Es 5 de abril de 2019 y se cumplen veintinco años de la muerte de Kurt Cobain, el líder de Nirvana. ¡Cómo pasa el tiempo! y todo eso que se dice.

Nuestro ‘fanzine’ Los+Mejores en abril de 1994 cumplía dos años y el número 12 se editó justo con esa fecha (abril ’94), de modo que salimos de imprenta -perdón, de fotocopiadora- justo unos días antes de que se produjera la muerte del artista, así que nada se podía reflejar del triste hecho como es lógico. Pero sí aparecieron Nirvana y nuestro protagonista en la portada junto a otra foto de Chris Cornell de Soundgarden en la zona de faldón y Manowar, que era la imagen principal.

Quiso la casualidad que Nirvana, y por tanto Cobain, hiciesen en Madrid uno de los últimos conciertos de su carrera, fue el 8 de febrero en el Palacio de Deportes de la C.A.M. En una próxima entrada de esta web trataremos el show en sí.

Lo que hoy quiero reflejar es el artículo de opinión dedicado a Kurt Cobain que firmé en el siguiente ejemplar (N°13, julio de 1994). Valga la expresión coloquial, hasta yo me he sorprendido de mí mismo al releerlo después de tantos años. Me ha asombrado cómo saqué tanta bilis hacia el personaje en lugar de hacer un artículo de homenaje fácil, sensiblero y de lástima. Aquí lo tenéis tal cual y en próximas publicaciones hablaremos de cuánto me dolió el triunfo del Grunge por aquella época.

Jon Marin