Hay dos vidas en la biografía de Hiagen. La primera se sitúa en 1996 y parte de un garaje de Luanco (Asturias), donde la banda fue definiendo un estilo a medio camino entre el Grunge inicial y su posterior evolución a un sonido más experimental y atmosférico. Un accidente en el local de ensayo a principios de 2000 ocasionó la pérdida de todo su equipo e instrumentos, lo que provocó una parada inevitable que se prolongó durante diez años.

Ya en Madrid, uno de sus componentes originales decidió retomar las cosas justo en el punto en que se habían quedado, tratando de recuperar el mismo espíritu de sus comienzos. Tras dos años de trabajo en el local de ensayo, Edgar Soberón (voz y guitarra), Carlos Ramírez y Jose (guitarras), Rodrigo Téllez (bajo), Richi (batería) y Silvia Fernández Cociña (sintetizador) debutaron en directo en abril de 2012. Para el segundo disco fue David Fernández Darwin quien se encargó de la batería y entre noviembre de 2013 y febrero de 2015 estuvo en la formación el guitarrista Moisés Martín.

Un primer trabajo titulado “El Increíble Hombre Menguante” (2010) derivó en varios años de trabajo hasta que vio la luz “Los Últimos Días de Pompeya” (2014), una nueva grabación de carácter conceptual y su debut a título oficial.

Aunque dos años después ya estaba listo su nuevo repertorio, hubo que esperar a 2017 para registrarlo en los estudios Sadman y al pasado mes de abril para poder disfrutar de sus once canciones. “El Diálogo Interior” ha contado con las colaboraciones de Mawy Sangrador en las voces, Ruth Bartibás al cello y su antiguo compañero Moisés Martín. La masterización lleva el sello de Jens Bogren (Sepultura, Opeth, Paradise Lost) en los Fascination Street Studios. Se trata de un álbum muy evocador, que en directo potencia su expresividad con los montajes audiovisuales de Bruno Praena.

Sus discos están en descarga gratuita desde su web oficial (www.hiagen.com), aunque sólo por el inmenso trabajo artístico y visual que los acompaña se merecen el formato físico. Este cuidado tratamiento de su iconografía y diseño gráfico lo trasladan incluso hasta los carteles de sus presentaciones en directo. El formato digipack de “El Diálogo Interior”, por ejemplo, incluye un libreto/póster desplegable, con los dos órdenes alternativos que Hiagen sugiere para la escucha de su repertorio. Y ya que hablamos de ella, esta grabación “se concibió como una sola pieza de una hora de duración, que hemos “troceado” a veces de forma invisible en once canciones. Nos encantaría que alguna vez le dediquéis un rato libre para escucharlo de principio a fin”.

En 2013 participaron en el madrileño Wolfest y dos años después en el concurso de bandas del Jimmy Jazz vallecano. Entre medias se hicieron asiduos del Julia Rock y el Barco, dos locales del circuito capitalino de clubes. En uno de ellos, Copernico, presentaron su última entrega el pasado 18 de mayo.

Leo Cebrián Sanz