendo bien en su camino de ida -o regreso, según se mire- al Rock más potente. Este cuarteto formado por Jacopo Carducci (voz), Leonardo Passigli y Alessio Forlani (guitarras), Daniele Cozzi (bajo) y Fabio Ferrini (batería) ha dado el salto al resto del continente con el Rock Alternativo de su primer y homónimo álbum.

El grupo nace en la ciudad de Florencia por iniciativa de Passigli en 2015 y combina los visiones musicales más potentes y contemporáneas con buenas y medidas dosis de Rock Progresivo, Hard Rock e incluso Stoner y Heavy Metal. Según transmiten ellos mismos, sus matices “van desde lo espectral, las atmósferas etéreas y los paisajes sonoros hasta llegar al poder crudo de las canciones más duras y pesadas”.

Por su parte, Defiant practica una música mucho más dura, concretamente una mezcla de Black y Death Metal en su más pura esencia, en la onda de formaciones como Behemoth, Vader, Hate y Decapitated. Se formaron en 2005 y en estos trece años de actividad han publicado cuatro álbumes de estudio: ‘The End of Beginning’ (2006), ‘Era of Substitution’ (2012), ‘Morbid Spiritual Illness’ (2015) y el recientísimo ‘Insurrection Icon’ (2018), que desde la misma fecha que sus colegas italianos está a disposición de quienes siguen a las formaciones europeas con más proyección.

El disco fue grabado en los Hellsound Studio de la República Checa, con el nuevo vocalista y letrista Tomo Debelic y sus compañeros Kris Krapan (guitarras), Mislav Gojo (bajo) y Leo Markovic (batería). El cuarteto procede de la ciudad de Požega, en Croacia y su único componente original es Kapan, al que en 2011 se unieron los dos músicos que renovaron la formación tras el parón de 2010. Hasta siete músicos más figuran en el árbol genealógico de Defiant en diferentes años y estancias más o menos duraderas. Comenzaron haciendo Death Metal Melódico, pero éste se ha visto progresivamente relegado por un endurecimiento cada vez más evidente.

Leo Cebrián Sanz