José Andrëa y Uróboros lanza en breve un DVD registrado en su pasado concierto del 8 de octubre de 2016 en La Paz (Bolivia) ante más de 8.000 espectadores.

Su título será “La Paz, donde todo es posible (La Paz May tantachisqa kayman paqtaraq)”.

Arriba, el anuncio del lanzamiento.


De paso, retomamos la crítica de un concierto celebrado en Ciudad de México en 2014:

 Ciudad de México – Foro Reforma – 31.01.14                                                                                                                                     por Jon Marin

Comiendo con la banda

Repuesto del todo de la operación que sufrió el agosto pasado, el ex de Mägo de Oz comenzó su gira mexicana en la capital. Tras una entrevista de tantas en la radio, quedamos con él y la banda para comer en un restaurante argentino a la vuelta del recinto donde se celebró el concierto. Eran poco más de las tres de la tarde y en la puerta ya había fanáticos a la espera; algunos con guitarras y canturreando éxitos de la carrera del vocalista. Además de la ilusión que nos hizo una reunión con ellos a más de nueve mil kilómetros de Madrid, lo primero que nos sorprendió fue el excelente tono físico de José. Está más delgado que nunca y se queja: ‘Me jode que todavía no me dejan correr, de momento sólo camino mucho y rápido.’ Ese buen estado también se ha expandido a su voz. Durante todo el concierto demostró un notable nivel que, seguro, irá mejorando con el paso de los directos.

Tras la intro con los famosos acordes de ‘El fantasma de la ópera’, la primera en la cara: ‘Kill the king’ de Rainbow, interpretada de manera excelente. Después de ‘Flores en tu colchón’ se dirigió por primera vez al público y ya gritó un “¡viva México!” Había una bandera del país colgando de su pie de micro, otra sobre el bombo de la batería de Juanjo Balas y José acabaría, luego de otro cambio de vestuario, con una camiseta de “los ratones”. El amor mutuo quedó claro.

El rollo bluesero asomó con ‘Vanidad’ y la sala se puso patas arriba cuando llegó la primera de Mägo de Oz: ‘El que quiera entender que entienda’. Cayó entonces una de las varias pancartas de admiración que fueron arrojadas al escenario y que los músicos mostraron y guardaron con orgullo. El señor Andrea había dicho: “En América me piden más temas de Mägo que en España, no puedo ni quiero defraudar.” Dicho y hecho. De un show de aproximadamente veinte canciones, un tercio fueron rescatadas de la discografía del grupo que le dio la fama: ‘La posada de los muertos’, ‘El pacto’, ‘Hasta que el cuerpo aguante’, ‘Gaia’ y, para el bis, ‘La costa del silencio’ y ‘Molinos de viento’, que clausuró con fiesta el espectáculo, más la versión adaptada de ‘Dust in the wind’, ‘Pensando en ti’. Entre ellas intercaló la propia ‘Ni afinado ni medido’.

Nos quedó claro que José se encuentra más cómodo cantando composiciones de Uróboros y, si no, nos lo pareció y enganchó más con ellas si nos olvidamos de los botes en pista del público, que sí se mostraba más entusiasta con las que dejaba caer de Mägo de Oz. Las mejores interpretaciones vocales llegaron en forma de aires hardrockeros clásicos con ‘Al otoño espero’, ‘La canción de los deseos’ –un gran tema- y ‘A quien conmigo va’.

Para todas las canciones de Mägo contaron con la colaboración al violín de Santi, un músico azteca que reside en Madrid pero que en estos días se encontraba en el D. F. Dio vistosidad con su buen hacer y su recargado sombrero de bruja. El guitarrista “Chino” (Sínkope) no ha podido cruzar el charco para realizar esta gira y su sustituto, José Rubio, pudo lucir su arte con un solo, con pequeño homenaje a Gary Moore, antes de ‘No cuentes con ellos’. También hubo hueco para que “Kiskilla” –teclista- demostrara su experiencia con el suyo y el guiño fue para la melodía de la película ‘El padrino’.  Hubo unos minutos para todos: “Peri” demostró su pericia (estará harto del chiste) al bajo y también se lució el batería Juanjo con un solo muy aclamado. Por esos momentos nos deleitaron también con la personal versión de ‘Frío’, el gran tema de Alarma.

En el apartado de las anécdotas, destacaremos la de un chaval, enfundado en una camiseta de la selección española con el nombre de José Andrea a la espalda, que mostró un cartel que decía: “Hoy es mi cumpleaños”, y el cantante lo invitó a subir al escenario para que todos los asistentes le cantasen ‘Las mañanitas’. Además, de entre todo lo que cayó sobre las tablas, un madridista acérrimo como servidor no puede olvidar que hubo camiseta de Ronaldo. Y una muestra más de la pasión por y el conocimiento del mundillo de Mägo de Oz, por ende de Uróboros, que muestra este país es que la pista coreó hasta el nombre de Flores, uno de los miembros del equipo técnico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un triunfo más del cantante en su primera y cargada de responsabilidad cita de esta gira mexicana que le llevará por once ciudades y le servirá de trampolín para atacar, ni más ni menos, que veintidós fechas en EE. UU. en lo que restará de febrero, todo marzo y parte de abril. Entonces os lo devolveremos y podréis comprobar en directo lo que aquí os hemos narrado. José, como el nombre de su nuevo grupo, va camino del encuentro consigo mismo, no para devorarse, sino para renacer en lo más alto.

                                            

                                                                                                       Fotos: Cihuatl Zúñiga