El pasado sábado 19 llegó por fin la gran noche de Gabitu en Madrid. El que quizás sea el grupo más popular del País Vasco competía en teoría con un buen número de conciertos en otros puntos de la capital, pero consiguió llenar la sala Caracol de un público euskoparlante en su inmensa mayoría. Las letras del cuarteto están escritas en vizcaíno, una variante de su lengua vernácula, lo que no impidió que quienes no dominamos el euskera disfrutáramos a conciencia de su particular estilo de Pop-Rock endurecido y melódico.

Los Coldplay de Gernika, que como los británicos demuestran una increíble facilidad para las armonías y los estribillos elegantes, originales y diríamos que incluso autóctonos, presentaban sus siete canciones más recientes, aquellas que integran el disco ‘Azken Indioak’, editado hace un par de meses. La primera parte de su recital estuvo pues integrada por títulos como la inicial ‘Gelditu zaitez’, ‘Uhinak’ o el single ‘Salto!’.

Su cantante Álex Sardui lo explicó muy bien al principio: “vamos con lo más reciente y luego llegarán las que todos esperáis”, vino a decir. Lo hizo en castellano por deferencia al público local, en una divertida referencia “a los subtítulos” con los que presentó algunas canciones. En su momento criticamos a Gatibu por su feo detalle de no decir ni buenas noches en castellano en el Viñarock de hace un par de años, pero por fortuna la banda ha entendido que su crecimiento artístico no puede verse lastrado por detalles tan nimios y fácilmente solucionables.

El repertorio de la formación vasca se ha moderado en su última producción, que ha ganado en matices frente a su infalible fábrica de himnos vitalistas y positivos. Han ralentizado su contagioso ritmo, incorporando además nuevos arreglos y recursos. Con ellos predisponen a un baile más pausado y horizontal -frente al vertical y saltarín-, en una fórmula que en ocasiones recuerda a lo ya experimentado por los bilbaínos Doctor Deseo en ese mismo sentido. La maestría con la que administraron la interpretación de sus grandes éxitos convirtió el concierto en una sesión muy agradable de música universal, que borra las limitaciones del idioma en cuanto entras en la dinámica de sus composiciones.

Y en fin, qué decir de la manera de bailar de Álex, con esos movimientos acompasados que uno no sabe si son deudores de Michael Jackson o Rodolfo Chiquilicuatre. El carismático cantante se lo pasa de maravilla… y nosotros con él. Tuvimos serios problemas para ver la cara del vocalista, ya que la iluminación con que contaron fue muy pobre y apenas si se le distinguía entre las sombras y claroscuros del escenario. Lo que parecía un efecto ambiental no varió a lo largo de la hora y cuarenta y cinco minutos de recital; todo un lastre para el espectáculo, que desconocemos si achacable a la sala Caracol. Por si fuera poco, el local cuenta ahora -nos imaginamos que por el efecto Madrid Arena- con una salida de emergencia que ha invadido la parte derecha del auditorio. En consecuencia, quienes están al otro lado de la barra han de buscar bien su sitio para apreciar la totalidad del montaje, so pena de perderse los punteos de, por ejemplo, Haimar Arejita, el preciosista e imaginativo guitarrista de Gatibu.

La última hora del directo de la banda fue una eufórica subida y bajada de sus canciones más pegadizas y adictivas, tantas que les va a costar Dios y ayuda desprenderse de algunas de ellas en los próximos años. A efectos de orientar a quienes leen por primera vez sobre el grupo, nada mejor que una ráfaga de recomendaciones para la elaboración de una hipotética lista de reproducción digital: ‘Aske maitte’, ‘Bang bang txiki-txiki bang bang’, ‘Bixotza suten’, ‘Euri dantzan’, ‘Ez naizu epaitu’, ‘Gabak zerueri begire’, ‘Nire ondoan baziña’ o la que finalizó el bis: ‘Zeu, zeu, zeu’. Las ponemos en orden alfabético, pero son perfectamente intercambiables entre sí para vencer, y por goleada, los prejuicios respecto a la música formulada en otros códigos que no sean los del inglés o castellano. Aunque todo sea dicho, nos gustó mucho el detalle de que Asier interpretara su ‘Bertsoa’ en unos versos que todos pudimos entender…

Leo Cebrián Sanz

Foto Gatibu en directo: Mario Tote. Agradecemos a nuestros compañeros de la web www.diariodeunrockero.es la cesión de la imagen.